¿España garantiza el comedor escolar a los niños más necesitados?

person eating hamburger with fries on plate

La ONG Educo ha puesto en marcha una campaña para recordar que para muchas familias la vuelta al cole es una «dura carrera de obstáculos», entre los que destaca el pago del comedor escolar, un espacio que garantiza una comida adecuada y nutritiva al día.

Según la última Encuesta de Condiciones de Vida, 1 de cada 3 menores de 18 años (31,1%) viven en riesgo de pobreza o exclusión social. Unos 2.562.431 niños y niñas viven en hogares por debajo del umbral de pobreza, y/o en situación de carencia material severa y/o en hogares sin empleo o con baja intensidad laboral.

Educo señala en un comunicado que invertir en educación es clave para frenar el círculo de pobreza. “La inversión en educación debe incluir los elementos necesarios que garanticen la equidad que permita la compensación de las desigualdades de origen”, indica la directora general de la ONG, Pilar Orenes.

Agrega que “no puede haber niños que no tengan acceso al comedor escolar porque no cumplen con todos los requisitos administrativos o porque la administración no ha resuelto aún las peticiones que se hicieron entre abril y mayo”.

Las cifras son demoledoras. En España, medio millón de niños no comen carne, pollo y pescado cada dos días. El 27% de los menores de 16 años están en situación de riesgo de pobreza o de exclusión social. La población infantil en situación de pobreza extrema supera el 13%. En contraste, solo se dan becas y ayudas para comedor de educación obligatoria al 11% de los alumnos y las alumnas.

El servicio de comedor supone más de una tercera parte del gasto medio en educación (que además del comedor incluye transporte, libros, material escolar, actividades complementarias y extraescolares, cuotas de las AMPAS, entre otros) que las familias dedican a sus hijos e hijas que cursan infantil y primaria.

“Para Educo el comedor es un espacio clave ya que además de proporcionar una comida nutritiva que contribuye a un mejor rendimiento escolar, es un espacio de protección, de educación y de formación en valores, de socialización y de ocio, una pieza clave del derecho a la educación”, indica Orenes.

Además de los gastos de la vuelta al cole, las familias se enfrentan a los habituales del día a día. Y las dificultades crecen año tras año, a la hora de hacer frente a pagos en la vivienda principal, como la hipoteca, el alquiler, la comunidad o los suministros básicos, como la electricidad, gas o compras esenciales.

Así, ha subido en cinco puntos el porcentaje de hogares donde viven niños y adolescentes que han tenido dificultades para hacer frente a estos pagos, situándose en un 15%. La situación se recrudece en los hogares monoparentales con uno o más hijos menores de 18 años, donde este índice pasó del 18,3% en 2019 al 20,7% en 2020.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí