Claves para fomentar el pensamiento crítico en niños

/COMUNICAE/

En un mundo informatizado, obtener cualquier tipo de información está al alcance de la mano y la de los niños. Pero no toda la información es correcta o veraz, por lo que es importante tener un pensamiento crítico para ser capaces de discernir qué información es buena o no, qué fuentes son fiables, tener una opinión al respecto y tomar decisiones. El Colegio Ingenio nos ofrece algunas claves para fomentar el pensamiento crítico en menores

Promover el conocimiento y la curiosidad. Hay que animar a los más jóvenes a realizar nuevos descubrimientos, en su entorno más cercano o sobre ideas abstractas. De esta forma, se establecerá una puerta de entrada a nuevos aprendizajes y pensamientos.

Enseñar a dudar. Es importante plantear la fiabilidad de las fuentes que consultan y la veracidad de la información que reciben, para que sean ellos mismos quienes aprendan a diferenciar entre lo que está fundamentado y lo que no y puedan así establecer juicios elaborados.

Justificar, argumentar y analizar. Hay que enseñarles a busca razones, explicar argumentos y comparar ideas de forma ordenada. Una actividad interesante podría ser proponerles que defiendan una posición opuesta a la suya y con la que no se sienten identificados. Se pueden analizar textos, libros, charlas, anuncios publicitarios, noticias, etc. Eligiendo temas de interés para los niños, que generen debate. Hacer muchas preguntas, dar diferentes respuestas, comparar y contrastar historias…

No imponer criterios propios. Hay que dejarles decidir con autonomía, enseñándoles a diferenciar lo importante de lo secundario, incitarles a preguntar y estar bien informados. Y, aunque se equivoquen, hacer que se sientan seguros y cómodos reforzando su confianza para conseguir una personalidad propia.

Buscar otras perspectivas. Hay que plantearles otros ángulos desde los que se puede enfocar la realidad. Buscar que puedan desarrollar empatía y tolerancia y ponerse en el lugar de otros de una forma creativa. Algo que educará su cerebro de una forma lógica y crítica es hallar explicaciones de la vida en general, les ayudará a pensar, ser conscientes y sacar conclusiones. Para ello, es interesante realizar tareas en grupo, donde cada niño puede expresar su punto de vista y conocer la opinión de los demás.

Utilizar metodologías activas. Donde los niños no solo escuchen. A través de estrategias como el estudio de casos, aprendizaje de proyectos o problemas, se despertará su motivación y curiosidad y se favorecerá un aprendizaje autónomo.