El Observatorio de Realidad Educativa tacha de “premios monetarios próximos al soborno” el plan de refuerzo para revertir el “fracaso” en PISA

Buenas y malas decisiones organizativas en la escuela que repercuten en las calificaciones de los alumnos

Podrían haberlo dicho más alto, pero no más claro. En un comunicado conjunto, el Observatorio de la Realidad Educativa (OCRE) y la Fundación Episteme consideran un “despropósito” que para revertir el fiasco que supone para la LOMLOE el último informe PISA, el Gobierno español haya anunciado reforzar la formación en matemáticas y comprensión lectora de los alumnos incentivando económicamente para ello a los profesores.

A juicio de ambas entidades, “someterlo a la compra de voluntades a través de premios monetarios próximos al soborno” es un “despropósito que hubiera de evitarse.

Tanto Pedro Sánchez como Pilar Alegría, la ministra del ramo, han ofrecido un “complemento económico” a los docentes con la finalidad de incentivar las Matemáticas incidiendo en el enfoque competencial de la LOMLOE, así como el fomento del sentido “socioafectivo” de esta disciplina.

De igual modo, proponen reducir la ratio de alumnos en las clases de Matemáticas desdoblando, tal y como ha propuesto el gobierno francés de Macron, a los estudiantes. Sin embargo, advierten ambas entidades, “a diferencia de la medida francesa, no se aplicaría por nivel académico”.

El anuncio del Gobierno socialista contempla, igualmente, incentivar un plan de mejora en la formación del profesorado de Matemáticas (no especialista) en primaria, pero insistiendo en la formación pedagógica y didáctica en los especialistas de Secundaria.

En su conjunto, señalan en su comunicado conjunto, sobre las propuestas para mejorar la comprensión lectora de los alumnos, desde primero de Primaria hasta cuarto de la ESO, “sólo se especifica un paquete de ayudas a los centros, pero sin concretar medidas concretas”.

Al respecto, reza el comunicado, ambas entidades apuntan que “la libertad de cátedra (recogida en el artículo 20.1 de la Constitución), está siendo redirigida por una ley, la LOMLOE, que, lejos de revertir los efectos del modelo competencial que impone y que han resultado un fracaso académico, ahora pretende consolidarse más a través de incentivos económicos a los docentes”.

A su juicio, el diseño de las metodologías “debe estar guiado por los resultados, la profesionalidad de los docentes y las evidencias empíricas”, por lo que, juzgan como “un despropósito someterlo a la compra de voluntades a través de ‘premios monetarios’ próximos al soborno”.

Si bien reconocen que la reducción de la ratio de alumnos en las clases de Matemáticas a través de los desdoblamientos “puede ser una medida adecuada”, parece, no obstante, “una copia improvisada” de las medidas adoptadas por el gobierno francés.

Entienden OCRE y la Fundación Episteme, que “falta un análisis crítico del currículum actual de esta disciplina y la propuesta de medidas para la detección precoz de los problemas que afectan a su aprendizaje”.

Medidas correctoras

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, reconocía implíocitamente durante su intervención en un reciente encuentro político que la última reforma educativa, la controvertida LOMLOE o conocida popularmente como Ley Celaá, no está dando los resultados esperados, como puso de relieve el último informe PISA, que presentaba deficiencias en los alumnos españoles en materias tan relevantes como matemáticas y comprensión lectora.

Durante su intervención en la Convención Política del PSOE celebrada en A Coruña, y arropado por los suyos, anunció que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se incluirá un plan de refuerzo en matemáticas y comprensión lectora.

La semana posterior a dicho anuncio mantuvo un encuentro con el Consejo Escolar del Estado para, dijo, “impulsar este importante refuerzo para nuestros chavales”. Dicho plan estará dirigido a cerca de cinco millones de estudiantes desde 3º de Primaria y todos los cursos de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO).

El Programa para la Evaluación Internacional de los Estudiantes PISA 2022, elaborado por la OCDE con datos de 37 países de la Organización y 44 países asociados, evalúa en la última edición la competencia matemática del alumnado de 15 y 16 años como materia principal y la competencia lectora y de ciencias como áreas secundarias.

En las tres, el rendimiento de los estudiantes españoles se encuentra en niveles similares a las medias internacionales, pero, en cualquier caso, muy por debajo de lo esperado. Se llegó a decir que la pandemia y el cierre de los centros educativos podría explicar este bajón, pero son más las fuentes y expertos que descartan que esa sea una causa real y concluyente.

En matemáticas, el rendimiento medio del alumnado español se sitúa en los 473 puntos, una cifra similar a la media OCDE (472) y al total de la Unión Europea (474), en niveles de países como Hungría, Francia, Alemania, Portugal o Italia.

Respecto a 2012 (último informe PISA en el que la competencia matemática era la materia principal) se registra una bajada casi generalizada, aunque menor en España (-11 puntos) que en la media OCDE (-22 puntos).

En cuanto a la competencia lectora, el rendimiento medio de España (474) se encuentra también en línea con la media OCDE (476) y el total UE (475). En este caso, los resultados caen 14 puntos respecto a 2012 en España, cuando en el conjunto de la OCDE caen 21 puntos.

En el caso de la competencia en ciencias, el alumnado español obtiene 485 puntos (la media OCDE se sitúa en 485 y el total UE en 484), dos puntos más que en 2018. Respecto a 2012, el rendimiento cae 11 puntos en la media de España y 16 puntos en la media OCDE.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí