César Bona: “Lo más importante para la educación del futuro es enseñar a pensar“

Arranca el curso escolar, y, con ello el reencuentro de los alumnos con los profesores, los libros y el colegio. Un nuevo año muy digital y experimental donde la educación del futuro se enfrenta a diferentes cambios y desafíos. Pero, de entre todo, “lo más importante para la educación del futuro es enseñar a pensar“, según César Bona, profesional experto en educación.

Así resumía las principales respuestas que alumnos del SEK dieron durante la Jornada “Niños y niñas hablan en Fnac sobre el futuro de la educación“ en el Aula Fnac Forum de Callao. Ellos son las personas que “más tiempo pasan en el cole“ y, “es indispensable saber su visión sobre la educación“, añadió.

El futuro son ellos. A lo largo de los últimos años, la educación se trasladó poco a poco de lo analógico a lo digital. De libros, bolígrafos y cuadernos, se va pasando poco a poco a ordenadores, tabletas o teléfonos móviles de una forma acelerada. El modelo híbrido por el que se está apostando en los colegios deja bandos en el alumnado donde algunos estudiantes como Sara, alumna del SEK, “echa de menos escribir, la caligrafía y los libros de texto“.

Según el estudio “Imaginando un nuevo cole“, elaborado por Fnac, “el alumnado demanda una formación más divertida, práctica y personalizada“. Así lo reiteraron los niños y niñas presenten en la jornada de Aula Fnac, donde el arte, la música, la oratoria y la inteligencia emocional comienzan a formar una parte importante en su aprendizaje. Varios alumnos señalaron que “les gustaría que hubiese la opción de poder elegir las asignaturas que más aportasen a su educación“.

“Una enseñanza más experiencial y práctica“ es una de los requisitos propuestos por casi todo el alumnado. Quieren menos teoría y más práctica con metodologías que les ayuden a potenciar sus habilidades y capacidades específicas de cada alumno con el fin de conseguir una educación más personalizada.

El colegio, un lugar más interactivo

Siguiendo la línea de lo previamente expuesto, es necesario destacar que los alumnos no solo quieren asignaturas más prácticas y con menos memorización, sino que proyectan el colegio como “un lugar más interactivo y divertido con nuevas metodologías apoyadas en las nuevas tecnologías“.

La educación sostiene parte de la evolución social y laboral de toda la población. Ante esta realidad acelerada, los colegios o entidades académicas y recursos formativos deben adaptarse a esas nuevas tecnologías, contribuyendo al correcto desarrollo de los estudiantes.

Así pues, resulta un gran acierto indagar en el panorama virtual a favor de encontrar los recursos que se acerquen de una forma más eficiente al alumnado con el objetivo de reducir las pérdidas de tiempo para sustituirlas por el progreso académico. Según el estudio, el 33% de los alumnos pidieron más acceso a la tecnología e innovaciones.

Para los estudiantes la tecnología es un medio y no un fin. No consideran importante las competencias tecnológicas para el desarrollo de sus habilidades sino como una herramienta de aprendizaje. Imaginan un mundo de manera natural donde la tecnología se mezcle en la vida cotidiana de manera óptima y equilibrada.

Los educadores o profesores son una pieza fundamental en el futuro de los alumnos. La cercanía es importante para que los estudiantes se sientan cómodos y puedan llegar a mejorar los conocimientos. El alumnado reclamó que estos “enseñen de una manera más divertida, que las asignaturas sean como un juego y que sean proactivos a la hora de hacer cosas nuevas“.

Experimentación y preparación para la vida real

“Hay que pensar en el futuro pero también lo que se está haciendo ahora“, afirmó una alumna del SEK. La ingente formación en los aspectos prácticos como aprender cosas cotidianas necesarias para su formación y manejar conocimientos sobre leyes y economía que les permitan gestionar mejor su futuro, es otra de las exigencias del alumnado.

“Aprender primeros auxilios por si algún amigo le ocurre algo cuando estoy en el parque es fundamental“, así lo declaró, Javi, alumno del SEK. En la misma línea, Maya, alumna del SEK planteó la definición de colegio como “saber convivir con lo que les rodea, percibir las cosas con empatía y saber elegir el mejor camino para vivir en el futuro“.

Fruto de la experimentación y la escucha, los estudiantes creen que “aprenden más leyendo libros, viendo películas o documentales, a través de videojuegos o intercambio de información con sus amigos“. Tiempo que ellos llaman “vida cotidiana“.

La sostenibilidad es el tercer aspecto clave para el futuro de la educación. Aprender a cuidar y gestionar la eficacia de los recursos del planeta, reducir residuos, contaminación y vivir en equilibrio con la naturaleza y el resto de seres vivos y especies, resulta importante para el aprendizaje de la mayoría de los niños y niñas que acuden a diario al colegio.

Por Rocío González, periodista de UDIMA Media, especial para ÉXITO EDUCATIVO

Éxito Educativo
Author: Éxito Educativo

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here