Carlos Magro (Asociación Educación Abierta): “En un colegio si no hay una buen gestor de base todo se viene abajo”

Carlos Magro

Consultor independiente, formador sobre estrategia digital sobre todo en los ámbitos de la comunicación, educación y las competencias profesionales y presidente de la Asociación Educación Abierta, que aglutina a personalidades del mundo educativo que trabajan por adaptar la escuela al siglo XXI. Carlos Magro es todo esto y también, un apasionado de la educación, que escribe sobre el impacto de lo digital en comunicación, organización empresarial y educación en el blog Co.labora.red y sobre literatura en Fragmentos nómadas. Vuelve a reencontrarse con Víctor Núñez – Carlos Magro fue el prologuista de su libro “Marketing educativo: Cómo comunicar la propuesta de valor de nuestro centro” – en el espacio ‘El Pupitre digital’ de RADIO ÉXITO EDUCATIVO. Una interesante entrevista que estará a disposición de la audiencia en formato pódcast en varias plataformas y en vídeo a través de nuestro canal de YouTube a partir del miércoles.

En una época de polarización política y social, la escuela no ha sido ajena a esta pugna que para Carlos Magro está sobredimensionada. “El debate educativo real está en las aulas, los centros y las familias, y es más rico y matizado” que lo que se percibe en las redes sociales y en los medios de comunicación. Por eso no se coloca en ninguno de los dos lados, aunque reconoce que no pinta bien la posibilidad de llegar a un pacto educativo o siquiera a un mínimo consenso.

Aunque sí cree que hay bases para un acuerdo, unos mínimos, que se pueden encontrar en la Constitución, en documentos internacionales como los que señalan los derechos de los niños o los derechos humanos. “Hay mucha investigación educativa – añade – en la que hay muchos más acuerdos de los que parece, y múltiples experiencias docentes exitosas. A partir de ahí se podría partir”.

Calmar la educación

Educación Abierta propone “calmar la educación”, porque, explica, “precisamente ahora es necesario pisar el freno, levantar la cabeza y mirar más lejos. La aceleración no nos deja pensar; la educación deberíamos tomarla como un regalo de tiempo y espacio, para pensar en las personas, en el mundo, en las materias escolares… No es una escuela desconectada de la realidad, pero sí pausada, durante unas horas. La escuela sería el lugar para mirar a los costados, y no sólo hacia adelante”.

Es un síntoma más de los tiempos que vivimos, dice al ser preguntado por el teórico enfrentamiento entre escuela pública y escuela privada o concertada. “Gran parte de esa crispación viene fomentada desde arriba, de los políticos o de los medios de comunicación”, afirma, para añadir que “debemos oponernos”, y recordar que en realidad hay más convivencia que enfrentamientos entre los tres modelos.

Profesionalizar la gestión

Sobre la gestión de los centros escolares reconoce que en la escuela pública “se ha intentado una cierta profesionalización”, obligando a los directores a superar un curso de capacitación.

Pero subraya que, a diferencia de lo que ocurre en otros países, un director en la pública no termina de tener claras sus funciones: no sabe bien si es un transmisor de órdenes de la cadena, un gestor administrativo sin influencia en las cuestiones pedagógicas… “es un perfil que falta en la escuela española”. Magro apuesta por mayor formación y por clarificar “qué significa lo de la autonomía de los centros escolares en la escuela pública”.

En la red privada o concertada, reconoce que los equipos directivos tienen más funciones que los de una pública, entre otros temas, en la elección de la plantilla. “La dirección tiene responsabilidades de gestión, administrativas, legales, que tienen que ver con la contratación y otra, ausente en la escuela pública, que tiene más que ver con los factores pedagógicos, con la definición del modelo y del proyecto educativo “. En los centros privados y concertados, esos equipos tienen más facilidad para marcar líneas pedagógicas.

Gestión, proyecto pedagógico y marketing

Magro apuesta por equilibrar las dos funciones principales, lo que tiene que ver con la gestión y lo que está relacionado con la pedagogía. “Hay que quitar de la cabeza – defiende – que la función del equipo es puramente burocrática administrativa, porque estamos en un centro educativo, es una labor que tiene que ver con lo pedagógico. Pero todos sabemos que, sin una buena gestión previa, el tema se nos va de las manos. Lo pedagógico es la clave, pero si no soy un buen gestor de base, todo se viene abajo.

La red pública, asegura, empieza también a competir en un mercado por un bien cada vez más escaso, los niños. Sobre cómo debería el marketing educativo afirma que “siempre lo he entendido vinculado a los proyectos, que no vende humo ni cuenta mentiras, o vende futuros, sino que está vinculado a la práctica diaria y a los proyectos. Me gusta pensar el marketing como un marketing honesto, que es capaz de trasladar un relato vinculado a lo educativo y a la realidad”.

Por último, y como es habitual, nos ofrecerá su particular visión sobre cómo cree que debería ser el mejor centro educativo del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí