De Mendonça, prefecto del Dicasterio para la Educación: “Este es un momento histórico que tendrá un enorme impacto en la educación”

La unidad, la humanidad y la esperanza fueron los tres puntos que centraron el discurso del Cardenal José Tolentino de Mendonça, Prefecto del Dicasterio para la Cultura y la Educación, a los miembros de la OIEC (Oficina Internacional de la Educación Católica), presentes en Roma, para su centésimo encuentro internacional.

Tras la audiencia con el Papa Francisco, en el Aula Pablo VI del Vaticano, los miembros de la OIEC pudieron intercambiar ideas sobre su labor y proyectos con el prefecto Tolentino quien los invitó a permanecer unidos como un coro, para salir reforzados e integrados, según cuenta Vatican News. La delegación de la OIEC estuvo encabezada por su secretario general, Hérve Lacomte, y sus secretarios regionales entre los que se encontraba Óscar Pérez, por parte de América. En representación de España acudió el secretario general de Escuelas Católicas, Pedro Huerta.

“Y ese es el primer mensaje: ser un coro. Fortalezcan la Asociación, revitalícenla, insúflenle vida, den contenido a sus iniciativas; hagan de su Asociación una realidad viva, relevante, significativa en todos los contextos, porque quizá hoy más que nunca su intervención y su reflexión sean necesarias y pertinentes”.

El cardenal Tolentino como segundo mensaje subrayó la necesidad de que las escuelas tengan educadores cualificados, sobre todo, en un “mundo cambiante”, un tiempo “en transformación” como lo ha señalado el Papa Francisco. “Se trata – señaló- de un momento histórico sin precedentes que tendrá un enorme impacto en el mundo de la educación, y ya podemos ver” y que plantea interrogantes para el futuro.

“Los educadores no deben ser maestros de los sistemas informáticos, sino maestros de la humanidad. Por lo tanto, en un contexto en el que la tecnología ocupa y ocupará cada vez más espacio en las aulas, es importante reforzar el papel de los profesores y de los educadores como maestros de humanidad”, agregó.

“La educación es un acto de esperanza. Los educadores deben asumir el riesgo de educar, de amar, de mirar hacia el futuro. Un educador nunca es pesimista, porque el pesimismo por parte del educador conduce al desastre para el alumno”, prosiguió.

El purpurado vaticano agregó que el educador debe ser capaz de ver las dificultades, los límites y capaz de comprender que se trata de una especie de parto, “una especie de génesis que podemos ayudar a desarrollar”, capaz de ser cómplice del milagro de la construcción de la persona humana, es decir, “de hacer que se convierta en lo que debe ser y, por tanto, a velar por que este milagro se realice”.

“Ustedes son expertos en esta humanidad, con su paciencia, su perseverancia y su clarividencia. Son los cómplices de los obstetras del alma de todas las generaciones que pasan por este lugar importante y fundamental que es la escuela”.

Nuevamente, el prefecto del Dicasterio para la Cultura y la Educación recordó que el Santo Padre ha querido unir estas dos realidades, la educación y la cultura, porque cree que la cultura no es otra cosa que ofrecer a las personas la oportunidad de cultivarse a sí mismas. “La educación es este ejercicio de autocultivo, no sólo en las diversas disciplinas, sino en una educación integral, una educación que crea la unidad de la persona humana”.

Al concluir, el cardenal Tolentino agradeció a la OIEC por su labor, su compromiso con el Pacto Mundial por la Educación, querido por el Papa Francisco, especialmente en este contexto de emergencia en muchas situaciones: guerra, falta de desarrollo, desigualdad, crisis diversas.

“La educación siempre tendrá su papel, creemos en la educación. No creemos con una fe abstracta, iluminista, pero sí creemos que la educación es una de las áreas en las que podemos ver el proceso de crecimiento, pero al mismo tiempo podemos ver cómo se transforman ciertos aspectos. Esto es una fuente de esperanza. Que Dios bendiga a cada uno de ustedes y a su Asociación”.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí