América Latina y el Caribe, volcados en mejorar el próximo informe PISA, tras el fiasco de 2022

Vistos los resultados del informe PISA 2022 para esta región del mundo, donde destacan las debilidades de los alumnos en matemáticas, compresión lectura y escritura, toca ahora ponerse las pilas y tratar de mejorar de cara al siguiente informe. Unos resultados, por cierto, similares a los obtenidos al otro lado del Atlántico, en la Europa a la que pertenece España, que también flojeó en lo mismo.

Para lo que concierne a LATAM y el Caribe, y ayudados del análisis que hace el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se añade un segundo problema, detectado en PISA, que es la falta de equidad, lo que perjudica sobremanera a los potenciales estudiantes procedentes de capas sociales más vulnerables o desfavorecidas, lo que no ocurre de manera tan dramática en esta parte del mundo.

¿En qué deberán trabajar, y con ahínco, las administraciones competentes iberoamericanas durante este tiempo? pues en revertir, lo primero lo que ponía de relieve el último PISA de finales de 2023: que tres de cada cuatro estudiantes tienen bajo rendimiento en matemáticas y la mitad no cuenta con habilidades básicas de lectura.

PIDSA 2022 contó, lo que son las cosas, con la mayor participación de su historia en LATAM: récord con 14 en total, lo que demostró esta vez que interés por implementar mejoras es evidente, y que se está en el camino de desarrollar más las herramientas para identificar las áreas en las que necesita mejorar.

Por recordar, América Latina y el Caribe se ubican en la mitad inferior del ranking global de calidad educativa para las tres asignaturas que evalúa PISA, es decir Matemáticas, Lectura y Ciencia. Se da la circunstancia de que, de acuerdo con PISA 2022, todos los países de la región mostraron estar mejor posicionados en Lectura que en Matemática y Ciencia.

Con todo, un titular de esta crónica bien podría ser la que pone sobre el tapete el que el estudiante promedio de la región presenta un retraso de unos cinco años de escolaridad respecto a la OCDE en Matemáticas.

Por países, Chile y Uruguay son los que mejor están en Matemáticas, ocupando los puestos 52 y 53 de 81 sistemas participantes, tras los cuales se encuentran México, en el 57, y Perú en el 59. Costa Rica, Colombia, Brasil, Argentina y Jamaica ocupan las posiciones 63 a 67 y Panamá ocupa el 74, mientas que Guatemala, El Salvador, República Dominicana y Paraguay se sitúan en las posiciones 77 a 80, ocupando cuatro de las últimas cinco posiciones del ranking global, lo que no es precisamente bueno.

En esta zona del mundo, tres de cada cuatro estudiantes, un 75%, presentan un bajo desarrollo en Matemáticas, lo que se traduce en que no alcanzan las competencias básicas en esta materia. Por entenderlo mejor haciendo al comparativa, en el conjunto de los países de la OCDE, el 31% de los estudiantes están en los niveles más bajos en este ámbito. Es decir, al menos en Matemáticas, LATAM da la vuelta al calcetín.

En el ranking de Lectura, que es, como se apunta, la materia donde los LATAM ha salvado mejor la situación, los países que al conforman ocupan los puestos 37 al 74.

Inversión igual a mejores resultados

Pero es que algo tendrá que ver la inversión en educación, y ahí es donde están llamados los países LATAM a poner freno a los pobres resultados del último PISA. Los países de la OCDE invierten tres veces más por estudiante que el promedio de la región.

A eso se suma una alta falta de igualdad en los aprendizajes. En promedio, el 88% de los estudiantes más pobres de la región tienen bajo desempeño en Matemáticas, comparado con el 55% entre los más ricos. Por otra parte, la mitad de los estudiantes de la región no tiene habilidades básicas de Lectura, si bien, se recuerda de nuevo, entre 2018 y 2022 este porcentaje aumentó para bien en casi todos los países de la región.

Ciertamente, como también ocurrió en el llamado primer mundo, la pandemia y sus efectos sobre la educación (confinamiento, cierre de colegios, demora en la adaptación a la formación online, etcétera), en la región LATAM la mayoría de los países venían experimentando una leve mejora antes de la COVID, tendencia que, no obstante, se redujo o se revirtió entre 2018 y 2022.

Así, pese a todo, Colombia, Brasil, Chile, Argentina y Panamá lograron mantener su nivel competencial en Matemáticas con respecto a 2018, mientras que Perú y México mostraban una tendencia positiva previo a 2018, pero empeoró para 2022. En Costa Rica y Uruguay la tendencia era estable antes de 2018, pero en 2022 se registró una caída en la competencia.

Solo 3 países de la región muestran tendencias positivas en este contexto, si bien la buena noticia es que prácticamente todos los países muestran tendencias positivas de largo plazo en Lectura o Ciencia. Habrá que verlo en el próximo informe PISA. Todo un reto, en particular para los nuevos gobiernos, como el argentino.

Ver resumen ejecutivo

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí