Educación afirma no tener datos sobre abusos sexuales en colegios religiosos

Ángel Gabilondo, Defensor del Pueblo

El Ministerio de Educación, Formación Profesional y Deportes asegura, por ser incompetente en este ámbito, no disponer entre sus archivos de información alguna relativa a abusos sexuales en colegios religiosos. Lo afirma en respuesta a una formulación que en este sentido le remitió en octubre de 2023 el escritor, abogado e investigador, doctor y licenciado en Derecho y Economía, Guillermo Rocafort y a la que ha tenido acceso en exclusiva ÉXITO EDUCATIVO.

A propósito del ‘Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos; una respuesta necesaria’, del Defensor del Pueblo, Rocafort, al amparo de la Ley de Transparencia, se dirigió a Educación con el fin de conocer, por ejemplo, ¿cuántas inspecciones y sanciones llevó a cabo por el asunto de los abusos sexuales de religiosos en colegios religiosos? o ¿de cuántos abusos sexuales realizados por religiosos en Colegios religiosos tiene constancia, año a año, desde 1982?

El interpelante reclamaba también del Ministerio que dirige Pilar Alegría si cuenta con informes o estudios sobre abusos sexuales realizados por religiosos en colegios religiosos, si ha participado de alguna manera en el Informe del Defensor del Pueblo sobre esta cuestión y, en caso de que así fuera, hiciera públicas cuantas incidencias y denuncias hubiera recibido desde 2018.

Así mismo, que diera a conocer el autor, esto es, si fueron otros alumnos, profesores no religiosos, religiosos, etcétera; como también si cuenta con estadística sobre ello, sobre si creó alguna Comisión de Investigación o similar para tratar el asunto y, por último, su valoración sobre el informe del Defensor del Pueblo.

La Secretaría de Estado de Educación, que dirige José Manuel Bar Cendón, es quien resuelve contestar, empezando por aclarar que, “aun conociendo la extraordinaria relevancia del ‘Informe sobre los abusos sexuales en el ámbito de la Iglesia católica y el papel de los poderes públicos; una respuesta necesaria’, del Defensor del Pueblo, por las razones de competencia antedichas, no obran en los archivos de esta Secretaría este tipo de datos”. Un informe que difundió, igualmente, la Conferencia Episcopal, en una acción de la máxima transparencia y colaboración.

Agrega Educación en su respuesta que, “sin dejar de tomar en cuenta la gravedad de los hechos sobre los que versa esta solicitud de información, es en el Código Penal anterior a 2022, donde los abusos sexuales están tipificados como un delito cuya persecución corresponde al Ministerio del Interior y su sanción, al Ministerio de Justicia”.

Aprovecha la ocasión el departamento de Bar Cendón para reafirmar que es una “prioridad” para el Gobierno velar por el bienestar emocional y físico de todo el alumnado como, asegura, así lo demuestran las medidas e iniciativas que se han puesto en marcha, desde la figura del coordinador o coordinadora de bienestar y protección, diversos grupos de trabajo en el Observatorio Estatal de la Convivencia Escolar, Programa de Cooperación Territorial de Bienestar Emocional hasta el servicio de atención telefónica en casos de maltrato y acoso escolar, entre otras, concluye la respuesta oficial.

Ataques a la escuela católica

En declaraciones a ÉXITO EDUCATIVO, Guillermo Rocafort, autor de ‘El fraude de la memoria histórica’, entre otros ensayos, denuncia que la Iglesia Católica y sus centros educativos “están siendo objeto de ataques sistemáticos por parte del poder político en relación al asunto de los abusos sexuales”.

A su juicio, “toda la maquinaria propagandista del poder ‘woke’ está machacando constantemente, basándose en falacias y mentiras, magnificando los datos de abusos, generando con ello un gran desconcierto en los católicos, y llevando a cabo políticas de chantaje y extorsión a la Iglesia”.

En este sentido, agrega, “es importante desvelar que ha sido el propio poder socialista español el que sería el máximo responsable de dichos abusos, por cuanto ha estado ocupando durante casi tres décadas, el Ministerio de Educación, y la prueba está en que ni han investigado ni tienen datos al respecto”, deplora.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí