Rechazo frontal de ANPE a las medidas propuestas por el Ministerio para cerrar el curso

Nicolás Fernández
Nicolás Fernández, cierra su etapa como secretario general de ANPE

Tras la publicación en el día de hoy en el BOE de la Orden EFP/365/2020 por la que se establecen el marco y las directrices de actuación para el tercer trimestre del curso 2019-2020 y el inicio del curso 2020-2021, el sindicato ANPE, en una nota de prensa, ha manifestado su rechazo frontal al «considerar un dislate normativo y jurídico las directrices de actuación para el tercer trimestre del curso 2019-2020 en cuanto a promoción y titulación».

Desde el sindicato presidido por Nicolás Fernández consideran que «no podemos ni debemos asumir que por parte del Ministerio de Educación se dicte una Orden que contradice el marco legislativo común establecido, que sin ser el mejor, no por ello deba dejar de ser de obligado cumplimiento». La principal razón para su rechazo es que genera «confusión e inseguridad jurídica, vulnerando los principios y competencias básicas que tienen reconocidos el Ministerio de Educación y Formación Profesional de acuerdo con los criterios de promoción y titulación según se establecen en la ley de educación y los tres reales decretos 126/2014, 1104/2014 y 562/2017″.

Dicha Orden, refleja una serie de acuerdos de la Conferencia Sectorial de Educación de obligado cumplimiento sólo para las CCAA que los suscriban, y recoge que serán las CCAA las que, en la ESO y el Bachillerato “podrán flexibilizar los criterios de promoción y titulación, sin tener en cuenta las limitaciones que afectan al número de áreas pendientes». Desde ANPE recuerdan que los criterios de promoción y de titulación están establecidos en la LOE/LOMCE, donde se recoge el límite máximo de áreas pendientes para poder promocionar y las condiciones de titulación, algo que es competencia estatal y que no puede ser derogada por una Orden Ministerial.

Además, añaden que la orden publicada también conculca «los valores de esfuerzo, mérito o igualdad de oportunidades en el alumnado, agranda la brecha ya existente en el territorio nacional y resta valor al trabajo que nuestros docentes están realizando con esfuerzo, dedicación y gran profesionalidad».

Claridad y unidad de criterios

Desde ANPE vienen defendiendo una mayor claridad para que los docentes sepan a lo que atenerse: «precisamos instrucciones objetivas, claras y concisas para poder realizar nuestro trabajo adecuadamente, pues la libre interpretación genera inseguridad jurídica y menoscaba el liderazgo pedagógico y autoridad académica con nuestros alumnos, la libertad de cátedra y la autonomía pedagógica y organizativa de los centros». También vienen reclamando medidas unitarias para todo el Estado. Sin embargo en esta orden y las que previamente han publicado las comunidades autónomas «hay una diferencia sustancial entre los criterios de promoción y titulación dependiendo del territorio en el que vivan los alumnos».

ANPE exige coherencia y respeto «al esfuerzo de nuestros alumnos, al esfuerzo, dedicación y profesionalidad de nuestros docentes y, por ende, a nuestro propio sistema educativo y al marco jurídico actual, que no es otro que el establecido con carácter general y estatal en la LOE/LOMCE, por lo que exigimos la rectificación de esta Orden que consideramos contradice la legislación vigente y es perjudicial para alumnado y profesorado».

Por último, el sindicato de profesores advierte al ministerio que «un estado de alarma no puede ser la excusa para la vulneración del actual marco normativo, desvirtuando la función docente y atentando contra el principio de igualdad de oportunidades del alumnado».

 

 

Redacción
Author: Redacción

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here