Aluvión de críticas al nuevo currículo de Bachillerato por rebajar el nivel y por su complejidad

Nuevo currículo de Bachillerato

Como ocurrió con el currículo de la ESO, la bajada del nivel de exigencia con la posibilidad de pasar de curso y hasta de conseguir el título con una asignatura suspensa, ha centrado la mayor parte de las críticas dirigidas al nuevo currículo de Bachillerato aprobado por el Consejo de Ministros. También es motivo de debate la asignatura de Historia de España, ya que sólo se estudiará a partir del año 1812.

Novedades

El nuevo Bachillerato tendrá cuatro opciones: Ciencias y Tecnología, Humanidades y Ciencias Sociales, Artes – que recupera la doble vía, Artes Plásticas, Imagen y Diseño; y Música y Artes Escénicas – o General, esta última de nueva creación, pensado para aquellos estudiantes que busquen una formación más global y flexible.

Además, y como novedad pensada para ayudar en su formación a deportistas de alto nivel, estudiantes de enseñanzas artísticas o con necesidades educativas especiales, se permitirá realizar el Bachillerato en tres años.

El nuevo currículo se aplicará en 1º el próximo curso 2022-2023, y en 1º y 2º el siguiente.

Las notas

La parte que ha despertado más polémica y más reticencias, aunque ya se había anunciado hace meses y por tanto no ha constituido ninguna sorpresa, es la posibilidad de pasar de 1º a 2º con dos materias suspendidas, de las que el alumno tendrá que matricularse en el curso siguiente. También se podrá conseguir el título “de manera excepcional”, con una materia no superada, siempre y cuando el estudiante cumpla varias condiciones: su media aritmética en el resto de las asignaturas debe ser de cinco, tiene que haber ido a clase y haber realizado todas las pruebas y exámenes. Finalmente, como en Secundaria, serán los profesores quienes decidirán si, pese a esa asignatura no aprobada, se han alcanzado los objetivos generales de la etapa. A diferencia de lo ocurrido en la ESO se mantienen las calificaciones numéricas.

Para sindicatos como ANPE o FSIE, poder presentarse a la Selectividad con un suspenso es rebajar la exigencia. Por su parte CCOO pide que la red pública asegure el acceso del alumnado a todas las modalidades de Bachillerato, para lo que solicita aumentos presupuestarios y de plantilla.

Valoraciones

Alejandro Tiana, secretario de Estado de Educación ha defendido el nuevo currículo donde se encuentran los “saberes básicos”, definidos como “una mezcla de conocimientos, habilidades y destrezas y actitudes”.

Para las comunidades gobernadas por el PP hay un exceso de adoctrinamiento en los contenidos del currículo.

Para el Consejo de Estado las asignaturas “presentan una creciente complejidad, lenguaje abstracto y excesivo detalle”, y duda que los nuevos métodos pedagógicos, a los que da la bienvenida, ayuden a facilitar el trabajo de los docentes.

Filosofía e Historia

La asignatura de Filosofía no se ha tocado, aunque en el sector educativo había quienes temían que pasara de 4 a 2 horas semanales y se convirtiese en una asignatura “maría”. Finalmente, no ha sido así y se queda como está.

En Historia hay un auténtico aluvión de críticas, aunque también hay quienes defienden que se acote su estudio a los dos últimos siglos para poder conocer este periodo con detalle. Para el Ministerio pretender abarcar en un solo curso el estudio de la Historia desde el paleolítico hasta la actualidad es algo que no ocurre en ningún país de nuestro entorno y es “insólito”. Algunas comunidades como la de Madrid ya han anunciado que ampliarán su parte del currículo para que se estudie también la Historia de España antes del XIX.

Por su parte la Real Academia de la Historia ve «sesgo presentista» y una «sobrerrepresentación de contenidos políticos» en Historia de España. La materia está dividida en tres bloques y sólo uno (llamado Sociedades del Tiempo) tiene que ver con la Historia. Los otros dos (Retos del Mundo Actual y Compromiso Cívico) son más bien una especie de Educación para la Ciudadanía.

Contra el reloj

La tardanza en aprobar los currículos ha llevado a algunos sindicatos de profesores, patronales como Escuelas Católicas y algunas consejerías de educación a pedir que se aplace un año la entrada en vigor de esta parte de la LOMLOE, una petición que sin duda caerá en el vacío.

Ahora empieza una nueva carrera contra el reloj para comunidades autónomas, editoriales, colegios y profesores de 1º de Bachillerato. El Ministerio de Educación ha tardado 15 meses en elaborar los currículos. Sólo quedan 5 meses, incluyendo el verano, para que las comunidades realicen la parte que les corresponde, nada menos que el 50% o el 40%, en función de si tienen lengua propia o no, para que las editoriales elaboren y publiquen los libros con ambas partes del currículo, y para que con ese material, profesores y colegios preparen las asignaturas y programen el curso. Una tarea hercúlea.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí