El lápiz afilado

Este espacio de reflexión y denuncia semanal que me ofrece amablemente ÉXITO EDUCATIVO pretende remover conciencias, señalar impudicias, crear debate, promover nuevas ideas, ofrecer soluciones o plantear dudas. En todo caso, no engaño a nadie sobre desde que postulados parto, qué defiendo y cuál es mi postura ideológica de partida. Se ha perdido, en general el gusto por la dialéctica pausada y, en España, el sentido del debate constructivo. Este espacio queda abierto a eso. Por eso se llama “El lápiz afilado”.

Por Jaime García Crespo

Ultima cogitationes

Me perdonarán ustedes que haya utilizado el latín para titular mi último artículo de la temporada. Soy de esa generación que veneraba tanto el...

Hablemos de economía, ¿cuánto vale tu centro?

A nadie se le escapa que, en los últimos años, lustros casi diría yo, han aparecido diferentes “players” en el sector con hambre voraz...

Simples integrales

En este país no cabe un simple más. Supongo que están ustedes al tanto de la polémica que se ha desatado a cuenta de la...

La creatividad en la escuela del siglo XXI

Supongo que a nadie le descubro la famosa anécdota en la que un periodista inquirió a Picasso aquello de que “Como es Ud. una persona...
aullido del lobo

¡¡¡Que viene la Evauuuuuuu….!!!

Antes de comenzar a desgranar mis ideas sobre este particular, he de comenzar señalando que se trata de una prueba que es la causante...

De visionarios y otras zarandajas

"La actualidad manda", escuché decir a uno de nuestros prohombres de la patria este pasado miércoles, antes de iniciar su interpelación habitual al Presidente...

¡Todos a una! Creación de equipos de trabajo de alto rendimiento

Ayer concluimos las XI Jornadas de Formación e Innovación educativa de nuestro grupo. En ellas se trabajó el rediseño de espacios educativos a través...
enfado electoral

José Luis, o la autocrítica

¡Ultra!, ¡berberechero!, ¡indocumentado!, ¡alienado!… Pero oiga… No tengo ninguna intención de entrar en las polémicas propias de una campaña que ya ha pasado y cuyos resultados,...

Karmele o el rigor

Esta suerte de circo nacional patrio viene ocupándose en las últimas semanas con dos grandes acontecimientos. Por un lado, las elecciones madrileñas y la...
debate telemadrid

¿Por qué lo llaman debate, cuando quieren decir monólogo?

Al igual que otros muchos madrileños asistí ayer al primer debate electoral de las elecciones del 4 de mayo. No voy a entrar en...

jaime garcía crespo

Jaime García Crespo

He de empezar señalando que gracias a mi licenciatura en Historia tuve la oportunidad de analizar y profundizar en diferentes hechos universales y de nuestro país, tanto en sus acontecimientos históricos, como en sus manifestaciones artísticas. Suelen ir de la mano. Como la política y la propaganda (acaso sean lo mismo). Pues bien, ya sea por esa circunstancia, ya sea porque familiarmente la tradición liberal estaba arraigada o ya sea porque uno, con el paso de los años, va configurando su propio perfil ideológico, el caso es que el devenir de estos años de vida me ha llevado a creer que solo desde una perspectiva liberal del mundo, de la sociedad, de la educación se produce un progreso necesario.
Y es ahí, desde esta concepción y con este objetivo, donde quiero enmarcar mis artículos en esta sección llamada “El lápiz afilado”. Y digo que es desde esa concepción porque uno, inevitablemente, no puede desglosarse de sí mismo y de sus creencias y convicciones y, por tanto, no solo no niego, sino que manifiesto con orgullo que toda perspectiva, todo trasfondo de cada uno de los artículos que el lector leerá en este espacio, estará influida por ese espíritu liberal. Y, como no podía ser de otra manera, deberá saber también el lector, que el objetivo de los mismos será denunciar o proponer cuestiones que ayuden al progreso de la educación. Ya he mencionado antes que si en algo se diferencia la concepción liberal de otras es por su afán de impulsar el progreso en cualquier ámbito, pero siempre desde el respeto a otras posturas y desde la asunción de que toda batalla ha de ser en el campo intelectual y con el único arma de la palabra.
Para aquellos desinformados o, lo que es peor, informados pero sesgados, debo recordarles que el liberalismo español nació a finales del S XVIII. y tuvo su máximo auge en nuestro país en el S.XIX, tanto con la “Pepa”, como con los gobiernos de D. Práxedes Mateo Sagasta.  A partir de ahí (afortunadamente) se integró en parte de una sociedad española y que alguna vez en el S.XX llegó a influir en la política de forma importante, con Lerroux y algún gobierno de las postrimerías del siglo, pero que soy de los que cree que el liberalismo no perdió la Guerra Civil, porque perdió la preguerra. El siglo actual, lo estamos viviendo y somos protagonistas de él. Es por ello que nos toca defender sus principios en todos los órdenes y ámbitos sociales en los que uno, si tiene convicciones, debe hacerlo. Y aquí estoy.
En fín, creo que me he significado lo suficiente como para que el lector contextualice mis artículos, que generosamente ÉXITO EDUCATIVO me permite publicar. Ya nadie se puede llevar a engaño. Acepto la crítica constructiva y me encanta rebatir, así que siéntase libre el lector de hacer cualquier observación, que será muy bienvenida. Por otro lado, si alguien tiene curiosidad por mi vida académica y profesional, no tiene más que acceder a mi Linkedin y allí investigar si quien profesa estas palabras tiene capacidad y criterio suficiente para hacerlo.
Muchas gracias de antemano, y espero ansioso los comentarios.