Castilla La-Mancha baja las ratios de primero de Infantil para el próximo curso

Rueda de prensa de la Consejera de Educación de Castilla-La Mancha, Rosa Ana Rodríguez.
Rueda de prensa de la Consejera de Educación de Castilla-La Mancha, Rosa Ana Rodríguez.

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) ha publicado la decisión de la Consejería de Educación de bajar las ratios en el primer curso del segundo ciclo de Educación Infantil de 25 alumnos y alumnas a 22, con efectos en el próximo curso escolar, 2022-2023.

La consejera de Educación, Cultura y Deportes, Rosa Ana Rodríguez, ha explicado en rueda de prensa que esta bajada de ratios “será progresiva” y ha matizado que comenzará el próximo curso escolar en el nivel mencionado y seguirá el siguiente con los niveles de cuatro años y así sucesivamente hasta completar todas las enseñanzas obligatorias hasta Bachillerato.

Con la nueva resolución las ratios quedarán de la siguiente forma en Castilla-La Mancha el próximo curso escolar: en el primer curso del segundo ciclo de Educación Infantil la ratio será de 22 alumnos; en el segundo y tercer curso del segundo ciclo de Educación Infantil será de 25; en Educación Primaria será de 25; en Educación Secundaria Obligatoria será de 30 y en Bachillerato de 35.

Mejora de la calidad

El constante y, por el momento, imparable descenso de la natalidad en nuestro país, parece abocar inevitablemente a que antes o después, todas las comunidades autónomas tomen decisiones en la misma línea que Castilla-La Mancha.

En las reacciones de los sindicatos a la Propuesta de Estatuto Docente del ministerio, lanzada la pasada semana, se escuchó de forma casi unánime la petición de una rebaja de las ratios, como una de las medidas que pueden contribuir de forma efectiva a mejorar la calidad de la educación.

La bajada del número de alumnos por aula y los consiguientes desdobles a los que obligó el COVID, resultó en mejores resultados en los exámenes. Aunque una situación tan anómala como la provocada por la pandemia, tiene variables y complejidades a tener en cuenta, hay unanimidad en toda la comunidad escolar de que la bajada de ratios redundará en la mejora de la educación.

Dificultades para la concertada

La otra cara de la moneda es la de la situación en la que pueden quedar algunos centros concertados. Al hacer frente el Estado únicamente al coste de los salarios de los profesores, el resto de gastos del centro deben sufragarse por otros medios, entre ellos la aportación voluntaria de los padres. Si baja el número de alumnos, nos decía Manuel de Castro, presidente de Escuelas Católicas de Madrid, en una entrevista del espacio RADIO ÉXITO EDUCATIVO, “aumenta la calidad, pero como las administraciones no quieren cubrir el coste real, va a hacer más difícil el sostenimiento de los centros concertados.”

Y de ellos, los colegios más pequeños son los que se verán afectados de forma más rápida. Isabel Padilla, como Coordinadora Pedagógica General de Pureza de María explicaba en una entrevista en ÉXITO EDUCATIVO que no “afecta lo mismo a los colegios de tres o más líneas que a los que tienen una o dos. Los que tienen una o dos se tambalearán y rápidamente. Eso es así”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí