El lápiz afilado

Este espacio de reflexión y denuncia semanal que me ofrece amablemente ÉXITO EDUCATIVO pretende remover conciencias, señalar impudicias, crear debate, promover nuevas ideas, ofrecer soluciones o plantear dudas. En todo caso, no engaño a nadie sobre desde que postulados parto, qué defiendo y cuál es mi postura ideológica de partida. Se ha perdido, en general el gusto por la dialéctica pausada y, en España, el sentido del debate constructivo. Este espacio queda abierto a eso. Por eso se llama “El lápiz afilado”.

Por Jaime García Crespo

El valor de mi centro

El valor de mi centro

Son actualidad en los últimos meses las diferentes noticias sobre operaciones corporativas en el sector. Este medio se ha hecho eco recientemente de alguna...
closeup photo of cutout decors

El significado de la palabra

En el momento que escribo estas líneas celebramos el Día de la Lengua Española. No es poca cosa. San Jorge o Jordi, y en...
pencils and smartphone on top of books

La hibridación del proyecto educativo, una realidad presente

Hay ocasiones en los que la profesión docente depara momentos realmente gratificantes. Salgo de asistir a nuestras jornadas internas de grupo en la que...

Reality Bites

Me permitirán que utilice el título de esta famosa película de los años noventa dirigida por Ben Stiller y protagonizada por Winona Ryder y...

Aprender a desaprender

He leído con sumo interés la entrevista que este medio ha realizado a Andreas Schleicher, director de educación de la OCDE. Toca en ella...
woman in white button up shirt and blue stethoscope

Un reconocimiento necesario a nuestros sanitarios escolares

Me siento a escribir estas líneas con muchas ideas en la cabeza. La fácil hubiera sido volver a centrarme en la insensatez del ministro...
woman standing inside cave

Añoranza de los dioses cavernícolas

Tengo la suerte de poder irme a la parte delantera de mi casa, sentarme y dejar que la vista se pierda en el infinito....
ministro Alberto Garzón

Sí, ministro

Sr. Garzón, es Ud. una caja de sorpresas y un ejemplo de ineptitud y de cómo entender que el dinero del ciudadano, que su...

Mejorando lo presente

¿Qué se supone que debemos hacer como individuos supuestamente responsables de una sociedad que se empeña en desarrollar ciudadanos consumidores de detritos en forma...
two white rabbits

¿Son galgos o podencos?

La famosa fábula de Iriarte en la que dos conejos discuten sobre las figuras que ven acercarse desde la distancia bien se podría aplicar...

jaime garcía crespo

Jaime García Crespo

He de empezar señalando que gracias a mi licenciatura en Historia tuve la oportunidad de analizar y profundizar en diferentes hechos universales y de nuestro país, tanto en sus acontecimientos históricos, como en sus manifestaciones artísticas. Suelen ir de la mano. Como la política y la propaganda (acaso sean lo mismo). Pues bien, ya sea por esa circunstancia, ya sea porque familiarmente la tradición liberal estaba arraigada o ya sea porque uno, con el paso de los años, va configurando su propio perfil ideológico, el caso es que el devenir de estos años de vida me ha llevado a creer que solo desde una perspectiva liberal del mundo, de la sociedad, de la educación se produce un progreso necesario.
Y es ahí, desde esta concepción y con este objetivo, donde quiero enmarcar mis artículos en esta sección llamada “El lápiz afilado”. Y digo que es desde esa concepción porque uno, inevitablemente, no puede desglosarse de sí mismo y de sus creencias y convicciones y, por tanto, no solo no niego, sino que manifiesto con orgullo que toda perspectiva, todo trasfondo de cada uno de los artículos que el lector leerá en este espacio, estará influida por ese espíritu liberal. Y, como no podía ser de otra manera, deberá saber también el lector, que el objetivo de los mismos será denunciar o proponer cuestiones que ayuden al progreso de la educación. Ya he mencionado antes que si en algo se diferencia la concepción liberal de otras es por su afán de impulsar el progreso en cualquier ámbito, pero siempre desde el respeto a otras posturas y desde la asunción de que toda batalla ha de ser en el campo intelectual y con el único arma de la palabra.
Para aquellos desinformados o, lo que es peor, informados pero sesgados, debo recordarles que el liberalismo español nació a finales del S XVIII. y tuvo su máximo auge en nuestro país en el S.XIX, tanto con la “Pepa”, como con los gobiernos de D. Práxedes Mateo Sagasta.  A partir de ahí (afortunadamente) se integró en parte de una sociedad española y que alguna vez en el S.XX llegó a influir en la política de forma importante, con Lerroux y algún gobierno de las postrimerías del siglo, pero que soy de los que cree que el liberalismo no perdió la Guerra Civil, porque perdió la preguerra. El siglo actual, lo estamos viviendo y somos protagonistas de él. Es por ello que nos toca defender sus principios en todos los órdenes y ámbitos sociales en los que uno, si tiene convicciones, debe hacerlo. Y aquí estoy.
En fín, creo que me he significado lo suficiente como para que el lector contextualice mis artículos, que generosamente ÉXITO EDUCATIVO me permite publicar. Ya nadie se puede llevar a engaño. Acepto la crítica constructiva y me encanta rebatir, así que siéntase libre el lector de hacer cualquier observación, que será muy bienvenida. Por otro lado, si alguien tiene curiosidad por mi vida académica y profesional, no tiene más que acceder a mi Linkedin y allí investigar si quien profesa estas palabras tiene capacidad y criterio suficiente para hacerlo.
Muchas gracias de antemano, y espero ansioso los comentarios.