El Papa pide a los jóvenes que no aspiren a una educación elitista

El Papa pide a los jóvenes que alcen su voz para pedir la mejor educación, pero no elitista

El Papa Francisco ha enviado un mensaje a los jóvenes que participaban en la Conferencia Europea de la Juventud que se acaba de clausurar en Praga, en el que ha incluido varias referencias al Pacto Educativo Global y a asuntos relacionados con la educación.

En su carta Francisco invita a los jóvenes a transformar el “viejo continente” en un “nuevo continente”, y a presentar una nueva cara de Europa, con una mirada amplia.

Pacto educativo global

Francisco presenta en su mensaje el Pacto Educativo Global, lanzado en septiembre de 2019. Lo define como una “alianza entre educadores de todo el mundo para educar a las jóvenes generaciones en la fraternidad”, y explica que entre sus compromisos está “escuchar a los niños, adolescentes y jóvenes”. Por eso pide a la juventud que hagan oír su voz, incluso gritando con fuerza si no les hacen caso porque “tenéis todo el derecho a opinar sobre lo que concierne a vuestro futuro. Os animo a ser emprendedores, creativos y críticos”.

Según el Pontífice, “en este Pacto no hay “emisores” y “destinatarios”, sino que todos estamos llamados a educarnos en comunión, como sugería el pedagogo brasileño Paulo Freire”.

Dónde estudiar

De entre las varias propuestas del Pacto Educativo Global, Francisco destaca en su escrito dos que también iban a estar presentes en la temática de la Conferencia de la Juventud.

En la que sin duda ha generado más comentarios, Francisco se dirige a los jóvenes para pedirles “que vuestra mayor aspiración, queridos jóvenes, no sea entrar en entornos educativos de élite, donde sólo pueden acceder los que tienen mucho dinero. Estas instituciones suelen tener interés en mantener el status quo, en formar a las personas para que el sistema funcione tal y como está”.

Por el contrario les pide que valoren las instituciones “que combinan la calidad educativa con el servicio a los demás, sabiendo que la finalidad de la educación es el crecimiento de la persona orientado al bien común. Son estas experiencias de solidaridad las que cambiarán el mundo, no las experiencias “exclusivas” (y excluyentes) de las escuelas de élite. Excelencia sí, pero para todos, no sólo para algunos”.

El ejemplo del proyecto Erasmus

Francisco destaca también «el valor de la inclusión”, e invita a ver a las otras personas como una riqueza. Y señala que “la experiencia de millones de estudiantes europeos que han participado en el Proyecto Erasmus atestigua que los encuentros entre personas de diferentes pueblos ayudan a abrir los ojos, la mente y el corazón”.

De esta manera el Papa pide a los jóvenes que tengan esa mirada más amplia, en la que no se discrimine a nadie por ningún motivo, y haya solidaridad no solo con quienes se parecen a uno mismo o tienen éxito, “sino con aquellos que sufren, sin importar su nacionalidad o condición social”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí