El aprendizaje combinado facilita la vida escolar cotidiana en tiempos excepcionales

El aprendizaje combinado (también conocido como aprendizaje mixto o híbrido) hace referencia a la introducción de elementos del aprendizaje en línea para complementar la enseñanza tradicional en las aulas. El objetivo no es reemplazar la educación presencial sino complementarla.

La educación presencial ha sido un punto de partida central para la educación básica. A veces, el profesorado y alumnado se han visto obligados a adoptar el aprendizaje en línea con poca antelación, como han ocurrido en el último año, a raíz de la pandemia del coronavirus.

La escuela La Immaculada (Vilassar de Dalt), el Instituto-Escuela Daniel Mangrané (Tortosa) y el Instituto-Escuela Greda (Olot) son los tres centros educativos catalanes que participan en el proyecto BLENDI, en el que está implicada la Universidad Pompeu Fabra (UPF). Repentinamente todos los centros señalados tuvieron que sumergirse en el aprendizaje en línea esta primavera. La situación afectó mucho la vida laboral y la forma de enseñar de una buena parte del profesorado.

«La situación de confinamiento que vivimos el último trimestre del curso pasado nos hizo reinventar con relación a la transmisión de la información a las familias y al alumnado, y también en la transmisión del acompañamiento en el aprendizaje. Descubrimos cuáles eran los puntos fuertes que teníamos en este sentido, el trabajo que habíamos empezado a hacer, pero especialmente los puntos de mejora», comenta Dolors Queralt, directora del Instituto-Escuela Daniel Mangrané de Jesús, en una información que publica la web de la UPF.

«Durante los meses de confinamiento lo primero que hicimos fue detectar posibles necesidades de dispositivos por parte del alumnado para podérselos facilitar. Después planificamos toda una serie de conexiones periódicas para hacer un apoyo emocional y explicar y hacer seguimiento de las tareas que les proponíamos», comentan Marta Baylach, Pau Miralles y Dimas Fàbregas, maestros y director de la escuela La Inmaculada.

«La pandemia nos ha hecho cambiar la metodología de trabajo y la forma en que enfocamos el aprendizaje con los alumnos, tanto presencial como online», afirma Mireia Dosil, coordinadora pedagógica del Instituto Escuela Greda.

Promoviendo la inclusión en el aprendizaje combinado

En el proyecto BLENDI Aprendizaje combinado para la inclusión el aprendizaje combinado se promueve como parte de la educación escolar. BLENDI es un proyecto europeo coordinado por la Diaconia University of Applied Sciences de Finlandia en el cual participan, como socios, organizaciones de Irlanda, Grecia, Chipre y España – por parte del grupo de investigación en Tecnologías Interactivas y Distribuidas para la Educación (TIDE), del Departamento de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (DTIC) de la UPF.

“La inclusión digital se puede facilitar mediante actividades de aprendizaje combinado que incorporen explícitamente el uso de herramientas digitales alineadas con los requisitos de disponibilidad y accesibilidad”, comentan Davinia Hernández-Leo directora de TIDE y Laia Albó, investigadora de su equipo dentro del proyecto BLENDI.

Inclusión digital en tiempos de covid-19

En las poblaciones afectadas por la pandemia de la covid-19, las escuelas tienen problemas para volver a la educación presencial. En algunos casos, parte del alumnado puede estar en cuarentena en casa si han estado expuestos al virus. «Los docentes ya han ido formándose desde el confinamiento de la primavera pasada en herramientas digitales. Sin embargo, sobre todo con el alumnado de edades más tempranas, es bastante difícil mantener el proceso educativo cuando hay grupos confinados en casa», comenta Mireia Dosil del IE Greda.

«La situación nos hizo ver las carencias que teníamos en competencia digital, tanto por parte de maestros como de alumnos. Había niveles muy diversos y todos, rápidamente, hicimos el esfuerzo de implicarnos para mejorar y superar la situación», comentan Marta, Pau y Dimas de la escuela La Inmaculada.

«La afectación ha sido completa. A estas alturas hemos incorporado como propios y habituales, maneras de hacer que hace unos meses nos parecían muy lejanas, o que incluso no nos habíamos planteado, tanto en cuanto a la modalidad de docencia como a la competencia digital de los docentes, alumnos y también las familias», comenta Dolors Queralt, directora del IE Daniel Mangrané.

Qué ofrece el proyecto BLENDI

A principios de este año los tres centros que participan en el proyecto completaron la primera actividad del proyecto: la encuesta SELFIE. La encuesta, una herramienta de diagnóstico proporcionada por la Unión Europea y disponible en línea (https://ec.europa.eu/education/schools-go-digital_en), permite mapear las áreas que necesitan mejorarse en relación al uso y adopción de las tecnologías digitales en los centros educativos.

“Creemos que será muy útil poder realizar una ‘selfie’ para diagnosticar en qué momento se encuentra nuestro centro en competencia digital y, así, poder planificar acciones de mejora, tanto a nivel de alumnado como de profesorado”, comentan Marta, Pau y Dimas de la escuela la Inmaculada.

Además de los servicios de mapeo y capacitación, el proyecto ofrece, a las escuelas, el kit de herramientas BLENDI y una plataforma en línea para el codiseño de actividades con el alumnado. A principios de julio, los participantes de los diferentes países de Europa se reunirán (presencialmente o de forma remota) y participarán en una formación sobre aprendizaje híbrido e inclusión.

El equipo del proyecto ha publicado recientemente una guía BLENDI, una publicación completa sobre el aprendizaje combinado. La publicación está disponible en finlandés, inglés, griego y español.

El proyecto BLENDI – Blended Learning for Inclusion está coordinado por la Diaconia University of Applied Sciences (Diak) en Finlandia. Los socios colaboradores del proyecto incluyen el Athens Lifelong Learning Institute en Grecia, la European University Cyprus en Chipre, I & F Education and Development en Irlanda y la Universitat Pompeu Fabra en Barcelona.

El proyecto está cofinanciado por el Programa Erasmus + de la Unión Europea. La duración del proyecto es del 1 de septiembre de 2019 al 31 de agosto de 2022.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí