‘¡En casa me lo sabía!’, el último manual (gamberro) de Nando López

Portada de '¡En casa me los sabía!, manual (gamberro) para sobrevivir a los exámenes'.

Hay libros que han recogido entre sus páginas experiencias muy diversas con profesiones que tienen que ver con la enfermería o, incluso, la actividad del taxista. Nando López regresa al panorama literario con un nuevo manual (gamberro), centrado en uno de los temas que más destacan dentro del ámbito y la metodología educativa: los exámenes. A raíz de estos, se producen infinidad de realidades que se rememorarán de por vida. López ha recopilado la gran mayoría de estos momentos coincidentes, cotidianos, absurdos y grotescos, que dan lugar a situaciones comprometidas, dramáticas y, en la mayoría de los casos, a instantes que se deberían recordar de manera más simpática: ‘¡En casa me lo sabía!’.

Este novelista, dramaturgo y doctor cum laude en Filología Hispánica ha dividido su último libro ‘¡En casa me lo sabía! Manual (gamberro) para sobrevivir a los exámenes’ en siete capítulos que contienen distintos apartados relacionados con todas aquellas situaciones y pensamientos que se producen alrededor de los exámenes (da igual a la materia a la que pertenezcan).

El lector encontrará, además, muchos de estos ejemplos amenizados por ingeniosas viñetas que hacen del manual un libro muy divertido para regalar esta Navidad, justo después de los exámenes del primer trimestre —con la intención de mejorar resultados y expectativas en el segundo—; las ilustraciones a las que hacemos referencia son tan ingeniosas que el lector, da igual la edad que tenga y también su condición de estudiante, padre o docente, entenderá que estas situaciones siempre han sido así: «¿Podemos hacer las preguntas desordenadas?», «¿Entonces no se puede usar lápiz?»; «Si no nos sabemos una, ¿nos la podemos saltar?», «Es que no vine ese día»; «¿Pero se puede contestar desordenado?»; «¿Qué habéis dicho que era?»; «Profe, si me he comido una pregunta, ¿la puedo hacer al final?»; «¿Y la recuperación cuándo es?»; «Se me ha olvidado poner el nombre».

‘¡En casa me lo sabía!’ puede resultar desternillante para cualquier tipo de lector; si eres estudiante conocerás otros aspectos que giran alrededor de los exámenes y comprenderás por qué tus padres y tus profesores insisten tanto en que estudies, para, sobre todo, evitar una experiencia traumática que sea recordada de por vida. Si, por el contrario, eres docente vivirás, incluso, la lectura con un mayor entusiasmo, porque, aunque parezca mentira, Nando López sabe bien de lo que escribe y atina en cada una de las situaciones con bastante agilidad y grandes dotes de simpatía y gracia; y si eres padre o madre… muchas de los instantes que recoge este manual (gamberro) te resultarán familiares, aunque a tus hijos no les confieses aquellos momentos en los que te montabas auténticas obras cinematográficas para justificar un suspenso ante sus abuelos.

Entre sonrisas, rememoraciones y carcajadas, Nando López deja entrever sus dudas sobre la utilidad de los exámenes. En el libro se pueden encontrar, además, notas importantes para no olvidar y en caso de que te puedan preguntar sobre el argumento del libro; incluso, López ha tenido el detalle de agregar algunas perlas para los exámenes, hits que resultan indiscutibles y hasta un diccionario adolescente-adulto para actualizar conocimientos y entender muchos de los términos empleados hoy, pudiendo así llegar expresarse uno sin llegar a sobrepasar el hype.

Pero esto no es todo —insistimos, este manual (gamberro) es bastante completo—, porque amplía todas las experiencias que giran alrededor de los exámenes con apartados dedicados a tipos de alumnos y profesores, niveles de exigencia, consejos para no liarla parda en un examen y hasta un espacio destinado de manera exclusiva a las oposiciones (lo más top en cuanto a exámenes se refiere).

Si quieres divertirte, carcajear mucho o motivar a alguien que se encuentra preparando exámenes, ‘¡En casa me lo sabía!’ es un libro tan original para regalar como para compartir experiencias con amigos, familiares y compañeros. Nando López lo ha hilado todo para que la lectura sea amena y recurrir al manual en cualquier momento siempre que se quieran echar unas risas. Como dice el mismo autor en relación al arco cronológico tan dilatado que conllevan los exámenes: este libro está «tan lleno de acción, emociones, sorpresas y erráticos giros de guion que ni la última temporada de Juego de Tronos«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here