“La innovación educativa debe servir para individualizar la atención a los alumnos”

Claret
José Ignacio Jiménez Ortega, director del Colegio Claret de Madrid

Desde hace un año José Ignacio Jiménez Ortega es el director del Colegio Claret de Madrid. Este licenciado en Física lleva prácticamente toda su vida unido a la institución claretiana donde antes de trabajar como profesor y coordinador de ciclo, también fue alumno. Su afición por la magia le ha llevado a aplicarla también en algunas de las clases. Ahora, afronta los diferentes retos del colegio como son la formación Dual o el bachillerato en Artes. Para él, la innovación es ya una forma de enseñar para preparar a los jóvenes para el futuro. José Ignacio, además, es profesor en el máster de Dirección y Gestión de Centros Educativos de UDIMA.

¿Cómo ha sido el cambio de coordinador a director dentro del Colegio Claret de Madrid?

La primera pregunta no es fácil. El primer paso es el cambio de plano. El coordinador vive más de cerca el día a día, es una figura de sala de profesores, media, acerca, facilita. La dirección matiza las responsabilidades, coloca a la persona en primera línea de decisión y te hace responsable de facilitar el trabajo en equipo, de mantener un horizonte claro y de orientar los esfuerzos para alcanzar un objetivo claro. Es bonito que una institución confíe en ti. Trabajar en un puesto así te hace sentirte protagonista de la puesta en marcha de una manera de entender la educación

¿Cuáles son los objetivos que se plantea como director para el colegio?

Cuidar al equipo, mantenerle activo intelectualmente y pedagógicamente, pero también cuidado. Debemos dar respuestas a las necesidades de formación y actualización. También debemos estar atentos a todo aquello que ayude a cada uno a ofrecer lo mejor de sí mismo. En una tarea que exige una implicación personal muy grande. También debemos ofrecer a cada profesional la oportunidad de proponer, disentir o enriquecer.

¿Cómo quieren aplicar la innovación educativa, tan de moda?

Ya no es innovación. Es una manera de educar asentada, pedagógicamente respaldada que está consiguiendo resultados excelentes en los alumnos y alumnas con dificultades y en los que sobresalen en algo. Es una manera de aprender, que prepara para el mundo y para responder al cambio y que nos permite individualizar la atención al alumnado. Queremos aplicarla con calma, pero con paso firme. Estamos sorprendidos de cómo está redundando en el beneficio educativo de nuestros chicos y chicas.

¿Qué implica un bachillerato de Artes?

Ilusión, mucha ilusión. Educativamente es una apuesta por todas las opciones que nuestro sistema ofrece. Responde a una demanda que trabaja aspectos vocacionales muy importantes de la persona. Abre un horizonte de opciones vocacionales y profesionales nuevas. Además de las tradicionales bellas artes nos encontramos el diseño, la animación…

¿Qué supone una formación dual?

Es una formación que combina el aprendizaje en la escuela y en el mundo laboral. Exige compartir responsabilidad entre el mundo de la escuela y el trabajo. El objetivo es obtener una cualificación elevada y temprana de los trabajadores. Aporta una apuesta por generar empleo útil y cualificado, pensando siempre en las opciones de futuro de los jóvenes.

¿Qué les aporta pertenecer a una congregación en el terreno de las sinergias…?

Nosotros trabajamos en red. Hacemos confluir los ritmos de 7 colegios muy distintos. El pertenecer a una congregación, compartir ideario, misión, visión y valores hace que el esfuerzo compartido no se sume, se multiplica. Exige, cómo no, esfuerzo, ceder, compartir y ser pacientes. A cambio, el camino es más bonito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here