Celaá fía el éxito de su modelo educativo al plan de resiliencia

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha presentado este miércoles las principales líneas de inversión del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que corresponden a su departamento y que alcanzan los 4.687 millones de euros.

“La educación es el principal motor económico. Está en el centro de las estrategias para la recuperación, como queda reflejado en los diferentes planes de estímulo económico para superar la crisis provocada por la pandemia, tanto en Europa como en EEUU”, ha asegurado Celaá, quien agregó que “la profunda reforma del sistema educativo que emprendimos hace tres años se verá definitivamente impulsada con el Plan Recuperación, Transformación y Resiliencia”.

Las inversiones y reformas del Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) se incluyen en los componentes 19, 20 y 21 de este Plan. El primero de ellos se propone la transformación digital del sistema educativo con una inversión total de 1.496 millones de euros.

De ellos, 827 millones serán para la instalación y mantenimiento de más de 240.000 aulas digitales interactivas en 3 años; 301 millones para la formación en competencia digital de más de 700.000 docentes; 150 millones para 300.000 dispositivos destinados a reducir la brecha digital entre el alumnado; 110 millones para el Plan FP Digital; 19 millones para la capacitación docente en el uso de las aulas digitales interactivas y 4,8 millones para la mejora de los sistemas de información de Ceuta y Melilla. Otros 84 millones irán destinados a la Red de Centros Nacionales de capacitación digital.

Ciclos formativos de grado medio y grado superior bilingües

Por otra parte, el componente 20 se centra en el desarrollo e impulso a la Formación Profesional, con una inversión total de 2.075,4 millones de euros. Con ello, se avanza en la consolidación de un sistema de Formación Profesional unificado, que incluye la FP del sistema educativo y la FP para el empleo, y convierte estas enseñanzas en clave de una economía sostenible, capaz de adaptarse a las transformaciones del sector productivo y mantener la competitividad de los trabajadores.

Los 2.075,4 millones de euros destinados a la Formación Profesional se distribuye, entre otros, en 724,6 millones de euros para la acreditación de competencias profesionales adquiridas a través de la experiencia laboral de tres millones de personas; 394,78 millones para la formación modular de 700.000 trabajadores ocupados y desempleados; 200 millones para la creación de una red de 50 centros de excelencia; 300 millones de euros para la conversión de 3.700 ciclos formativos de grado medio y grado superior en bilingües; 254 millones para la creación de 135.000 plazas de FP; 9 millones para la puesta en marcha de Aulas Mentor en 2.250 municipios rurales y 2,5 millones para la formación digital y verde de 20.000 docentes de FP, aplicada a los sectores productivos.

Lucha contra el abandono escolar y la segregación

Por último, el componente 21, Modernización con equidad del sistema educativo, incluye una inversión de 1.115,6 millones de euros. Incorpora medidas destinadas a luchar contra el abandono escolar temprano, mejorar los resultados educativos y fomentar la equidad y la calidad del sistema educativo.

Esta inversión permitirá la creación de más de 60.000 plazas de primer ciclo de infantil de titularidad pública para extender la escolarización de este ciclo y compensar los efectos de las desigualdades de origen socioeconómico (670,9 millones de euros); la implantación en unos 2.500 centros del programa de apoyo #PROA+ (320 millones de euros); y la creación de al menos 1.000 unidades de acompañamiento y orientación personal y familiar del alumnado con dificultades (124,71 millones).

La planificación y ejecución de estas inversiones se harán fundamentalmente con las comunidades autónomas mediante programas de cooperación territorial que serán acordados y aprobados en las conferencias sectoriales, aseguró la ministra.

Universidades, el otro escenario

En paralelo, el ministro de Universidades, Manuel Castells, presentó lo suyo. Y lo suyo es, dijo, un plan «que mira el futuro asegurando derechos, calidad y el trasvase de conocimiento que sucede en las universidades hacia la sociedad». En ese sentido la inversión y las reformas del sistema universitario constituyen los dos principales ámbitos de actuación que ha abordado el Ministerio de Universidades.

Precios públicos y becas como derecho

El Ministerio de Universidades ha incrementado la inversión en el sistema de becas en un 22%. Gracias a este nuevo sistema se han beneficiado directamente de distintas ayudas más de 250 000 estudiantes universitarios/as de Grado y Máster. Además, en 2021 se ha aumentado un 35% el presupuesto de 2020, señaló.

Asimismo, se ha derogado el sistema de horquillas en las tasas y reducido el precio en la primera matrícula de grado y se ha impedido que el precio actual en otras matrículas y másteres suban. El precio medio de la primera matrícula de Grado se ha reducido casi un 8% con respecto al curso anterior. «Son estos compromisos que ya son reales los que conforman las bases de un proceso de democratización en el acceso a la universidad central para el desarrollo de nuestros estudiantes en el futuro», para el ministro.

Ayudas para la recualificación del profesorado

El objetivo de este programa de ayudas es fomentar la recualificación del sistema universitario español y promover el desarrollo profesional de su personal docente e investigador, así como el de jóvenes doctores que puedan integrarse en el sistema en el futuro.

Lo hará mediante la concesión de ayudas para la realización de estancias de formación en universidades y centros de investigación extranjeros de prestigio, así como en universidades españolas y en otros agentes públicos del Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación. Así mismo se concederán ayudas a las universidades para la atracción de talento internacional. Todas ellas, en su conjunto, contarán con un presupuesto total de 387.150.000 € para el período 2021-2023.

Plan de digitalización para el sistema universitario

Este proyecto, dotado de fondos europeos dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, tendrá un presupuesto de 142,85 millones de euros. Sus objetivos fundamentales son, en primer lugar, disponer de recursos técnicos, materiales y humanos adecuados que permitan modernizar el sistema universitario español, mejorando significativamente la relación entre el mundo digital y el ámbito académico.

En segundo lugar, estimular la innovación y transformación digital desde la universidad. Es prioridad del Ministerio de Universidades facilitar que las universidades puedan convertirse en actores centrales en los procesos de transformación digital que se están produciendo en nuestras sociedades.

Y en tercer lugar, este plan busca desarrollar proyectos estratégicos en el ámbito de la innovación educativa poniendo en marcha un conjunto seleccionado de proyectos de carácter estratégico -en el ámbito de la formación digital- que funcionen como prototipos, y que operen en niveles interuniversitarios.

Ordenación de enseñanzas y creación de universidades

Los decretos puestos en marcha por el Ministerio de Universidades, y que avanzan ahora en su trámite administrativo, inciden en la búsqueda de la calidad y la adaptación del sistema universitario español a los estándares europeos. Normas que sean capaces de garantizar la calidad a través de diferentes mecanismos que den herramientas a las universidades al mismo tiempo que centran sus ámbitos de actuación poniendo a los estudiantes en el centro, defendió Castells.

Por un lado, el Real Decreto de organización de las enseñanzas universitarias y el procedimiento de aseguramiento de su calidad tiene entre sus principales objetivos favorecer el ejercicio efectivo de la autonomía universitaria en la planificación y definición de las características de su oferta académica. De igual forma, posibilita la ordenación de la oferta de títulos oficiales por parte de las Comunidades Autónomas en el desarrollo de sus competencias, en tanto que interrelaciona las demandas cambiantes de la sociedad y las iniciativas académicas universitarias.

Esta nueva regulación busca fortalecer la confianza de la comunidad universitaria y de la sociedad en su conjunto en los procedimientos establecidos para garantizar la calidad de la oferta académica de todo el sistema universitario, tanto el de naturaleza pública como el privado.

Este real decreto mantiene definitivamente la estructura básica de la oferta académica, actualmente vigente, configurada en tres etapas: Grado, Máster y Doctorado. En este sentido, consolida el que los Grados sean de 240 créditos, con la única excepción de aquellos que por directrices europeas deben ser de 300 o 360 créditos y que en el marco de las alianzas de universidades europeas sean de 180 créditos.

Esta es, pues, la estructura esencial del modelo universitario español: Grados de 240 créditos, Másteres de 60, 90 y 120 créditos y el Doctorado al que se accede habiendo superado los 300 créditos en las dos etapas formativas anteriores.

Por otro lado, el nuevo Real Decreto que establece las bases para garantizar la calidad en la creación y reconocimiento de todas sus universidades, sean públicas o privadas, ya sean de modalidad presencial, virtual o híbrida sigue su curso. Las universidades actuales y aquellas iniciativas de nuevos proyectos tendrán que adaptarse a los requerimientos de calidad establecidos en este Real Decreto para todo el sistema.

Además, introduce cambios sustanciales en cuanto a los requisitos para crear y reconocer a una universidad, tanto en el ámbito docente como en el investigador. Este decreto, junto con el resto de normas conforman los diferentes pilares de reformas del sistema universitario que se han presentado también a Europa a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Además, el Ministerio de Universidades sigue en el trabajo intenso y diario de escucha, diagnóstico y consulta con los diferentes actores del sistema universitario español para el desarrollo y creación de la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario.

Los rectores, con el oído atento

Y tanto que es así. En un comunicado difundido al poco de escuchar a ambos ministros, Crue Universidades Españolas recuerda al Gobierno el potencial de la Universidad en el proceso de recuperación de España tras la grave crisis provocada por la pandemia de la Covid-19, y subraya que envió hace unos meses a la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, y al ministro de Universidades, Manuel Castells, sus propuestas al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía del Gobierno de España con el objetivo de incluir al Sistema Universitario en su estrategia de reparto y utilización de los fondos europeos.

Con el título Plan de participación de las universidades en el mecanismo de recuperación y resiliencia. Transformar los campus para transformar la sociedad, Crue ha elaborado una sólida estrategia de fortalecimiento institucional de las universidades dirigida a transformar los campus universitarios en polos de desarrollo económico desde una perspectiva integral.

El documento se organiza en cuatro pilares complementarios y alineados con las prioridades establecidas en el Plan de Recuperación del Gobierno: Ciencia y conocimiento, formación y empleo, sostenibilidad y trasformación digital. También identifica los diferentes papeles que la Universidad puede jugar en el reparto y utilización de los fondos –receptora, transmisora e impulsora– y propone diferentes actuaciones para que los campus universitarios se conviertan en vectores de transformación de la sociedad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here