Elena Martínez del Hoyo: “El liderazgo circular para un director es sacar lo mejor de todos los que le rodean”

Elena Martínez del Hoyo se presenta como coach del equilibrio. Luego nos explicará en qué consiste esta dinámica. Quizás para entender mejor cuál es su rol profesional, de ella misma dice que es “motor de personas” y algo que nos cuesta más asimilar: formadora de Wubaomen Chikung (energía). Pero todo tiene una explicación, todo está en el cerebro, y todo es aplicable al mundo de la educación.   

No en vano, de ello habló largo y tendido durante su intervención en una Jornada convocada por el Club de Excelencia e Innovación de ACADE en colaboración de la Fundación Másfamilia, que tuvo lugar en la sede de la UNIE. En este foro defendió por activa y por pasiva la oportunidad que representa transformar un sector que, a su juicio y por su propia naturaleza, es dinámico y debe someterse a las reglas de lo propio, el cambio y la innovación, la mejora y el desarrollo de nuevos modos de enseñar. Para empezar, en esta entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO, aclaremos este concepto, y lo que ella piensa al respecto.

¿Qué debemos entender por transformación en el sector educativo? ¿Qué hay que transformar?

Realmente, el proceso de transformación se verbaliza mucho, pero ¿qué es la transformación? Antiguamente, cuando se originó todo el proceso educativo, tú ibas al aula a aprender de tu profesor, pero realmente esa es la principal transformación. El alumno que está en el aula tiene un talento que tú como docente tienes que ser capaz de ver y de despertar. Y si mantenemos la tradición antigua de yo simplemente enseñarte a ti lo que sé, no me haces a mí ver lo que tengo dentro. Aprender a formular preguntas que a nuestros chicos y chicas desde bien pequeñitos les enseñe a pensar y a creer y conectar con lo que traen dentro para mí es fundamental.

¿Cuál es el papel que pueden o deben desempeñar los directivos y profesores en la transformación de un modelo educativo?

Para mí el concepto pasa por el liderazgo circular. Hablamos mucho de los líderes. Un director tiene que liderar, pero un profesor también tiene que liderar en el aula. Y ¿cuál es la misión del concepto de liderazgo circular? Sacar lo mejor de todos los que estén allí conmigo. Como director tengo que aprender a sacar lo mejor de las personas que conforman mi equipo, porque cada uno de ellos tiene talento. Es una condición con la que hemos nacido. Aprender a verlo en ti te ayuda a ti a creer más y todavía saldrás con más fuerza. Lo mismo pasa con el profesor en el aula.

¿Qué rol desempeñan las familias dentro de ese proceso del que estamos hablando, la transformación de educativa?

La educación tiene dos pilares la familia y el colegio. Si van por separado es como en una familia el padre y la madre. ¿Qué pasa cuando el matrimonio va uno por un lado y otro por el otro? No va. Si yo como centro educativo no soy capaz de integrar a la familia y que la familia entre a formar parte porque me traen a sus hijos para que yo los enseñe; si no soy capaz de conectar realmente con ellas, pues habrá conflicto. Y ¿qué ocurre cuando un padre y una madre están en conflicto en un hogar? ¿Se puede ir adelante?

Si un modelo educativo funciona ¿qué necesidad hay de cambiar lo que ya funciona?

Cuando el sistema educativo se hizo estábamos en la segunda Revolución Industrial, donde se pensaba que el hemisferio izquierdo del cerebro era el más importante. Sin embargo, cuando a mí me llaman para hacer un proceso de selección, lo que yo voy a medir de la persona que tengo delante no son sus conocimientos y si es obediente o estructurado, no voy a medir nada de eso. Eso ya lo mide el proceso de selección con recursos humanos. Yo voy a medir tu capacidad de ser proactivo.

La dificultad tiene que ser para ti un reto y esa actitud, si tú la tienes bien gestionada, yo te voy a contratar. Eso es lo que tenemos que enseñar y que antes no se enseñaba. Y ¿por qué? Pues muy sencillo, porque ahora se sabe realmente que el hemisferio derecho es lo que le da poder al ser humano. Es lo más importante para conectar con tu luz, con tu esencia y de ahí despertar tu talento.

Eso es lo que habilita que el cuadrante cortical derecho haga su función. Y ¿cuál es su función? Generar ideas que me permitan salir adelante en cualquier momento de mi vida, aunque esté en una situación complicadísima. Pero para eso me tengo que sentir bien. Toda esa parte izquierda ya la lleva la inteligencia artificial, que no es un futuro, es una realidad. Yo te tengo que enseñar a ti a apoyarte y aprender a gestionarla. Pero tengo que despertar en ti ese talento que te va a permitir conectar con lo que haces y crecer. Y cuando pases a un proceso de selección, seas capaz de ser seleccionado,

La irrupción de las nuevas tecnologías en todas sus formas, incluida la inteligencia artificial, ¿están precipitando esos cambios de modelo educativo? 

Bueno, creo que realmente el impulso lo dio el COVID. El impulso para todo esto de la inteligencia artificial y toda la tecnología nos la dio el COVID porque no nos dio opción. Ya hacía tiempo que se sabía, pero había una lucha, porque ni tú ni yo hemos sido educados digitalmente. Entonces, nos vamos adaptando, vamos aprendiendo, pero hay una resistencia, todo lo nuevo que no hemos enseñado de manera natural, pues a mí me confronta.

Esa dificultad no la trae la nueva generación, está digitalizada, pero de repente, aquello que parecía imposible, llega el COVID y todo el mundo aprendió, andando. No teníamos más opción, porque cuando el cerebro no tiene más opción, encuentra cómo hacerlo. Entonces, creo que gracias a la COVID hemos dado un avance importante y la tecnología viene para quedarse.

Es un híbrido que tenemos que integrar y ayudar a todas aquellas personas que como tú y como yo, no han venido de la era digital, porque cuando me pones programas nuevos, automáticamente mi cerebro se va a poner tenso, despierta los miedos y los miedos es un campo emocional que hace una pantalla y me impide pensar correctamente. Hay que habilitar los procesos para ayudar a esas personas a integrar toda esa parte digital que sí o sí ya no es una opción. Si tú quieres ser referente, si quieres que tus estudiantes salgan realmente preparados, eso tiene que estar integrado ya.

Me imagino, Elena, que la inteligencia artificial no es para usted algo que temer en el marco del desarrollo educativo. Aunque reconocerá que hay miedo por parte de profesores de que los alumnos pueden estar utilizando la inteligencia artificial, incluso hasta para hacer una tesis doctoral…

Bueno, lo que tenemos que aprender, y eso yo creo que nos queda un camino por recorrer, es cómo poner los procedimientos para que el estudiante no utilice esa herramienta para no desarrollar su propio cerebro. Eso sería una tragedia. Tú tienes que tener un sistema que, cuando tú me presentes una tesis, cuando tú me presentes un trabajo, yo vea si lo has hecho tú o te lo ha hecho la inteligencia artificial. Hay que saber verlo, porque realmente el estudiante va a utilizar su vía fácil. Lo hemos hecho todos. Ahora tienen más recursos y son mucho más rápidos todavía.

No obstante, esa tecnología siempre tiene un doble rasero, pues bien utilizada es un recurso que nos permitirá hacer grandes cosas; es el presente y es el futuro. Pero tenemos también que ir protegiendo y blindando… Es como si a mi hijo le doy un móvil o no. No puedo dejar a mi hijo fuera de la era de la tecnología, pero tiene que tener unas medidas de seguridad, unas aplicaciones que a mí como madre me permita controlar y desde ahí guiarle. Pues lo mismo con lo que me estás preguntando.

En ese proceso de cambio de la educación ¿qué hacemos con los profesores más analógicos, aquellos a los que las competencias digitales ya empiezan a superarles?

Hay que empatizar y entender qué ocurre ahí. Esa resistencia no es más que un miedo, un miedo mal gestionado. Realmente, cuando tú te pones delante de un programa que de repente se maneja de forma totalmente distinta a lo que tú vienes utilizando, automáticamente se van a despertar tus miedos y todo, todo tu cuerpo se va a poner tenso.

Cuanta más tensión en tu cuerpo, el riego sanguíneo se ralentiza, con lo cual la parte alta, que es la zona del cortical, la zona alta de tu cerebro, la sangre no llega bien. No puedo pensar bien. Eso es lo que está ocurriendo ahí. Entonces lo que tenemos que habilitar son personas con habilidades para enseñar a todas esas personas que analógicamente sufren. Porque no tienen herramientas adquiridas en una edad temprana.

¿Puede obligar el Colegio a un profesor que se resiste a las nuevas tecnologías?

Pasa que muchas veces nos vemos en situaciones en las que me obligas a hacer algo y me pongo tensa, me vuelvo reactiva, empiezo a contaminar. Eso ocurre muchísimo y en los centros educativos lo veo continuamente. Eso hay que pararlo. Pero ¿cómo lo paro? Si yo realmente quiero ayudarte, porque tengo que ayudar a mi claustro a que integren esto, házmelo fácil, porque si ya está viendo que no soy capaz de gestionar mi miedo por mí, eso significa que necesito alguien que me ayude. Es tan sencillo como eso.

¿Qué es entrenar el equilibrio, su especialidad?

Nosotros tenemos el cerebro, que es algo todavía por descubrir, si bien ya conocemos bastante. Antes te contaba cómo la era de la educación en la segunda revolución industrial pensaba que el hemisferio izquierdo era el más importante. Ahora vemos que es el derecho y la inteligencia artificial suple el izquierdo. Entonces, aunque tú seas una persona, una eminencia, una persona brillante, con muchas carreras y muchísimo conocimiento, es muy difícil que superes a una máquina.

El resto de las personas que no somos genios somos personas normales. Lo que me queda por hacer es aprender a utilizar la máquina. Para mí, el equilibrio cerebral en la persona es cuando me ayudas a entender qué área de mis cuadrantes cerebrales he arrollado y cuáles se me han quedado atrás, porque eso es lo que me hace ser reactiva.

(Lo explica con un mapa de cuadrantes sobre la base del cerebro): Estos son los hemisferios cerebrales. Un genio tiene una doble dotación, dos cuadrantes. Muy desarrollado por encima de 100. Las personas normales, como tú o como yo, tenemos un color muy desarrollado y otro muy poquito desarrollado. ¿Y los otros dos? Depende. Y eso ¿de qué depende? De la historia de vida que trae cada uno. Entonces, lo primero que hacemos es ayudar a la persona a hacer una medición para ver de 0 a 100 qué he desarrollado. Y luego enseñamos a esa persona a entrenar y desarrollar el resto de las competencias.

Aprovecho el juego de palabras del equilibrio ¿Cómo equilibramos lo que conocemos como la vieja escuela con esa nueva escuela disruptiva que lo quiere cambiar todo, o casi todo?

Enseñando a las personas a gestionar sus miedos. ¿Qué te desequilibra cuando de repente la vida te coloca en una situación que no sabes gestionar? ¿Y qué te está provocando eso? La no gestión de ese miedo. Los miedos bien gestionados generan una energía física que bien canalizada son una inyección, un motor. Pero si no me has enseñado a gestionar mis miedos, estos se me colocan aquí, se me pone tensa todo el trapecio, me contractura, me enfermo. El 90% de las enfermedades son somatizaciones de esos miedos. ¿Qué es el equilibrio para mí? Cuando yo enseño, cuando yo aprendo a gestionar los miedos de forma natural.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí