Cataluña regula la toponimia en catalán y aranés

El Gobierno catalán ha aprobado el Decreto de toponimia, que regula el establecimiento y revisión de topónimos, el uso de la toponimia catalana y occitana y también la Comisión de Toponimia. La toponimia tiene una función a la vez técnica, cultural y lingüística, pero también educativa, pues de ese modo habrán de ser estudiados en adelante.

En este sentido, el Govern señala en el acuerdo que la toponimia catalana es un patrimonio colectivo que «hay que salvaguardar como parte del patrimonio lingüístico y cultural de Cataluña». El nuevo Decreto actualiza la normativa ahora vigente en este ámbito que no se había revisado desde hace casi 20 años (Decreto 59/2001 de 23 de enero).

En los últimos veinte años también ha habido cambios relevantes, especialmente en cuanto al reconocimiento y oficialidad de la lengua occitana, denominada aranés en Arán, que desde 2014 cuenta con una academia propia que ejerce la autoridad lingüística.

El nuevo Decreto regula:

  • La toponimia en Cataluña, de acuerdo con las únicas formas oficiales en Cataluña, la catalana, y la aranesa, en el caso del Arán.
  • Las formas catalanas de los topónimos de toda el área lingüística catalana. Así, hay que utilizar las formas Alacant (Alicante), Elx (Elche), Perpinyá (Perpiñán), L’Alguer (Alguer), aunque estas localidades cuenten con una forma oficializada en castellano, francés o italiano.
  • Los exónimos de todo el mundo que tienen forma tradicional en catalán, también prevé el uso de la forma catalana, que se puede combinar con el uso de las formas oficiales u otras lenguas de cada país. Por ejemplo, Nova York, Nova Delhi, Atenes, Torí (Turín), Ginebra, Moscou (Moscú), etc.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here