La Fundación Vipeika gestiona e impulsa colegios en la zona más pobre de África

Fundación Vipeika
Silvia Florez Ramos, durante una visita a uno de los colegios en África

Silvia Florez Ramos, cofundadora y presidenta de la Fundación Vipeika, también se dedica a la educación, aunque de una manera diferente a cómo estamos acostumbrados a ver en España. Esta mujer, que profesionalmente siempre ha trabajado en la dirección comercial de grandes empresas en diferentes sectores, “gestiona” varios colegios en una de las zonas más pobres de África, desde la Fundación Vipeika, nacida el 10 de enero del 2011.

¿Cómo nació la Fundación Vipeika?

La Fundación Vipeika nace porque en mayo del 2007 leí en unos resultados médicos que tenía un cáncer de mama. Tenía 44 años y mi madre había muerto con 54 años también de cáncer en solo 5 meses. Durante el trayecto de la clínica a mi casa en el coche pensé que si me tenía que morir en eso momento y hacia un recuento de mi vida, había sido una persona muy afortunada. Siempre había tenido una nevera con alimentos para comer, una casa donde protegerme, había nacido en una buena familia y vivía en un país donde esa enfermedad se podía tratar. La vida había sido muy generosa conmigo, y yo no había sido igual de generosa con ella. Podía haberme implicado más en ayudar a los demás… y nació en mí la necesidad de devolver a la vida un poquito de todo lo que ella me había dado a mí hasta entonces.

¿Qué acciones educativas concretas desarrolláis?

Trabajamos en dos vías educativas, la de niños de 3 a 7 años (cuando empiezan la Primaria) a través de la construcción y gestión de centros infantiles/nutricionales (empezamos el 6º centro en septiembre 2019) en el condado de Turkana (donde solo estudian un 30% de los niños en edad escolar), donde a los niños les damos uniforme, bases de higiene personal, material escolar, nutrición dos veces al día y educación en swahili, inglés, matemáticas, sociales y lectura. A esta última le damos muchísima importancia, porque si un niño sabe leer bien, será capaz y tendrá herramientas para aprender lo que quiera en el futuro. Todo esto financiado por la Fundación Vipeika. La media de niños por centro es de 100. Sabemos que el 71% de los niños y el 64% de las niñas continúan la educación Primaria.

estudiantes de un colegio de Kenia
Estudiantes del Colegio Pilar Galarza en Kenia

Y otra vía es a través de dos colegios de Primaria que tenemos en el condado Pokot, en la frontera con Uganda, donde los niños estudian de los 7 a los 15 años. En estos dos colegios, que están en lo alto de una montaña, estudian una media de 170 niños. La Fundación Vipeika financió la construcción, instalación de agua, instalación de luz solar, mobiliario y material escolar, pero la nutrición y los maestros los financia el Ministerio de Educación de Kenia, no nosotros.

La Fundación Vipeika sí gestiona y financia el mantenimiento y ampliaciones de estos colegios (pintura interior y exterior, nuevas aulas o actualmente dormitorios para las niñas para evitar embarazos). Además, tenemos un programa de becas llamadas “Claudia Vitini”, con el que financiamos los cuatro años de la Secundaria para que los alumnos de nuestros centros con mejores expedientes académicos puedan continuar los estudios.

¿Dónde y cómo funcionan los comedores?

Los comedores son los propios centros infantiles, los niños desayunan a las 8:30 cereales y leche en polvo con agua. A las 12:30 almuerzan frijoles, maíz o arroz, aceite y sal y carne de cabra una vez a la semana con fruta. En este territorio de Kenia la mitad de los niños muere antes de los 5 años por hambre o por sed.

¿Cómo se diseñan los proyectos?

Los proyectos vienen demandados por nuestra contraparte, los Misioneros Combonianos, que viven allí desde hace 28 años y son ellos quienes conocen lo que se necesita, dónde y de qué manera. Para nosotros es extraordinario tener a estos amigos allí porque nos dan todo hecho y además garantizan la sostenibilidad de todos los proyectos que la Fundacion Vipeika tienen en Kenia.

Una vez que visitamos la zona y nos hablan de una nueva necesidad, desde España buscamos el dinero necesario para hacer todo el proyecto y una vez que lo tenemos lo enviamos integro para ahorrar en la compra total y en el transporte que se hace en  un solo camión.

¿Quiénes son los misioneros Combonianos?

Una comunidad misionera implantada en África desde hace 1871, que viven allí permanente tanto los hombres como las mujeres combonianas.

¿Cómo se puede colaborar?

La colaboración con los proyectos de la Fundación se puede hacer a través de donativos mensuales o anuales en la cuenta de la Fundación o a través de la web www.fundacionvipeika.org en paypal una pasarela de pago. El coste de ayudar a un niño en un centro infantil/nutricional es de 5,80€ durante 9 meses del curso escolar, es decir, 52,20€. Se puede desgravar hasta el 75% (hasta un máximo de 150 €), es decir, sale por 13,02 euros al año.

¿Realizáis alguna campaña en colegios para que niños españoles os ayuden y a su vez ellos salgan beneficiados por la acción educativa que supone este gesto de solidaridad?

La Fundación Vipeika siempre se ha planteado generar solidaridad y realidad desde una edad muy temprana con charlas en colegios. De hecho, ya hemos hecho alguna presentación a través de “El colegio más bonito del mundo”, donde los niños ven las condiciones en las que estudian otros niños en el mundo y cómo cambiamos sus vidas a través de la solidaridad y la generosidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here