1 de cada 3 niños tiene dificultades con las matemáticas por discalculia

mathematics computation

La discalculia, la dislexia de los números, es la gran desconocida de las denominadas Dificultades Específicas del Aprendizaje (DEA), pero es más común de lo esperado. De hecho, se calcula que tiene una prevalencia similar a la de la dislexia, entre el 5% y el 7% de la población.

Se trata de un trastorno específico del aprendizaje de origen neurobiológico que afecta a la adquisición de conocimientos sobre los números y el cálculo. Al respecto, Smartick ha elaborado un estudio a partir de encuestas para detectar si los niños de entre 6 y 10 años están en riesgo de sufrir este trastorno.

Desde su lanzamiento en enero de 2020, más de 12.000 niños han completado la prueba, consistente en un test. En 2022, más de 6.000 menores españoles realizaron la prueba de Smartick y, de acuerdo con los datos recogidos, un 34% está en riesgo de sufrir discalculia, sin hallar apenas diferencias significativas entre niños y niñas.

El test, que ha contado con la colaboración de las universidades de Málaga y Valladolid, está dirigido a niños entre 6 y 10 años, ya que, según los expertos, estas son las edades idóneas para identificar el problema y empezar a ofrecerles los recursos necesarios para adaptarse al proceso de aprendizaje sin llegar a frustrarse.

Sin embargo, muchas familias no son conscientes de ello y los menores no llegan a ser evaluados hasta los 9 años cuando los problemas son más evidentes. De hecho, el 50% de los niños que ha realizado la prueba es de 4º de Primaria, mientras que los cursos ideales para realizar el test y detectar el problema son 1º o 2º de Primaria.

La llamada ‘dislexia de los números’ conlleva consecuencias a nivel académico y psicológico en los más pequeños, pero el problema se extiende también a las acciones del día a día, como, por ejemplo, sumar 5+4 sin utilizar los dedos, memorizar las tablas de multiplicar, reconocer y manipular cantidades numéricas sin contar, memorizar teléfonos, controlar las dosis de las medicinas o calcular la vuelta de la compra.

Recomendaciones para detectar la discalculia

Para empezar, la identificación temprana es crucial ya que permite poner en marcha programas de intervención efectivos para minimizar las consecuencias del aprendizaje. Más allá de ello, los expertos de Smartick recomiendan:

  1. Enseñanza pautada: es importante mantener unas secuencias de aprendizaje bien estructuradas, a un ritmo sostenido, que favorezcan la comprensión profunda de los conceptos numéricos.
  2. Uso de objetos manipulativos: el uso de regletas o cubos permiten afianzar aspectos matemáticos básicos con la intención de progresar hacia conceptos más abstractos a medio-largo plazo.
  3. Sistema personalizado: en edades tempranas, es fundamental que los menores refuercen su autoestima y desarrollen una actitud positiva ante los números, sin miedos ni frustraciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí