Francisco López Varas (FP Universidad Europea): “Hay una dificultad altísima para encontrar profesores para las titulaciones que necesitamos”

Francisco López Varas, director de Formación Profesional de la Universidad Europea

La Formación Profesional, ya se ha dicho muchas veces, está de moda. Tanto que incluso alguna universidad pública – la de Málaga, sin ir más lejos – se ha apuntado a la idea iniciada por universidades privadas que han ido creando entes jurídicos, sea fundaciones u otro tipo de estructuras, para ofrecer también estudios de FP.

Hace más de una década que la Universidad Europea puso en marcha estos estudios de FP de Grado Superior al frente de los cuales está Francisco López Varas su director de Formación Profesional. En esta conversación nos explica las peculiaridades de su oferta educativa, centrada en la formación práctica y en el desarrollo de competencias transversales a partir del carácter multicultural y multinacional de los campus y el alumnado de la universidad. Y conoceremos su opinión sobre los dos grandes retos a los que se enfrenta la nueva Ley de Formación Profesional: garantizar suficientes empresas donde hacer la formación práctica de la FP Dual y encontrar profesores con la preparación necesaria para formar a los profesionales que reclama la economía española.

¿Por qué una universidad ofrece Formación Profesional?

Es importante aclarar que las universidades no pueden ofertar títulos de Formación Profesional. Las universidades privadas que tenemos oferta de Formación Profesional es porque dentro de nuestro Grupo Educativo tenemos por un lado la licencia universitaria y luego también tenemos el centro de FP con su entidad jurídica, en nuestro caso el Centro Profesional Europeo.

Fuimos pioneros en esta visión de apostar por la Formación Profesional ya hace 12 años, en 2010. Nosotros ya creímos que, en este caso la formación de grado superior, que es a la que nos dedicamos, era una etapa educativa en la que podíamos aportar mucho valor a los estudiantes, a los futuros profesionales. Con un modelo educativo, académico, que es completamente experiencial, darles las herramientas, los conocimientos y las competencias para que en dos años fueran profesionales en activo de gran valor en el mercado laboral.

Hacer un título de Formación Profesional no te cierra ninguna puerta, al contrario, te abre muchísimas posibilidades. En dos años puedes empezar a trabajar, pero luego puedes seguir estudiando en la universidad.

¿Cuál es la oferta diferencial del Centro Profesional de la Universidad Europea?

Lo que le damos al estudiante es un modelo académico experiencial, tanto dentro como fuera del aula. El estudiante desde el primer momento aprende desde un punto de vista práctico, de lo que se va a encontrar en las empresas. Primeramente, con entornos simulados. Dentro de nuestros campus contamos con laboratorios y con toda la tecnología asociada para que el estudiante gane horas de vuelo, es decir, haga todas las prácticas necesarias. Así se incorpora al mercado laboral con la formación del centro desde un punto de vista formativo y también desde un punto de vista laboral y profesional.

Y fuera del aula con la experiencia de estudiar dentro de un campus con un entorno completamente multicultural, con una experiencia extracurricular tremendamente enriquecedora. En nuestros campus uno de cada tres estudiantes no ha nacido en España. El estudiante del centro profesional que está comiendo en la cafetería, que está trabajando en la biblioteca, que está en nuestro centro deportivo, o en uno de nuestros más de 30 clubes, tiene la posibilidad de estar conviviendo con estudiantes de otras titulaciones, ya sea de Formación Profesional o de la Universidad que no ha nacido en España, que no hablan español. Eso es de una riqueza multicultural tremendamente valiosa.

Todo eso está dentro de nuestro modelo educativo y académico y lo que hace es desarrollar competencias transversales que son fundamentales cuando acceden al mercado laboral.

Otro valor es nuestra unidad de prácticas, que a día de hoy tiene más de 16.000 convenios en activo, de modo que nuestros estudiantes hacen su formación en centros de trabajo en empresas de altísimo nivel. Ese modelo educativo redunda en que se coloquen muy rápido y en empresas muy buenas. La última encuesta de empleabilidad de nuestros alumnos de Formación Profesional es de un 97%.

¿Cuáles son los planes de futuro? ¿Van a ofrecer nuevas titulaciones o hacerlo en nuevos centros?

A día de hoy tenemos 27 titulaciones de 9 familias profesionales, con centros en Alcobendas, Villaviciosa y Valencia. Nuestro plan estratégico apuesta por incrementar el número de titulaciones en diferentes campus. Y desde hace un año estamos trabajando en un modelo de educación a distancia premium tremendamente diferenciado del resto de competidores. Creemos que tenemos que dar servicio y generar oportunidades y ofrecer la posibilidad de estudiar a todos los estudiantes que quieren hacerlo. Ya no solo tenemos estudiantes de 18 años, sino que ahora mismo, el profesional se tiene que formar durante toda su vida. Tenemos que adaptarnos y generar modalidades que permitan a estudiantes que son profesionales o que tienen responsabilidades familiares, que puedan cambiar de sector profesional o estudiar algo porque en su día no pudieron hacerlo, con las mismas garantías de alcanzar las competencias profesionales de cada uno de los títulos que ofertamos. Y con todos los recursos que ponemos a su disposición dentro de la modalidad.

Nuestro modelo educativo y académico premium, es el que ofrece más tutorías académicas a los estudiantes, con un tutor de apoyo al servicio de los estudiantes para acompañarles dentro de esa formación a distancia, con todos los recursos tecnológicos, simuladores, software, que ayuden al estudiante en esa modalidad virtual a que vaya desarrollando esas competencias profesionales que necesita.

Estamos preparando un porfolio lo más amplio posible en la modalidad a distancia y poniendo dentro del mercado un modelo tremendamente diferenciador y al alcance de todo el mundo que quiera estudiar un grado superior. Y con unas garantías de alcanzar esas competencias profesionales que se esperan de un titulado.

Está creciendo el número de alumnos de FP, ¿lo notan también en la Universidad Europea?

Sí, esto es una realidad. Yo creo que hay dos factores fundamentales. Uno es la empleabilidad. En los últimos datos de empleabilidad del año pasado las ofertas para titulados de Formación Profesional fueron superiores a las de los graduados universitarios. Y por otro lado la FP ya no está mal vista. Antiguamente al estudiante que no tenía unas capacidades intelectuales determinadas, siempre se le recomendaba desde los institutos hacer una Formación Profesional. Ahora mismo todos esos tabúes, esos aspectos que eran más sociales que otra cosa, se han desmitificado.

Ahora la oferta de titulaciones es enorme, las posibilidades que tiene un estudiante cuando termina sus estudios son enormes, tanto de estudiar un grado universitario como de hacer un ciclo formativo de grado superior. El catálogo de títulos oficiales es enorme, en FP hay más de 168 titulaciones diferentes, y más que va a haber.

Yo creo que estos dos factores son los que están haciendo que haya muchos estudiantes que se planteen hacer una formación muy práctica, muy orientada a tener un empleo en dos años, y que no les cierra ninguna puerta en el futuro. Incluso, y esto también lo estamos viendo, atrae a estudiantes que en su día estudiaron una carrera universitaria o que son profesionales y quieren cambiar de sector. Estamos hablando de más de un 20% de estudiantes de este tipo que hacen FP.

Estamos en un momento de cambio de muchas leyes educativas, ahí está la nueva Ley de Formación Profesional ¿Qué le parece?

Yo creo que es un avance. Es una ley que ha generado muchísimo consenso, y eso también es muy importante, tanto consenso político como consenso por parte de todos los operadores del sector: estudiantes, centros educativos, sindicatos, patronal… Yo creo que era importante tener un marco legislativo adecuado a las nuevas necesidades que va a tener el tejido empresarial español en los próximos años. Creo que es una ley que apuesta claramente porque el estudiante que hace formación profesional esté cuanto más tiempo mejor en el centro de trabajo.

Hay dos aspectos muy importantes. Uno que integra la formación reglada con la formación para el empleo. Lo integra además desde un punto de vista sumativo y acumulativo, que yo creo que está muy bien. Porque tú, al final, vas adquiriendo a lo largo de tu vida profesional una serie de competencias y si además esto está acreditado, te va a permitir ir sumando dentro de la carrera académica.

Y luego que en todos los grados habla de la formación dual, con más porcentaje de horas de los estudiantes en los centros de trabajo.

En el desarrollo de la misma y en la implementación tendrá muchísimos retos, como no puede ser de otra manera. Se necesitará mucha implicación por parte de las empresas.

La FP Dual necesita un extenso tejido empresarial ¿lo tenemos?

Desde mi punto de vista este es el mayor reto que tiene por delante el desarrollo de la Ley. Ya con el sistema actual se empieza a estresar de una manera importante esa etapa, obligatoria dentro de todos los títulos académicos de FP, en las empresas. Al final el tejido empresarial en España son fundamentalmente pequeñas y medianas empresas que no tienen la capacidad de absorber a muchos estudiantes de prácticas. Y si además son más horas, sí puede ser el mayor reto y la mayor dificultad para conseguir los objetivos que con esta ley se ha planteado el gobierno, y que responden a las indicaciones que vienen de Europa de tener un porcentaje muchísimo mayor de técnicos dentro de nuestro mercado laboral.

Veremos cuando se publique el Real Decreto y luego cómo se desarrolla en las comunidades autónomas. Yo sí que creo que es importante flexibilizar el acceso a la formación en centros de trabajo. Porque a día de hoy el alumno tiene que superar todos los módulos competenciales para promocionar y acceder a la formación de centros de trabajo. Y además esto ocurre en la mayoría de los casos dentro de un trimestre concreto de cada uno de los cursos académicos. Con lo cual coincidimos muchos centros formativos, con muchos estudiantes, con una altísima. Evidentemente si todos los estudiantes van a la vez a los mismos centros de trabajo, se genera un tapón muy importante.

En Valencia, la consejería ha flexibilizado el acceso de los estudiantes a la formación en centros de trabajo. Hay una parte que ya van a poder hacer en primero y el resto lo van a poder hacer durante todo segundo. Son propuestas que yo creo que se irán extendiendo a otras comunidades autónomas.

Seguro que necesitamos adaptar muchas cosas a la nueva realidad. Cuando había menos estudiantes quizás esas normas se adaptaban a la realidad que había y ahora habrá que adaptarlas a la nueva realidad.

Con más de un millón de alumnos estudiando FP el próximo curso ¿qué les pediría a las autoridades educativas del Ministerio y las consejerías? ¿Qué tienen que hacer para que esto funcione?

A mí lo que me gustaría es que tuviéramos capacidad de interlocución, de contar la realidad de cada uno de los centros de FP en los que todos los días tratamos de hacer las cosas lo mejor posible. Y que, a la hora de generar ese entorno normativo, hubiera un espacio de reflexión conjunta. Creo que sería importante, porque probablemente entre todos encontraríamos la mejor manera de dar respuesta a esta demanda que yo creo que es tremendamente valiosa y tremendamente importante para el futuro del tejido productivo en España.

Un aspecto muy claro es que en las empresas necesitan muchísimos técnicos de Formación Profesional, en este caso, en mi experiencia, en grado superior, en el ámbito de las nuevas tecnologías. Hay una demanda altísima de gente que se quiere formar en estos entornos.

Hay una dificultad altísima, pero altísima, para encontrar profesores que puedan dar estas titulaciones que necesitamos para formar a los profesionales que necesita la industria. Yo creo que entre todos deberíamos de encontrar la manera de adaptar esa regulación para un momento coyuntural como el que estamos viviendo. Y que, evidentemente, asegurando las capacidades pedagógicas, los criterios de calidad del profesor que tiene los conocimientos que necesita el estudiante, podamos incorporar muchos más docentes en esta área.

Pero esto va a llegar en todas las titulaciones. Entre todos tenemos que encontrar la manera de adaptarnos a esta realidad. Nosotros tenemos empresas tecnológicas que están contratando a los estudiantes al día siguiente de terminar su titulación. Están contratando a todos, y aun así no cubren las necesidades que tiene la empresa. Creo que estamos perdiendo la capacidad de generar más empleo, de generar más valor en España, si no somos capaces de que más centros de FP impartan estos títulos. Y para eso necesitamos docentes cualificados. Este es otro reto que tenemos que abordar, pero que tenemos que abordar ya, al igual que el tema de las prácticas. Yo creo que son temas tremendamente importantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí