Galicia crea ‘puntos naranja’ para denunciar anónimamente posibles casos de acoso escolar

Así lo contempla el nuevo Plan Integral contra el acoso escolar y el ciberacoso 2023-2025 que se aplicará este año y que, entre sus principales medidas, está la instalación de ‘puntos naranjas’, en forma de buzones, tanto físicos como virtuales, a través de los cuales los estudiantes podrán denunciar estos casos de forma anónima y segura.

Todos los colegios contarán con un ‘punto naranja’ contra el acoso escolar, tanto físico en las propias instalaciones como virtual a través de sus páginas web. Estos puntos, que tendrán una imagen común y uniforme para que queden perfectamente identificados y accesibles, funcionarán como un buzón a través del cual los estudiantes podrán comunicar o denunciar, desde un lugar totalmente anónimo, posibles situaciones de acoso o ciberbullying que se produzcan, sufran o perciban en terceros.

Para la gestión de este buzón se constituirá en cada centro educativo un equipo de actuación contra el acoso escolar, del que formarán, entre otros, el coordinador de bienestar emocional y convivencia y el orientador del centro. De esta forma, el alumnado dispondrá de un equipo de referencia al que acudir si lo necesita. Además, en el Protocolo de Acoso y Ciberbullying que se actualizará se establecerá un procedimiento de intervención ante posibles casos que se conozcan por esta vía.

En línea con la lucha contra el acoso y el ciberbullying desde una perspectiva multidisciplinar e integral, estos ‘puntos naranjas’ no se van a limitar sólo a los centros escolares, sino que también está previsto instalarlos en residencias juveniles y de estudiantes, y ofrecer, además, formación específica para el personal de estos centros.

Formación específica para profesores y directores

Otro punto clave es la formación de los docentes, quienes deben contar con todos los mecanismos y herramientas necesarios para actuar. En esta línea, está en marcha el plan de acciones formativas específicas para que el profesorado esté dotado de competencias y recursos que permitan identificar situaciones de acoso y ciberbullying, intervenir para apoyar a las víctimas y atender a potenciales acosadores y observadores.

Para ello colaborará con otros profesionales del sector sanitario y social, y contará con el apoyo de la Administración de Justicia, con acceso a profesionales especializados en el ámbito judicial y disponibilidad de material formativo en relación con la erradicación de la violencia contra menores y adolescentes.

En esta línea, los integrantes del equipo de actuación contra el acoso escolar recibirán formación específica dirigida a la tramitación del procedimiento que abarca la investigación de los hechos, las reuniones con las personas implicadas o la gestión de denuncias, entre otros.

También se diseñará una formación específica para los equipos directivos, la Inspección de Educación, los coordinadores de bienestar y para el ejercicio de la función tutora en la medida en que el tutor sea una persona clave en la vida académica del estudiante.

Participación activa de las familias

Las familias juegan un papel fundamental en la prevención del acoso y el ciberbullying y, por ello, en este plan cobra especial importancia su contribución a la prevención de conflictos y su resolución pacífica. Por ello se promueve una estrecha colaboración entre familias y centros educativos, permitiendo que las líneas de comunicación con el colegio funcionen de forma conjunta.

Para garantizar su fluida participación, se creará un canal digital para las familias que incluya información, contenidos formativos y materiales que ayuden a la detección temprana de conductas de acoso. Esto significa que las familias también tienen herramientas para ayudarles a identificar los cambios en sus hijos que pueden resultar de esas situaciones.

Para ello, se reforzará el papel de las asociaciones de madres y padres con acciones formativas desarrolladas por profesionales del Ministerio de Sanidad, y se seguirán ofreciendo talleres específicos para familias tanto en los centros como en los municipios y asociaciones diseñados por la Ministerio de Política Social y Juventud a través de los profesionales de los centros Te Quiero+.

Fomentar el respeto y el uso seguro de internet entre los estudiantes

De cara al alumnado, se establecen propuestas educativas para mejorar las relaciones interpersonales, la empatía y la solidaridad desde edades tempranas, fomentando el respeto mutuo y la aceptación de la diversidad, así como dotándolos de herramientas para identificar y anticipar posibles situaciones de riesgo.

En este caso, se hace especial énfasis en el uso responsable y seguro de internet, aprovechando su potencial, para lo cual es necesario enfatizar el fortalecimiento de habilidades a través de programas como Pegada digitalis, Naviga con rumbo y CiberLiga, en colaboración con la Agencia de Modernización Tecnológica de Galicia.

Entre otras actuaciones, cabe destacar el programa Harmonía , para promover la educación en la diversidad, programas de habilidades sociales y tutoría entre iguales, la intervención específica con jóvenes en riesgo de exclusión social o la actuación integral para menores con medidas judiciales.

También se implementarán programas que estimulen su implicación en el respeto a los derechos humanos individuales y sociales, como la creación del premio Tolerancia Cero al Acoso, el programa Ollamos para promover habilidades básicas para poder afrontar situaciones de acoso y ciberacoso, promoción de programas de estudiantes ayudando con la creación de redes de apoyo en los centros o el refuerzo de competencias básicas.

Igualmente, se potenciará el trabajo que ya se está realizando, desde la prevención y con talleres específicos para centros educativos, sobre el uso responsable de los entornos virtuales, la autoestima o el bienestar emocional, un trabajo que se realiza a través de Talleres para alumnos de tercero de ESO y primero de bachillerato que puedan solicitar el servicio Quérote+.

Protocolo de acoso y ciberbullying

En el marco del Plan Integral, se trabaja en la actualización del Protocolo de Acoso Escolar y Ciberbullying para dotar a los centros educativos de un procedimiento práctico y accesible para detectar e intervenir inmediatamente al tener conocimiento de una posible situación de este tipo.

Este apartado prevé también la elaboración de instrucciones dirigidas a los centros para el desarrollo de dicho protocolo.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí