Inbound Marketing y la creación de contenidos

Hay muchas maneras de seducción y una de las más interesantes es el Inbound marketing, una forma de hacer el nuevo Marketing, que responde a los constantes cambios en la sociedad y en los hábitos de consumo.

Teóricamente, el Inbound Marketing es un conjunto de técnicas no intrusivas que permiten captar clientes aportándoles valor añadido, apoyándose en la combinación de varias acciones de marketing online. En la práctica, estas acciones son el SEO (Search Engine Optimization), la presencia y difusión de contenidos en redes sociales, el marketing de contenidos y el análisis web.

El ciclo se podría resumir en que alguien que no nos conoce visita nuestra página, contacta con nosotros (leads), se convierte en cliente y, después, en promotor de la marca.

La creación de contenidos es lo más importante en la primera fase, cuando alguien que no te conoce, te encuentra. ¡Y no te encuentra por casualidad!  Para ello, resulta imprescindible crear contenido de calidad alineado al público objetivo: si se crea gran cantidad de contenido, muy alineado, pero con poca calidad, estará bien posicionado, pero será contenido paja, y sin sentido no hay virtud. Asimismo, aunque el contenido sea extremadamente bueno, si no está alineado, no servirá de nada: hay que hablar en el mismo idioma que hablan nuestros clientes. Supongamos que un centro de Educación Secundaria publica en sus canales oficiales artículos científicos sobre la legislación educativa española y las competencias básicas de la LOE. Es probable que los potenciales clientes no le lean o no le entiendan. Sin embargo, hablar sobre cómo conseguir la competencia desde el centro educativo para que el alumno aprenda a aprender, poniendo ejemplos de casos reales, puede resultar mucho más efectivo.

El formato del contenido se puede adaptar en función de las potenciales y capacidades de la organización y de los recursos humanos y materiales: si te gusta escribir, emplearás el formato texto, como posts en blogs, boletines, newsletters; si eres de los que no se callan, grabarás podcasts; si quedas bien en cámara o te gustan las animaciones, abrirás un canal de YouTube; si te gusta la fotografía o la infografía, emplearás las redes… Un alumno muy aplicado me comentaba que muchas veces le daba reparo publicar algo muy bueno o dar instrucciones sobre cómo hacer qué cosas porque entendía que los usuarios lo harían por su cuenta y no le contratarían. Como buena gallega le contesté con una pregunta: ¿Tú a quién prefieres leer o seguir en las redes, a una persona que comparte conocimientos o a alguien que se los calla? Contestó lo que todo el mundo contestaría: al que comparte conocimiento porque aporta valor. ¡Pues sé el primero en compartir! Probablemente, un 95% de usuarios le lean y no le contraten, pero si consigue una conversión de un 2-3% está muy bien, ya que la media en España es de un 1%.

Hoy, no se consiguen clientes si estamos constantemente hostigando con publicidad y contenidos con poca calidad y totalmente enfocados a la venta. Hay otro modo de seducir que no sea el vulgar “ir a saco”. Más bien, como la buena cocina, a fuego lento. Así es el Inbound Marketing.

Por Noa María Carballa, doctora en Comunicación y miembro del Consejo Editorial de Éxito Educativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here