Baleares pone fin a la progresiva prevalencia del catalán en la educación

Era objetivo de la socialista, hoy presidenta del Congreso, Francina Armengol, de la mano de las formaciones de ultraizquierda, procatalanistas e independentistas progresar en la última legislatura, y las siguientes, en la prevalencia de la enseñanza en catalán en las islas. Todo eso terminó, como ocurrió también en la Comunitat Valenciana, con las respectivas victorias del PP en unas comunidades que estaban abocadas a copiar el controvertido modelo de segregación lingüística catalán.

El conseller d’Educació i Universitats, Antoni Vera, compareció este jueves ante la Comissió d’Educación del Parlament de les Illes Balears de manera voluntaria para explicar el Plan Voluntario de Elección de Lengua, que se pondrá en marcha el próximo curso escolar. Vera explicó que el Plan Voluntario se basa en cuatro pilares fundamentales y que son el respeto a la autonomía de centro y a la voluntariedad de aplicación por parte de los centros, y el respecto a la normativa vigente y, por lo tanto, garantizando siempre un mínimo del 50% de las horas lectivas en lengua catalana para respetar el Decret de Mínims.

En este punto, el conseller remarcó que “los centros se acogerán de manera libre y voluntaria al plan y, evidentemente, tendrán que cumplir unos requisitos mínimos para poderse acoger”. Estos requisitos se negociarán con la comunidad educativa.

El conseller ha avanzado que los centros públicos se podrán acoger al Plan Voluntario de Libre Elección de Lengua a través del Consell Escolar y con el visto bueno del claustro de profesores y en cuanto a los centros concertados, será la titularidad del centro quién lo decida. “Todos y cada uno de los centros educativos de las Illes Balears tendrán total y absoluta libertad para hacer lo que consideren en relación al Plan Voluntario de Libre Elección de Lengua”, detalló el conseller.

Así, los centros de educación primaria que se adhieran al plan lo empezarán a implementar en el próximo curso escolar. En segundo y tercer ciclo de educación primaria (de 4.º a 6.º), los centros ofrecerán la posibilidad de hacer las materias de matemáticas y conocimiento del medio en catalán o castellano.

En el caso de educación secundaria, los centros se podrán acoger al Plan Voluntario de Libre Elección de Lengua a partir del curso escolar 2025-2026. Las familias tendrán que elegir la lengua vehicular en las asignaturas de matemáticas y geografía e historia y, después, tendrán que elegir una del ámbito científico: o biología y geología, o física y química o tecnología. En todos los casos, siempre garantizando un mínimo de un 50% de horas lectivas en catalán, como establece el Decreto de Mínimos.

En cualquier caso, el conseller Antoni Vera ha dejado claro que los centros tanto de Educación Primaria como de Educación Secundaria que se quieran adherir al Plan de manera voluntaria recibirán recursos adicionales por parte de la Conselleria de Educació i Universitats para implementarlo.

Evaluación de comprobación

Para llevar a cabo un análisis riguroso del nivel de competencia de los alumnos en lengua catalana y castellana antes de la aplicación del Plan Voluntario, la Conselleria de Educació i Universitats llevará a cabo una evaluación diagnóstica, además de la que ya se realiza en 4.º de Primaria y en 2.º de ESO, en el último curso de la enseñanza obligatoria (4.º de ESO). Con estos tres análisis se pretende conocer el nivel lingüístico de los alumnos antes de aplicar el Plan Voluntario.

Al finalizar la presente legislatura, la Conselleria de Educació i Universitats hará una evaluación del Plan Voluntario de Libre Elección de Lengua para conocer su funcionamiento y saber de qué manera incide en los resultados de la evaluación diagnóstica.

Primera enseñanza

Por otro lado, la Conselleria de Educació i Universitats garantizará el derecho a las familias a escolarizar a sus hijos en catalán o castellano en infantil y en primero y segundo de Primaria, tal como recoge la normativa actual como el artículo 9 del Decret de Mínims de les Illes Baleares, el artículo 18 de la Ley de Normalització Lingüística de les Illes Balears (Ley 3/1986, de 29 de abril) y la LEIB, en el artículo 135.1.c. Para garantizar el derecho de elección de lengua de enseñanza, la Conselleria de Educació i Universitats pondrá a disposición de los centros los recursos humanos y materiales necesarios.

En el caso de la elección de lengua en la primera enseñanza, el conseller ha remarcado que “nada de esto es nuevo, no es un invento del Govern de les Illes Balears. La libre elección de lengua en esta etapa es un derecho que está reconocido en toda la normativa. Lo que queremos es que las familias puedan hacer efectivo este derecho en libertad, y, en todo caso, se empezará por los centros que sea posible, siendo conscientes que cada centro tiene una realidad diferente, de acuerdo con las circunstancias y casuísticas, y respetando el ritmo de implantación de acuerdo con el criterio pedagógico de los profesionales”.

Consenso y acuerdo

Después de explicar las líneas principales del Plan Voluntario de Elección de Lengua, el conseller Antoni Vera indicó que “a partir de este momento, el trabajo de la Conselleria de Educació i Universitats es la de concretar los detalles del Plan y su funcionamiento”.

Para llegar a un consenso, la Conselleria tiene previsto reunirse con los representantes de la comunidad educativa (docentes, equipos directivos, familias, alumnos, asociaciones…). “Todo el mundo que creemos que tenga algo que decir sobre el tema tiene que opinar y será escuchado”, dijo el popular Antoni Vera.

Para acabar, el conseller descartó de manera tajante que la puesta en marcha del Plan Voluntario de Libre Elección de Lengua comporte una segregación en los centros escolares, puesto que no se establecerán líneas diferenciadas, y ha recordado que varios centros de las Illes Balears ya permiten a las familias elegir entre catalán e inglés en algunas asignaturas mediante los desdoblamientos.

El conseller cerró su intervención remarcando la voluntariedad del plan, el respeto a la autonomía de centro, el respecto a la normativa actual y la obligatoriedad de garantizar el mínimo del 50% de las asignaturas en catalán, así como el objetivo irrenunciable de que los alumnos tengan competencias en el uso de la lengua catalana y castellana cuando acaben la enseñanza obligatoria.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí