Carlos Llorente (Liceo Sorolla): “El profesor del futuro tendrá que delegar las funciones académicas a la IA”  

Carlos Llorente Liceo Sorolla

Carlos Llorente Alonso es director general del Liceo Sorolla (Pozuelo de Alarcón-Madrid), donde también implementa su experiencia como consultor de marketing educativo y estrategia en instituciones educativas. En su perfil dice de sí mismo que procede de una familia dedicada a la educación. Él representa la cuarta generación de esta familia. “Mi origen es la piedra angular de mi visión y mi experiencia”, afirma.

Precisamente, el Colegio Liceo Sorolla que hoy dirige fue fundado por su abuelo hace más de medio siglo. Antes que eso, estudió y trabajó en Estados Unidos durante cinco años, donde se formó en Administración de Empresas y Marketing en la Universidad de Seattle. A posteriori cursó un MBA en ICADE Business School. Durante siete años dirigió el Departamento de Marketing del Colegio Liceo Sorolla, que hoy lidera como director general, rol por el que le entrevistamos en ÉXITO EDUCATIVO.

¿Cuál es el modelo del Liceo Sorolla, el que les diferencia de otros centros educativos?

Somos un colegio familiar con espíritu internacional. Nuestro objetivo es formar a los líderes del mañana. Nuestro proyecto educativo tiene dos pilares fundamentales; desarrollo de la parte humana de la persona, y entrenamiento de habilidades del siglo XXI.

Nuestro colegio es líder en metodologías de enseñanza y en desarrollo de personas. Siempre hemos apostado por la neurociencia como premisa para introducir cambios en nuestro modelo de aprendizaje y desde hace varios años apostamos por el Bachillerato Internacional como proyecto educativo. Prestamos especial atención a las ciencias, idiomas y arte, pues creemos que son las tres destrezas fundamentales. A nivel humano, nuestro proyecto está centrado en la formación en valores para la vida, valores para vivir en el mundo que habitamos y desarrollar un criterio propio.

Que la educación tiene futuro nadie lo pone en duda, pero, a su juicio, ¿en qué consistirá ese futuro?

Es un momento fascinante. Vamos a vivir una revolución única con la llegada de la inteligencia artificial a los colegios. Sin embargo, tendremos que hacer muchas adaptaciones en nuestra forma de pensar, trabajar y educar. Como educadores, vamos a tener la oportunidad de hacer un proyecto educativo para cada alumno, un plan de trabajo personalizado. Por fin podremos ayudar a cada alumno en aquellas áreas en las que necesita apoyo y potenciar aquellas habilidades en las que destaca. Con la ayuda de la inteligencia artificial vamos a crear “super profesores”.

Sin embargo, la conquista del proceso de aprendizaje por parte de la tecnología debe ser compensada con un seguimiento muy cercano por parte de los docentes. Creo que los docentes se irán pareciendo cada vez a los psicólogos, a los entrenadores deportivos de alto rendimiento o a los directores de orquesta. Tendrán que saber escuchar, entender y acompañar a sus alumnos, y delegar las funciones académicas a la inteligencia artificial.

¿Puede considerarse un problema la reiterada caída demográfica en España?

Los problemas de natalidad son sólo uno de los problemas a los que nos enfrentamos. El descenso progresivo del poder adquisitivo y la pérdida de competitividad de nuestro país, y de la zona euro en general, es lo que realmente debería preocuparnos.

La única solución es ser más competitivos y ofrecer un servicio que sea irresistible para las familias que buscan una educación de calidad.

¿Qué importancia conceden al marketing en su centro?

Altísimo. Hoy en día es fundamental manejar un presupuesto de marketing importante, contar con un equipo de personas especialistas y el apoyo de agencias externas.

El profesor que mejor se adapta a su modelo educativo debe cumplir…

Deben ser profesores con actitud ganadora. Queremos profesores que tengan ganas de aprender, de trabajar y de contribuir al objetivo del colegio. Nuestro objetivo es formar a los líderes del mañana.

Como somos un colegio con metodología BI, para nosotros es imprescindible que cuente con experiencia y formación impartiendo clase en este modelo de enseñanza. Hablar inglés con fluidez y contar con certificación C1 es otro de nuestros requisitos. También valoramos que tenga experiencia trabajando como profesor en el extranjero.

Y los directivos…

Los directivos tienen que tener experiencia dirigiendo equipos y formación específica sobre gestión y dirección. Además, deben ser personas con visión a largo plazo, mentalidad estratégica, comercial y docente. Es un auténtico reto encontrar personas así.

En la educación universitaria el modelo online está demostrando sus fortalezas ¿Lo ve usted en la educación no universitaria?

En este ámbito apuesto por la formación presencial. La formación de una persona no puede ocurrir fuera de un entorno de enseñanza. Los compañeros, el profesor y la comunidad, son fundamentales para que un estudiante consolide conocimientos y aprendizajes académicos y personales.

El concepto de “tribu” es más importante que nunca. Si empezamos a aislarnos perderemos el sentimiento de pertenencia y arraigo, fundamental para crecer con seguridad y confianza en uno mismo. Como humanos, necesitamos un grupo para crecer y desarrollarnos, pero también, para aprender nuestra propia cultura y desarrollar valores.

¿Cómo están adaptándose a la última reforma educativa?

Trabajamos sobre los cambios semanalmente en nuestras reuniones de nivel. Leemos la ley, hablamos sobre ella y vamos introduciendo cambios poco a poco. El verdadero reto es aprender a trabajar en equipo y cambiar nuestros sistemas de evaluación. La ley nos ayuda en ese proceso, pero el cambio tiene que ocurrir dentro del colegio y de cada uno de nosotros.

El mejor colegio del mundo, desde su punto de vista ¿cómo sería?

El mejor colegio del mundo es aquel en el que cada alumno tiene su propio proyecto educativo, dentro del proyecto general del colegio. Será un colegio en el que padres y alumnos tendrían información en tiempo real para saber los retos a los que se enfrentan sus hijos. Al mismo tiempo, el colegio tendría los recursos necesarios para ofrecer a sus alumnos planes de desarrollo a medida e itinerarios educativos en función de las habilidades que tuvieran.

Los sueños son como las películas de ciencia ficción. Puede que nunca se hagan realidad, pero nos ayudan a tomar decisiones que nos lleven en esa dirección. La tendencia es lo más importante. Tenemos que ser valientes y creernos que son alcanzables. Solo así conseguiremos transformar el colegio y la educación de nuestro país.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí