¿Sigue en riesgo la enseñanza en castellano pese al acuerdo entre PP y Vox?

Salvo en Cataluña, donde gobiernan formaciones nacionalistas, el idioma castellano en la enseñanza reglada de otras comunidades bilingües ha sido y es objeto de preocupación y polémica entre quienes defienden a ultranza que la lengua vehicular sea solo la regional y quienes consideran que el castellano, o debiera ser lengua principal o, como mínimo, lengua vehicular en las mismas condiciones que la primera.

Así se entiende el cruce de acusaciones entre quienes defienden una postura u otra en comunidades como Baleares y la Comunitat Valenciana, unidas por una lengua que tienen las mismas raíces, pero que cuenta con porcentajes que apoyan también el castellano mucho más elevados que en Cataluña, donde la lengua común del país, la española, ha de abrirse paso a empujones o con la ayuda de instituciones tan relevantes como el Parlamento Europeo, para el caso de Cataluña.

Ese proceso de catalanización de la enseñanza en Baleares y en la Comunitat alcanzó puntos de casi no retorno durante los gobiernos respectivos del PSOE en cada caso, apoyados por formaciones ultranacionalistas. Las últimas elecciones autonómicas aportaron el ‘seny’ que hoy parece que vuelve a pacificar una guerra abierta entre unos y otros.

Pero, en ambos casos, Baleares y la Comunitat, que gobiernan el Partido Popular con el apoyo de Vox, los compromisos lanzados en su día para devolver el protagonismo debido al castellano en la enseñanza podrían estar en riesgo. Eso al menos piensan las principales organizaciones civiles de defensa del castellano como lengua vehicular en las mismas condiciones que el catalán, la lengua materna en las dos regiones. El caso de Baleares es paradigmático en este sentido.

Escuela de Todos Baleares, formada por las asociaciones PLIS y SCB, organización que defiende la pluralidad lingüística en el archipiélago insular empezando por que se respete la enseñanza en castellano y catalán en igualdad de condiciones, recela de la voluntad del consejero de educación balear, el popular Antoni Vera, y sospecha que “busca no molestar a los centros escolares, dominados por el nacionalismo más irredento” en su acción política al respecto.

El pasado 8 de febrero, en el Parlamento balear, el consejero defendió ante los grupos parlamentarios que los padres de los centros educativos adheridos al plan de normalización lingüística que puso fin al proceso de catalanización educativa del anterior gobierno de izquierdas, podrían elegir lengua para las materias no lingüísticas tradicionalmente llamadas troncales: Matemáticas, Conocimiento del Medio Natural, Social y Cultural, en primaria; e Historia, Geografía, Biología, Geología, Física y Química, Tecnología, en ESO.

Pero podría darse un giro de guion, que es lo que preocupa a los padres que defienden el castellano como lengua también para que sus hijos se formen. “Esperemos que en la resolución definitiva recupere sus compromisos”, espeta Escuela de Todos Baleares en una nota.

El 3 de noviembre de 2023, PP y Vox firmaron un acuerdo para implantar un plan piloto que permitiera a los padres de los centros que se adhirieran voluntariamente al plan elegir catalán o castellano para las Matemáticas y las materias del ámbito científico y social.

El 8 de febrero de 2024, el consejero compareció ante la Comisión de Educación del Parlamento Balear y expuso el plan piloto y su “firme voluntad” de llevar adelante el pacto con VOX, insistiendo en que permitir a los padres elegir lengua para las materias no lingüísticas principales, las correspondientes al ámbito de las ciencias sociales y naturales, no suponía ninguna segregación.

Además, añadió que la normativa balear daba cabida al plan, citando expresamente el decreto 45/2016, que permitía impartir en inglés, desdoblando grupos, todo tipo de materias

Sin embargo, para esta organización de defensa del castellano “a la hora de la verdad, el borrador de resolución que aprueba el plan piloto se olvida del compromiso con Vox y de las promesas en el parlamento, y solo dice, en el apartado 2 del Anexo I, que los padres podrán elegir ‘determinadas materias’, en el marco del decreto de mínimos 92/1997, sin especificar cuáles”.

Así, como el decreto de mínimos establece, en sus artículos 17c y 18a, que tienen que darse obligatoriamente en catalán las áreas o materias de Conocimiento del medio natural, social y cultural, en Primaria, y Geografía e Historia y Ciencias de la Naturaleza en Secundaria, “resulta que se impide a los padres elegir la lengua para las materias que más elaboración lingüística requieren: las materias del ámbito social y científico”, advierte Escuela para Todos Baleares.

En este sentido, llama la atención de esta organización que, en los fundamentos de derecho de la resolución, el consejero “se olvide” precisamente del decreto que permite eludir los artículos 17c y 18a del decreto de mínimos, el Decreto 45/2016, lo que, según juzga, permite interpretarlo como un indicio de “marcha atrás del pacto”.

Desde Escuela de Todos Baleares exigen la “rectificación inmediata” del Gobierno Balear y el cumplimiento de los compromisos adquiridos en su programa electoral y recientemente en sede parlamentaria, y pide a la Consejería de Educación “valentía para avanzar en la introducción del español como lengua vehicular”.

“Su exclusión”, recuerda, “es inconstitucional y está eludiendo su responsabilidad de rectificar la política lingüística nacionalista del gobierno de (la socialista) Francina Armengol”, hoy presidenta del Congreso de los Diputados.

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí