España necesita formar más profesionales STEM, y lo tiene que hacer ya

Formación STEM y TIC

El aviso no puede ser más claro. Si no se forman más profesionales en estudios STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) que los que se jubilan, y si no se consigue romper el duopolio Madrid-Barcelona que concentra a la gran mayoría de las empresas que dan empleo a esos profesionales, España tendrá muchas dificultades para afrontar el reto de la transformación digital.

El informe “Estudios y ocupaciones STEM: retos para la próxima década”, elaborado por la Fundación Europea Sociedad y Educación, da la voz de alarma ante estos dos problemas.

COVID y digitalización

Según los autores del estudio, la pandemia ha provocado un auge de la demanda de servicios y soluciones digitales, acelerando la transformación digital de las empresas. Un fenómeno que creen que quedará como el cambio estructural de nuestra economía que caracterice esta crisis. El proceso va a ser reforzado y amplificado porque los Fondos de la UE y el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, del gobierno, sitúan la transformación digital como uno de los pilares de la modernización de nuestra economía.

Para que esos programas de inversión tengan éxito, habría que dar solución a dos problemas recurrentes de nuestro país: la escasez de personal cualificado, en especial con cualificaciones TIC, y la necesidad de impulsar la demanda de estudios STEM como conductores de un crecimiento económico basado en la tecnología y el conocimiento.

Envejecimiento demográfico

El crecimiento del empleo en ocupaciones STEM se va a ver fuertemente limitado por el envejecimiento demográfico. En los últimos 15 años la población con estudios STEM se ha incrementado en cerca de un millón de personas, un 33%. Los autores señalan que parte de este aumento se debió a la reducción del abandono escolar, pero no a que haya una mayor proporción de personas en cada nivel educativo con este tipo de estudios. Los porcentajes de los que tienen titulaciones superiores o no superiores de STEM, apenas ha variado desde el año 2006.

Los autores advierten que si no crece la proporción de personas con estudios STEM entre las nuevas generaciones, el envejecimiento demográfico amenaza con causar una caída del total de población con estos estudios en la próxima década. En la actualidad, prácticamente entra en el mercado el mismo número de nuevos profesionales que los que salen por jubilación, con lo que se va a plantear un serio problema de reemplazamiento.

Más mujeres y más inmigrantes

Otro factor que repercute negativamente son la limitada participación de la mujer en los estudios STEM y la aún escasa llegada de inmigrantes con este tipo de estudios y que, además, trabajen en ocupaciones ajustadas a su cualificación.

El porcentaje de mujeres que realizaba este tipo de estudios superiores alcanzó un máximo el año 2015, llegando casi al 30%, y desde entonces, con algunas oscilaciones, se mantiene por debajo de ese nivel.

Algo similar ocurre con la población inmigrante. Desde mediados de los años 2000, la proporción de inmigrantes STEM en la población, actividad y ocupación se ha mantenido constante en torno al 10% del total.

Desequilibrios territoriales

El estudio alerta de otro problema importante que habría que enfrentar, como es la concentración del empleo STEM y High-Tech fundamentalmente en Madrid y Cataluña, que copan cerca de la mitad de este tipo de ocupaciones.

Esas cifras se agudizan aún más en las ocupaciones TIC. Casi la mitad de los empleos de analistas y diseñadores de software y multimedia del país trabajan en la comunidad de Madrid. Sumando Cataluña, alcanzarían conjuntamente cerca del 70% de los empleos TIC de nivel superior del país, y cerca del 60% de los técnicos y profesionales de apoyo de las TIC. De hecho, están atrayendo profesionales de otras comunidades autónomas, particularmente Madrid. En ingenierías y profesionales TIC, alrededor del 30% de trabajadores procedieron de otras CC.AA. y hasta un 37% para los analistas y diseñadores de software.

Los autores del estudio concluyen que invertir aún más en educación STEM puede ser una buena política para que los jóvenes tengan una oportunidad fuera de las regiones más envejecidas como Asturias, Castilla y León o Cantabria, pero no resolverá per se su problema de envejecimiento. Y señalan que el Plan de Recuperación, Modernización y Resiliencia puede ser una oportunidad para frenar esta polarización territorial y revertir en parte el camino emprendido por varias capitales de provincia para formar parte de la nueva España vaciada, o lo contrario, acortar este camino, si se abandona el objetivo de la cohesión territorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí