Hacia una FP digital, verde y sostenible

Madrid baja las tasas universitarias y sube las becas en estudios superiores y FP

La FP del futuro ha de estar impregnada de digitalización, como su santo y seña, entre otras razones, porque no hay vuelta atrás y la innovación y las nuevas tecnologías llaman a la puerta a diario. El Observatorio de la FP en España 2022, de la mano de CaixaBank Dualiza, presentado la tarde de este jueves, pone el acento en ello.

Necesidad de seguir transformando el Sistema de FP hacia la “doble transición digital y verde”, para dar respuesta a los cambios en los perfiles profesionales de la FP. El mensaje es claro. Ello implica, atención, cambios en los centros de FP, no solo en la conectividad y estructuras tecnológicas, sino también en la innovación de los procesos enseñanza-aprendizaje, tanto a nivel técnico y pedagógico como ético.

Asimismo, señalan los autores del informe, supone desarrollar más una cultura empresarial por la formación, especialmente en las pequeñas y microempresas, como también cambios de calado en los perfiles profesionales de la FP a raíz de la digitalización, hibridación de competencias y sofisticación de las funciones ocupacionales.

Todo ello, se recuerda en el estudio, sucede en un momento de cambio de modelo económico en el que la inteligencia artificial, la gestión de información digitalizada y la emergencia de nuevas tecnologías se están incorporando a los procesos productivos con un impacto en la estructura ocupacional y las competencias requeridas.

También se observa la necesidad de transitar hacia perfiles de una economía verde, fomentando las competencias para la sostenibilidad ambiental y la adaptación de perfiles profesionales ya existentes. Todo ello no solo ha de abordarse desde el sistema de FP, sino que también se debe interiorizar y materializar en la empresa.

Por otra parte, el Observatorio pone énfasis en la oportuna modernización de los centros de FP, tanto en las aulas y su conectividad como en los planes de estudios y modalidades de impartición (aprendizaje por retos, aulas inmersivas, gestión de datos por parte de los centros…).

Obviamente, se avisa, ello requiere facilitar formación al profesorado de FP para actualizar sus competencias, en constante colaboración con el tejido productivo.

Por supuesto, ha de darse una “respuesta integrada” a los retos de la sociedad española en función del eje “desarrollo sostenible-cohesión social”. Si bien la FP se caracteriza por su carácter inclusivo y potenciador del desarrollo humano y profesional de jóvenes y adultos, reconoce el Observatorio, no obstante, incide en que ha de reforzar su respuesta ante retos claves en esta década.

Porque, a día de hoy, se produce una “escasa” cobertura formativa de la población desempleada española, donde destaca el colectivo de jóvenes, entre otros. En este sentido, también se observa la “escasa formación permanente” entre las personas ocupadas con niveles educativos bajos y, normalmente, con ocupaciones más precarias.

Esto, recuerda el Observatorio, tiene implicaciones en el sistema de orientación, que ha de integrar lo académico con lo profesional y laboral, en distintas etapas y fases (antes, durante y después de pasar por el sistema educativo y formativo) a lo largo de la vida.

El género en la FP

Otro dato que advierten los autores de este esperado informe anual: se detecta una “intensa brecha de género” por familias profesionales, especialmente en aquellas más sofisticadas científica y tecnológicamente, como son las de Industria, TIC y STEM. Esto, apuntan, tiene implicaciones en la orientación académica del sistema educativo, especialmente en sus etapas más tempranas.

De igual modo, ven precisa una armonización y respuesta integrada de la FP ante los retos sociales (sistema único de FP educativa y FP para el empleo), ya contemplado en la nueva ley, capaz de responder y adaptarse a las necesidades de las personas y del tejido productivo.

Se reclama, al mismo tiempo, implicaciones de estos cambios y necesidades subyacentes para el sistema de FP 1, como incrementar el volumen de titulados en FP, seguir incrementando la atracción de los jóvenes a todos los niveles de FP (especialmente al Grado Medio), con mayor incidencia en las mujeres e incrementar la participación de mujeres en las familias profesionales STEM, especialmente en las de alta demanda, como Informática y Comunicaciones.

Obviamente, incrementar así mismo la accesibilidad y el apoyo a los jóvenes para entrar en la formación profesional con becas, plazas públicas, etc., y atraer a los jóvenes a ciclos formativos con fácil inserción laboral en su entorno y que les permita un desarrollo profesional de calidad.

Otra propuesta es aumentar la titulación, reduciendo al máximo el abandono en cualquier nivel de la FP y logrando que la FP Básica se consolide como un puente eficaz al Grado Medio; incrementar el volumen de personas cualificadas con certificados de profesionalidad u otras cualificaciones profesionalizantes, y atraer a jóvenes y adultos sin cualificar a realizar este tipo de formación, ofreciéndoles un aprendizaje práctico y en dual.

Evidentemente, habría que aumentar el fomento de la formación de adultos, flexibilizando los esquemas formativos y apoyando en su desarrollo, así como trabajar con los colectivos con dificultades o en riesgo de exclusión, con una especial atención al colectivo de extranjeros sin cualificación oficial o que requieran una adaptación de sus competencias para mejorar su cualificación.

También adaptar la oferta formativa a las necesidades de los sectores productivos y tamaños empresariales actuales, incrementar el volumen de desempleados en formación, aumentar la tasa de cobertura de las personas desempleadas a través de la FPE, especialmente de las que tienen un nivel formativo bajo y abordar de una forma específica a los distintos colectivos: juvenil, larga duración, etc.

Descargar informe completo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí