Galicia inicia año con el compromiso de reducir las ratios en todas sus aulas

Madrid convoca las pruebas para obtener los títulos de técnico y técnico superior de FP

Fue uno de los grandes acuerdos a que llegaron en diciembre el Gobierno gallego y los sindicatos CCOO, ANPE y UGT-SP para la mejora del sistema educativo gallego, que empezará a aplicarse a partir de este mes enero, y que incluye mejoras salariales para el cuadro docente.

Todas ellas son medidas estructurales encaminadas a sentar las bases de una enseñanza en la próxima década, con una “atención más excelente y personalizada al estudiante”, con el objetivo de seguir mejorando y fortaleciendo los principales indicadores que ratifican al sistema educativo gallego como “uno de los mejores sistemas de España”, en palabras de la Xunta.

Uno de los principales puntos del acuerdo es la mejora de las ratios de aula, abordado con el objetivo de mejorar la atención al alumnado, lograr una enseñanza más personalizada y mantener el profesorado independientemente de la caída de la natalidad.

En este sentido, el convenio fija una reducción de la ratio en todas las etapas educativas para que en Educación Infantil y Primaria se pase de los actuales 25 alumnos/aula a 20 alumnos/aula. En el caso de la etapa de ESO, se reduce de 30 a 25 alumnos/aula y en el caso de Bachillerato de 33 (la ley estatal fija en 35) a 30 alumnos/aula.

Esta reducción se implementará progresivamente a partir de 4º de Educación Infantil a partir del próximo curso 2024-25 y así sucesivamente en los años siguientes. No obstante, estos prorrateos tendrán efecto inmediato en todo el sistema a partir del curso siguiente ya que, a efectos de creación o baja de unidades, sea del curso que sea, ya se tendrán en cuenta los nuevos prorrateos. Es decir, que no habrá eliminación de unidades si la suma de los alumnos supera los nuevos ratios.

Además, todas las aulas de Educación Infantil y Primaria que actualmente tengan entre 20 y 25 alumnos ya no aumentarán su número respecto a los que tenían el año anterior. Y es oficial que los repetidores contarán a efectos del racionamiento, cuestión que ya se aplicaba en la práctica desde la pandemia.

Con esta reducción de ratios, Galicia se sitúa en el primer grupo de comunidades autónomas con menos alumnos por aula. Cabe destacar que ya contaba con un menor número de alumnos por profesor (9,8 frente a la media española de 11,4).

Atención a la diversidad

Otro de los puntos más destacados del acuerdo es la referencia a la atención a la diversidad, ya que los niños con necesidades educativas tendrán una consideración específica a efectos de asignaciones por aula, lo que supone consolidar una mejor integración y atención escolar a este alumnado.

Como consecuencia de este acuerdo, cada estudiante con discapacidad reconocida igual o superior al 33%, o con un grado I de dependencia acreditado o con un trastorno grave de conducta acreditado, computará como dos a efectos del racionamiento en el aula. En el caso de discapacidad reconocida igual o superior al 65 por ciento o con grado II o III de dependencia acreditada, se computará como tres a efectos de prorrateo.

Horas de escuela

En cuanto a la jornada lectiva, el profesorado de Educación Infantil y Primaria verá reducida su jornada lectiva a partir del próximo curso, pasando de 25 a 23 horas lectivas semanales, lo que repercutirá directamente en una mejor atención al alumnado. Además, Galicia se sitúa en el primer grupo de comunidades con menos horas.

Además, el acuerdo incluye un punto concreto en el que se aprovecha para negociar una nueva regulación de la jornada lectiva de los funcionarios y personal docente en el momento en que se acerca una jornada de 35 horas semanales para todos los personal de la Diputación de Galicia

Carrera profesional docente

También en lo que respecta al profesorado, el convenio aborda cuestiones específicas para la consolidación de una carrera profesional docente en la que se prioriza la adquisición de competencias y la especialización para afrontar con éxito los retos del futuro en ámbitos como la innovación tecnológica en las aulas, convivencia y bienestar.

Por tanto, se aprueba un incremento mensual del 20% del complemento específico que percibe el profesorado en función de su formación permanente. De esta manera se fomenta esta práctica de actualización constante de conocimientos y habilidades, lo que repercute en una mejor atención a los estudiantes.

El incremento se producirá en dos cursos, con un 10% más consecutivo en cada uno de ellos, por lo que el primer 10% se aplicará a partir de enero. También se indica que, transcurridos seis años desde la firma del convenio, el profesorado deberá haber alcanzado, como mínimo, el nivel B1 de competencia digital docente. Para lograrlo, el Patronato se compromete a proporcionar la formación suficiente.

Se establece un incremento de 60 euros mensuales en el complemento por el desempeño de funciones gubernamentales como dirección, secretaría, jefatura de estudios, etc., así como para el personal que desempeñe funciones inspectoras.

Se trata de un incremento lineal que se pagará a lo largo de tres años a razón de 20 euros acumulables cada año, que beneficiará también a los gestores de pequeños centros de menos de tres unidades, algo especialmente relevante en el ámbito rural, y a los jefes de residencia. miembros de los equipos de orientación específicos o asesores técnicos docentes, entre otros. Así, los primeros 20 euros se empiezan a pagar desde este mismo mes de enero.

También se incrementa un 20% mensual (repartido en dos años, con un 10% inicial a partir de enero) el complemento específico por el desempeño de funciones de tutoría; se multiplica por dos el importe de las ayudas a la formación que reciben los docentes y se regulan las licencias de formación no retribuidas.

Mejoras burocráticas y de conciliación

El acuerdo incluye finalmente una serie de medidas complementarias de carácter burocrático y también enfocadas a mejorar la conciliación. En este sentido, este mismo curso constituye un grupo de trabajo encargado de elaborar un plan para simplificar las tareas burocráticas en los centros escolares, que permitirá una mayor dedicación del profesorado a tareas estrictamente educativas. Se trata de una medida que, de nuevo, está enfocada a mejorar la atención que reciben los estudiantes.

Asimismo, se establece que los órganos de coordinación docente podrán celebrar reuniones telemáticas, siempre que así lo decida el profesorado o el órgano convocante correspondiente. Se trata de una medida de flexibilidad que busca facilitar la conciliación de los trabajadores de nuestro sistema educativo.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí