Escuelas Católicas de Madrid advierten contra la “ideologización educativa”

Fachada del Colegio católico concertado Fray Luis de León, en Madrid

Los centros educativos católicos tienen puesto el foco sobre la Ley Celaá, como es llamada la reforma educativa en la que trabaja el Ministerio de Educación que dirige Isabel Celáa, de la que esperan modificaciones contrarias a lo que se ha sabido hasta ahora. “Ojalá la nueva ley educativa sirva para no agrandar las brechas sociales y familiares, y no para todo lo contrario”, afirmó Rosario Cardo, presidenta de Escuelas Católicas de Madrid (ECM).

A su juicio, “sería vergonzoso que, con una comunidad educativa esforzándose por seguir adelante unidos en lo importante, un gobierno apostara por la desunión, y por la marginación e ideologización educativa”.

Así despachó en el transcurso de la I Asamblea de Titulares y Directores ECM ante un auditorio no menor: 400 titulares y directores de los 340 colegios de la Comunidad de Madrid que conforman la red ECM, quienes coincidieron en pedir que los nuevos formatos educativos “no agranden las brechas sociales y familiares existentes”.

Escuelas Católicas de Madrid (ECM) celebró telemáticamente su I Asamblea de titulares y directores apostando por una “vuelta al cole” ilusionante, responsable y segura: “Nuestras escuelas son lugares seguros; lugares de garantía”, aseveró Cardo.

En este contexto, Rosario Cardo agradeció al PAS, claustros y equipos directivos su “enorme esfuerzo” para afrontar este reto y para prever todas las situaciones y escenarios que puedan producirse. En ese sentido, destacó las novedades educativas que ya están permitiendo adaptarse a esta situación, tales como el aligeramiento del currículum, la integración de contenidos, las tecnologías y el trabajo en casa. Novedades que, con nueva ley o sin ella, “han venido para quedarse”, avisó.

En tal sentido advirtió acerca de aquellas decisiones que luego son “difícilmente reversibles”, como el planteamiento de la “jornada continua o comprimida”.

Esta Asamblea en formato digital, que se extendió por espacio de dos horas, abordó los temas propios del inicio de curso, que han venido marcados por el protocolo COVID en los centros educativos. Pero, además, tanto el secretario regional de ECM, José Antonio Poveda, como los responsables de las diferentes áreas, informaron sobre la programación de las actividades de ECM previstas para este curso, tales como la formación del profesorado, la organización de los exámenes de Cambridge, las extraescolares o la convocatoria de los XXXII Juegos Deportivos.

Por último, se informó de diferentes cuestiones de actualidad entre las que destacan las contrataciones “COVID”; el incremento de la partida de Otros Gastos; o las convocatorias de huelga en la enseñanza madrileña.

Escuelas Católicas de Madrid es la marca de FERE-CECA MADRID, que representa a los titulares de aproximadamente 340 centros integrados, en su inmensa mayoría concertados, de la Comunidad de Madrid, con un total de 9.083 aulas, donde se escolariza a un total de 223.082 alumnos, y en los que prestan sus servicios 18.657 profesionales, de los que un total de 15.017 son profesores.

Ello representa al 69% de la oferta de centros concertados de la Comunidad de Madrid, que en la actualidad supone, a su vez, el 40% de las enseñanzas no universitarias desarrolladas en la Comunidad, siendo así la organización más representativa de este sector.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here