¿Es posible enseñar a ser felices desde la escuela?

enseñar felicidad

La humanidad ha experimentado cambios significativos en la última década, y la educación no es una excepción. Uno de los enfoques emergentes es el de enseñar felicidad en las escuelas. A medida que la sociedad se vuelve más consciente de la importancia del bienestar mental y emocional, la educación ha comenzado a reflejar esta necesidad.

La pandemia ha dejado claro que es fundamental enseñar a los niños a ser resilientes y equilibrados. Por esta razón, muchas son las escuelas que están implementado un plan de estudios para enseñar felicidad a sus estudiantes. En la India, ya en 2018 lanzó lo que se denominó el “plan de estudios de la felicidad” centrado en la salud mental, el bienestar y la creación de conexiones positivas entre los estudiantes de primaria. El currículo incluye sesiones de mindfulness que incorporan cuentos y otras actividades.

La idea consistía en mantener a los estudiantes activos con una variedad de actividades que incluyen deportes, naturaleza, arte, música y danza, además de los estudios académicos.

Los estudiantes de Delhi, desde jardín de infancia hasta octavo grado en 1.030 escuelas gubernamentales, siguen desarrollando este plan de estudios de la felicidad con una clase diaria de 35 minutos diseñada para fortalecer la base de la felicidad y promover el bienestar. “La atención plena es la piedra angular del plan de estudios de la felicidad y su mayor belleza es que cada día 1.6 millones de niños en Delhi comienzan sus estudios en la escuela con atención plena. Ha sido un punto de inflexión en la vida de los estudiantes que estudian en las escuelas de Delhi y ha aliviado a los niños del estrés y aumentado su enfoque en los estudios”, dijo el subdirector jefe Manish Sisodia durante el programa Mindful Education Awards 2021. El premio es una iniciativa para reconocer y apoyar los esfuerzos de las escuelas en la creación de un ambiente mental y físicamente saludable para el desarrollo de los niños a través de la enseñanza de la atención plena.

El Proyecto Happy Schools para enseñar felicidad de la UNESCO

En la misma línea, el proyecto Happy Schools: Capacity Building for Learner Well-being in the Asia-Pacific (“Escuelas Felices: Desarrollo de Capacidades para el Bienestar del Estudiante en Asia-Pacífico), llevado a cabo entre 2018 y 2020 promueve la felicidad en las escuelas a través del bienestar de los estudiantes, el aprendizaje socioemocional y el desarrollo holístico alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Uno de los principales hallazgos del proyecto fue la importancia de las actitudes positivas de los docentes. Los profesores que participaron en el proyecto se mostraron más comprometidos con el bienestar de sus estudiantes y con la promoción de un ambiente escolar positivo. Además, recibieron formación en habilidades socioemocionales también reportaron una mayor satisfacción laboral y una mayor capacidad para manejar situaciones difíciles en el aula.

¿Cómo enseñar felicidad en las escuelas?

Es fácil pensar que la felicidad es un estado de ánimo que viene y va, y no algo que se puede enseñar. Sin embargo, la felicidad es una habilidad que se puede desarrollar con práctica y orientación. Como cualquier otra habilidad, la felicidad requiere esfuerzo y dedicación para ser dominada. Enseñar a los niños a ser felices no solo mejora su bienestar personal, sino que también contribuye a una sociedad más equilibrada y productiva.

Enseñar felicidad no es una tarea fácil, pero es posible con el enfoque correcto. Aquí hay algunas estrategias que pueden ser útiles incluidas, también, en la guía elaborada por la UNESCO:

  • Integrar la felicidad en el currículo: la felicidad no debería ser una asignatura separada, sino un elemento integrado en todas las áreas del currículo. Esto significa enseñar a los niños a ser resilientes, a manejar sus emociones, a establecer relaciones saludables y a buscar el bienestar en todas las áreas de su vida.
  • Fomentar un ambiente positivo: El ambiente de una escuela tiene un impacto significativo en el bienestar de los estudiantes. Las escuelas deben esforzarse por crear un ambiente positivo y acogedor, donde los estudiantes se sientan seguros y apoyados.
  • Enseñar habilidades de vida: La felicidad no es solo un estado de ánimo, sino un conjunto de habilidades que se pueden aprender y practicar. Esto incluye habilidades como la gestión del estrés, la resolución de conflictos, la empatía y la gratitud.
  • La atención plena como herramienta para la felicidad: La atención plena es una herramienta poderosa para aumentar la felicidad y el bienestar. Las escuelas pueden incorporar sesiones de atención plena en su currículo para ayudar a los estudiantes a enfocarse en el presente y a manejar sus emociones de manera más efectiva.

¿Cuáles son las recomendaciones para los responsables de políticas y las escuelas en base a los hallazgos del proyecto?

El proyecto Happy Schools de la UNESCO recomienda una serie de medidas para los responsables de políticas y las escuelas:

1. Promover la formación y el desarrollo de habilidades socioemocionales en los docentes: Los docentes son un factor clave en la promoción del bienestar de los estudiantes. Por lo tanto, es importante que los responsables de políticas y las escuelas promuevan la formación y el desarrollo de habilidades socioemocionales en los docentes.

2. Fortalecer el liderazgo escolar: Los líderes escolares desempeñan un papel importante en la promoción del bienestar de los estudiantes. Por lo tanto, es importante que los responsables de políticas y las escuelas fortalezcan el liderazgo escolar y promuevan la formación y el desarrollo de habilidades socioemocionales en los líderes escolares.

3. Implementar un enfoque integral de toda la escuela: Los cambios positivos en la cultura escolar, el currículo y la infraestructura de la escuela pueden tener un impacto significativo en el bienestar de los estudiantes. Por lo tanto, es importante que las escuelas implementen un enfoque integral de toda la escuela para promover el bienestar de los estudiantes.

4. Fomentar la colaboración entre las escuelas y las comunidades: Las escuelas no pueden promover el bienestar de los estudiantes por sí solas. Es importante que las escuelas fomenten la colaboración con las comunidades para promover el bienestar de los estudiantes.

5. Continuar investigando y evaluando programas y prácticas relacionadas con el bienestar de los estudiantes: El proyecto Happy Schools ha demostrado la importancia del bienestar de los estudiantes en la educación. Sin embargo, aún hay mucho por aprender sobre cómo promover el bienestar de los estudiantes. Por lo tanto, es importante que se continúe investigando y evaluando programas y prácticas relacionadas con el bienestar de los estudiantes.

La enseñanza de la felicidad en los centros educativos es un enfoque innovador que tiene el potencial de transformar la educación y la sociedad en general. Al integrar la felicidad en el currículo y fomentar un ambiente positivo, podemos ayudar a nuestros niños a desarrollar las habilidades que necesitan para ser felices y productivos. En un mundo donde la felicidad a menudo se pasa por alto, es hora de dar un paso adelante y hacer de la felicidad una prioridad en nuestras escuelas. Esto también pasa ineludiblemente por el bienestar del profesorado, lo que implica mejorar su situación como ha quedado demostrado en el I Estudio Nacional del Estado de Ánimo de los Docentes con datos que, desde luego, no invitan a ser optimistas en España.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí