Antonio López (COAS): “Lo que nunca va a cambiar es la necesidad de un buen maestro que oriente al alumno”

Grupo Coas
Antonio López Ruiz, director general del Grupo Educativo COAS

Antonio López Ruiz, director general del Grupo Educativo COAS, tiene una larga trayectoria profesional en la gestión de centros educativos. Contempla con perspectiva cómo ha cambiado la educación en España y en el País Vasco en particular. Apunta como principales cambios en la gestión de los centros educativos el liderazgo de los equipos directivos y en el trabajo cooperativo entre directivos, profesorado y personal no docente. Todo un reto.

¿Cómo realizan la gestión de los once centros de su grupo? ¿Comparten el mismo proyecto educativo?

Nuestra estrategia como Grupo se basa en el desarrollo de un único proyecto educativo innovador común a todos los centros, y que tiene como señas de identidad corporativa la atención personalizada, la innovación pedagógica, el plurilingüismo y la identidad cristiana. A su vez, potenciamos la identidad de cada uno de nuestros centros apoyándonos en sus características particulares, e integrándolos en los ámbitos geográficos en los que prestan su servicio con el objetivo de hacerlos cercanos a nuestras familias y al resto de familias de su entorno.

¿Cómo ha cambiado la gestión de los centros escolares desde finales de los años 70 hasta hoy día?

Desde finales de los años setenta lo que ha cambiado profundamente ha sido la sociedad y, por tanto, sus necesidades y demandas. Por un lado, las familias actuales se apoyan en esquemas y estilos de vida muy diferentes y, por otro, el mercado laboral ha evolucionado a tal velocidad que ha dejado atrás los antiguos paradigmas educativos que intentaban preparar a niños y jóvenes para el futuro. En definitiva, los modelos educativos han tenido que evolucionar a la misma velocidad, al igual que el papel del profesorado y, por tanto, las formas de gestión de los centros.

Los modelos de gestión actuales de los centros se basan en el liderazgo de los equipos directivos y en el trabajo cooperativo entre directivos, profesorado y personal no docente. Es decir, se deben compartir estrategias, conocimientos –buenas prácticas-, materiales, metodologías, etc.

¿Qué aporta la educación diferenciada en sus centros?

La educación diferenciada es solo una características más de nuestro modelo de Atención Personalizada y, aunque no es la característica más importante –la más importante es que cada familia y cada alumno es único para nosotros-, nos ayuda a sacar lo mejor de cada alumno/a. Nos permite apoyarnos en las diferencias entre los períodos de maduración de chicos y chicas, también en las posibilidades de personalizar las estrategias de motivación….

Además, la trayectoria y experiencia de cincuenta años trabajando con este modelo que nos ha dado muy buenos resultados, nos anima a seguir manteniéndolo. Bien es cierto que nuestro modelo no tiene nada que ver con la idea, que algunos creen por desconocimiento, de sistema arcaico y trasnochado. En nuestro caso es un modelo innovador que se basa en la igualdad de medios, de formación y de oportunidades entre chicos y chicas. Ello lo prueba, por ejemplo, el elevado porcentaje de chicas que eligen carreras STEM en nuestros centros que se sitúan bastante por encima de la media.

¿Qué ha supuesto la puesta en marcha de una didáctica TBL en sus centros?

Realmente ha sido un cambio de paradigma que ha afectado tanto al profesorado como a los alumnos. Ha supuesto la transformación del rol del profesor: de un docente que imparte clases magistrales en las que los alumnos atienden, toman notas y después memorizan, al profesor que plantea la clase como un ejercicio de desarrollo del pensamiento crítico, analítico y creativo, donde los alumnos trabajan en modo cooperativo, buscan información por ellos mismos a través de herramientas digitales, resuelven problemas, exponen en público las soluciones y las critican.

Pero diría más, ha afectado también al modelo de gestión de los centros en los términos antes descritos: trabajo cooperativo entre profesores, intercambio de buenas prácticas y de materiales, entre otros aspectos, lo que ha afectado profundamente al planteamiento de la carrera de desarrollo profesional de todos los equipos docentes.

¿Qué ha supuesto la introducción del IPAD en las clases?

Personalmente soy enemigo de la utilización de la expresión “Proyecto iPad” que a veces sin querer utilizamos para explicar la introducción de esta herramienta en el aula. El iPad en el aula o en casa no es más que eso, una herramienta de apoyo metodológico, pero lo verdaderamente importante es la metodología pedagógica que se utiliza –en nuestro caso TBL, Trabajo Cooperativo, Hábitos de la Mente, Rutinas de pensamiento, etc. El Ipad facilita la aplicación de estas metodologías, a la vez que desarrolla la competencia digital de los alumnos. Permite al profesorado desarrollar materiales propios y, para nosotros algo muy importante como es personalizar el avance y las necesidades de cada alumno.

Tener la competencia lingüística en varias lenguas es imprescindible en la educación actual. Adquirir esta competencia, ¿no va en detrimento de los contenidos curriculares de las asignaturas estudiadas en idiomas? ¿Cómo se organiza el proyecto lingüístico en sus centros?

En nuestros centros del País Vasco el modelo plurilingüe se apoya en un trilingüismo real basado en castellano, inglés y euskera, con un tercio de horas de clase en cada lengua, más una cuarta lengua optativa que es el francés. En nuestros centros de La Rioja el modelo es idéntico, pero las tres lenguas son castellano, inglés y francés, y la cuarta lengua optativa el alemán. Esto supone que, además de la asignatura de la lengua correspondiente, algunas materias se dan también en esas lenguas.

Nuestro modelo trilingüe comenzó su implantación en 1994, y en él nos hemos mantenido hasta la fecha, incorporando una cuarta lengua optativa desde hace bastantes años. Se trata pues de una experiencia de 25 años, avalada por los resultados exitosos en la selectividad de más de diez promociones. A modo de ejemplo, y dado que la CCAA de La Rioja publica los resultados de la selectividad y de las Evaluaciones de Diagnóstico de todos los centros en los MMCC, puede comprobarse que nuestros centros Alcaste-Las Fuentes habitualmente aparecen como los centros con mejores resultados de selectividad de dicha CCAA.

¿Cómo cree que será la educación dentro de 50 años? ¿Qué tendrán que cambiar los centros?

Pensar que por analogía los cambios que se van a producir en los próximos 50 años pueden ser comparables a los que han ocurrido desde los años 70 hasta el día de hoy, nos llevaría a error. La velocidad actual y futura de los cambios es muy superior a la que ha existido en estos últimos 50 años, y se va a parecer más a la sufrida en los últimos diez años.
La primera cuestión es ver si somos capaces de responder a la pregunta de si continuarán existiendo los centros y, de ser así, cómo serán. Lo que sí es predecible es que la información estará toda ella en soporte digital y accesible on-line, habrá herramientas muy sofisticadas de acceso a una información ilimitada por parte de los alumnos… sin embargo, lo que nunca va a cambiar es la necesidad de un buen maestro que oriente al alumno en cómo utilizar esa información, que enseñe al pupilo a adoptar un pensamiento crítico y creativo, que le transmita valores permanentes y inalterables, porque eso es algo tan propio del hombre que nunca las máquinas llegarán a conseguir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here