¿Ha puesto fin la pandemia a la educación tradicional?

Cuando comenzó la pandemia, se cerraron los colegios de más de 180 países dejando a 1.200 millones de alumnos sin poder acudir a las aulas. Una situación que obligó a todas las autoridades competentes a ponerse manos a la obra para no perder el curso escolar.

En este contexto, Colegio Logos, centro privado internacional de la Comunidad de Madrid que cuenta con la etapa educativa completa desde los 4 meses hasta la universidad, incluyendo bachillerato internacional, ha querido hacer un análisis sobre cómo se ha transformado la educación en la era COVID y cómo esta evolución puede ser un avance para la educación tradicional previa a la pandemia.

Cierto es que el paso rápido y no planificado al aprendizaje digital, sin capacitación, con conectividad insuficiente y poca preparación, da como resultado una experiencia del alumnado deficiente que no favorece  el crecimiento sostenido, advierte entre sus conclusiones, publicadas en un comunicado.

Y también está claro, agrega, que ha surgido un nuevo modelo mixto de educación, con importantes beneficios. En estas últimas afirmaciones se sitúa Silvia Díaz-Rincón, directora de Logos International School: “Estoy convencida de que la integración de la tecnología en el sistema educativo seguirá evolucionando y se convertirá en un componente integral de la educación”.

También, apunta, se debe tener en cuenta que “la efectividad del aprendizaje digital varía entre los diferentes niveles según la edad. La experiencia nos ha demostrado que, en algunos casos, especialmente en los más pequeños, se requiere un medio organizado y estructurado ya que se distraen con más facilidad». 

En este sentido, para obtener el máximo beneficio del aprendizaje online, es necesario llevar a cabo un esfuerzo en conjunto para facilitar esta estructura y acompañarlos durante el uso de la tecnología”, según Silvia Díaz-Rincón.

“Es cierto que la situación vivida no ha hecho más que acrecentar la necesidad del contacto físico, somos seres sociales y en el caso de los niños, a esto hay que unir la importancia del desarrollo emocional y psicológico desde la presencialidad”.

Sin embargo, continúa, “toda la sociedad educativa hemos sido conscientes y hemos constatado, durante este camino, que la tecnología es una herramienta fundamental que aporta grandes beneficios en el desarrollo de nuestros alumnos”.

Está claro que esta pandemia ha transformado por completo un sistema educativo. De esta forma, continúa Díaz-Rincón, “este cambio en la educación ha puesto sobre la mesa la necesidad de centrarnos en el pensamiento crítico y la adaptabilidad de los alumnos, capacidades que serán importantes para el éxito en el futuro, como complemento de las habilidades académicas tradicionales”.

“En la era post-COVID estamos viviendo una transformación importante en el modelo educativo donde la presencialidad sigue siendo imprescindible pero la enseñanza se ve transformada hacia una educación mixta donde se conjuga lo analógico y lo digital en las aulas, preparando a los alumnos para una vida real», finaliza Silvia Díaz- Rincón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here