El lápiz afilado

Este espacio de reflexión y denuncia semanal que me ofrece amablemente ÉXITO EDUCATIVO pretende remover conciencias, señalar impudicias, crear debate, promover nuevas ideas, ofrecer soluciones o plantear dudas. En todo caso, no engaño a nadie sobre desde que postulados parto, qué defiendo y cuál es mi postura ideológica de partida. Se ha perdido, en general el gusto por la dialéctica pausada y, en España, el sentido del debate constructivo. Este espacio queda abierto a eso. Por eso se llama “El lápiz afilado”.

Por Jaime García Crespo

El dios de las pequeñas cosas

Esta es la historia de dos hermanos gemelos que viven en un “paraíso” comunista. Pongamos, en este caso, de un estado cualquiera y en...

Ciudadano Quien

Rosebud. Dicho así suena entre indescriptible, misterioso o desconcertante. Una palabra que probablemente su significado dependa de quién y cómo la utilice. Lo importante es,...

Por quién doblan las campanas

No me gusta la “Ley Celaá”. Y no me gusta, más allá de algunas cuestiones que desgranaré a posteriori, porque en realidad ha sido...
Isabel Celaá

Hay que cambiar, para que nada cambie

Sostenía el Gatopardo que la mejor forma de asegurarse un futuro de estabilidad era apoyar cambios que en realidad hicieran que nada cambiara. Me...

El sopor en tiempos del COVID

Era inevitable, el olor nauseabundo del barro político nos recordaba el destino infructuoso de países contrariados. Ni siquiera el doctor Juvenal Urbino desde su...
covid educación

Una verdad incontestable

Ha pasado ya tiempo suficiente para hacer una valoración, sustentada en datos objetivos, sobre lo que ha sido este inicio de curso en los...

De Rerum Natura (o La Naturaleza de las cosas)

Ya allá por el S.I a.C. andaba preocupado Tito Lucrecio por dilucidar de forma clara el papel de los dioses y de los humanos...
Aritstóteles

Ética a Nicomedes

Permítame que le llame Nicomedes y no Nicómaco, por aquello de que, ni yo, desafortunadamente, soy Aristóteles, ni a usted le otorgo el honor...

Máximo riesgo: ¡Hay que tocar a rebato!

Me van a permitir que en esta ocasión deje a un lado las licencias literarias y que me centre en advertir de las gravísimas...
person in white robe standing on brown dried leaves during daytime

La muerte del comendador

Desarrollaba Murakami su novela en torno a un cuadro que representaba un episodio fantasmal que evocaba la caída a los infiernos de “Il Comendatore”,...

jaime garcía crespo

Jaime García Crespo

He de empezar señalando que gracias a mi licenciatura en Historia tuve la oportunidad de analizar y profundizar en diferentes hechos universales y de nuestro país, tanto en sus acontecimientos históricos, como en sus manifestaciones artísticas. Suelen ir de la mano. Como la política y la propaganda (acaso sean lo mismo). Pues bien, ya sea por esa circunstancia, ya sea porque familiarmente la tradición liberal estaba arraigada o ya sea porque uno, con el paso de los años, va configurando su propio perfil ideológico, el caso es que el devenir de estos años de vida me ha llevado a creer que solo desde una perspectiva liberal del mundo, de la sociedad, de la educación se produce un progreso necesario.
Y es ahí, desde esta concepción y con este objetivo, donde quiero enmarcar mis artículos en esta sección llamada “El lápiz afilado”. Y digo que es desde esa concepción porque uno, inevitablemente, no puede desglosarse de sí mismo y de sus creencias y convicciones y, por tanto, no solo no niego, sino que manifiesto con orgullo que toda perspectiva, todo trasfondo de cada uno de los artículos que el lector leerá en este espacio, estará influida por ese espíritu liberal. Y, como no podía ser de otra manera, deberá saber también el lector, que el objetivo de los mismos será denunciar o proponer cuestiones que ayuden al progreso de la educación. Ya he mencionado antes que si en algo se diferencia la concepción liberal de otras es por su afán de impulsar el progreso en cualquier ámbito, pero siempre desde el respeto a otras posturas y desde la asunción de que toda batalla ha de ser en el campo intelectual y con el único arma de la palabra.
Para aquellos desinformados o, lo que es peor, informados pero sesgados, debo recordarles que el liberalismo español nació a finales del S XVIII. y tuvo su máximo auge en nuestro país en el S.XIX, tanto con la “Pepa”, como con los gobiernos de D. Práxedes Mateo Sagasta.  A partir de ahí (afortunadamente) se integró en parte de una sociedad española y que alguna vez en el S.XX llegó a influir en la política de forma importante, con Lerroux y algún gobierno de las postrimerías del siglo, pero que soy de los que cree que el liberalismo no perdió la Guerra Civil, porque perdió la preguerra. El siglo actual, lo estamos viviendo y somos protagonistas de él. Es por ello que nos toca defender sus principios en todos los órdenes y ámbitos sociales en los que uno, si tiene convicciones, debe hacerlo. Y aquí estoy.
En fín, creo que me he significado lo suficiente como para que el lector contextualice mis artículos, que generosamente ÉXITO EDUCATIVO me permite publicar. Ya nadie se puede llevar a engaño. Acepto la crítica constructiva y me encanta rebatir, así que siéntase libre el lector de hacer cualquier observación, que será muy bienvenida. Por otro lado, si alguien tiene curiosidad por mi vida académica y profesional, no tiene más que acceder a mi Linkedin y allí investigar si quien profesa estas palabras tiene capacidad y criterio suficiente para hacerlo.
Muchas gracias de antemano, y espero ansioso los comentarios.