El Gobierno manchego quiere la gestión directa de los comedores en las zonas rurales

comedores
El servicio de comedores escolares no se licitará en zonas rurales

Con el objetivo de reforzar y garantizar el servicio público de comedor, el Gobierno de Castilla-La Mancha quiere realizar una gestión directa de los comedores escolares en las zonas rurales. Este servicio contribuye a cubrir las necesidades básicas del alumnado, facilitando la conciliación de la vida familiar y laboral y cumpliendo una función compensatoria de desigualdades.

Así lo ha anunciado el consejero de Educación de Castilla-La Mancha, Ángel Felpeto, durante su comparecencia en el Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha para informar de los servicios complementarios educativos y sus ayudas. Ha explicado que en el nuevo concurso la adjudicación de comedores se reducirán los de empresa en las zonas rurales “evitando los comedores de catering o que queden desiertos los concursos y no puedan abrirse y apostando por la gestión directa de los mismos”.

En su intervención, Felpeto ha recordado que los servicios complementarios resultan fundamentales para garantizar la igualdad de oportunidades educativas. Recuerda que esa función compensadora dejaron de tenerla en la anterior legislatura con la supresión de las becas de comedor por el Gobierno, “lo que obligó a que comedores de zonas rurales, marginales o deprimidas tuvieran que cerrar”.

Una situación esta última que ha cambiado en la actual legislatura. Este curso se ha concedido 19.468 ayudas de comedor, además de 1.740 del alumnado de Educación Especial. Desde el inicio de la legislatura el número de beneficiarios de ayudas de comedor por circunstancias socioeconómicas desfavorecidas alcanza los 51.291 alumnos y alumnas.

En colaboración con los ayuntamientos, se han abierto los comedores escolares también en periodos no lectivos, ofreciéndose a más de 30.000 beneficiarios.

En cuanto al número de comedores en funcionamiento, ha señalado que se ha pasado de los 319 comedores abiertos en el curso 2014-2015, a los 387 que están funcionando en el actual curso 2018-2019, es decir, “se han abierto en esta legislatura 68 nuevos comedores escolares, lo que ha facilitado que el número de usuarios de los mismos haya pasado de los 17.396, en el curso 2014-2015, a 32.013 usuarios, en el actual curso 2018-2019, lo que supone un incremento del 84 por ciento”.

En los pliegos de condiciones se incorporan:

  • Normas específicas para la elaboración de los menús en cuanto a proporción de los distintos tipos de alimentos y las cantidades mínimas.
  • Uso de productos de primera calidad.
  • Restricciones en el uso de frituras y alimentos precocinados.
  • Un mínimo de dietas especiales para casos de alergias e intolerancias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here