Inma Ríos (experta en liderazgo): “Un directivo debe saber delegar en su gente”

Inma Ríos es Experta en Desarrollo de Líderes y Equipos de Alto Rendimiento, Ingeniera por la Universidad Politécnica de Valencia, Conferenciante Internacional y Autora de los libros de liderazgo «Equipos Motivados, Equipos Productivos» y «Claves para Liderar con Éxito», y su último lanzamiento, “El líder productivo”. Además, ha sido distinguida con el Premio Top Women Leaders 2022.

De igual modo, ha dirigido departamentos de Supply Chain a nivel EMEA (Europa, Oriente Medio y África), gestionando proveedores, producción y equipos multidisciplinares y multiculturales. Suma diez años de experiencia profesional en multinacionales en diversos países europeos (Irlanda, Países Bajos y Francia), y, aunque regresó a España en 2007, siguió trabajando en entornos internacionales.

Inma ha vivido en primera persona la experiencia de liderar equipos en entornos complejos y desafiantes. Sabe lo que se siente estar bajo presión y cómo mantener la motivación y lograr resultados en situaciones difíciles. Por ello su enfoque se basa en soluciones prácticas y efectivas que pueden implementarse en el día a día de cualquier equipo. De cómo se implementa todo esto al ámbito educativo y, en concreto, el directivo, le preguntamos en esta entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO.

Desde 2013 se dedica a la consultoría y formación en Organizaciones y Escuelas de Negocios. Ha acompañado a más de 100 empresas a desarrollar equipos de alto rendimiento y ha entrenado a miles de directivos para desarrollar la mentalidad y habilidades de los grandes líderes y así conseguir equipos más motivados y productivos. Todo ello, sin perder de vista que más de 5.000 alumnos de todo el mundo han visto sus videocursos online. Su podcast «¡Entrena tu Liderazgo!» se escucha en más de 30 países.

Por concluir, es profesora de varios programas de MBA en FBS Fundesem Business School, Docente y Consultora Homologada por la Escuela de Organización Industrial; Máster de Experto en Coaching con PNL e Inteligencia Emocional acreditado por ICF (International Coach Federation); Coach Profesional Certificada por ASESCO (Asociación Española de Coaching), Coaching Sistémico de Equipos por la Academy of Executive Coaching de Londres; Analista Certificado de Comportamientos y Motivadores por TTI Talent Insights. Scrum Máster, y Facilitadora de Equipos Ágiles Certificada por IC Agile (ICP-ATF) en Reino Unido.

¿Cuáles son las principales estrategias de productividad que recomiendas para docentes y directivos de centros en el entorno educativo actual?

Las técnicas que recomiendo en mi libro en realidad son aplicables a cualquier sector. En general recomiendo gestionar bien las prioridades, distinguiendo la diferencia entre lo importante y lo urgente (que frecuentemente se confunde), gestionar bien las interrupciones, crear momentos de concentración para aquellas tareas más complejas, y asegurarnos de tener un sistema para que no se nos escape nada (como por ejemplo GTD). Para el caso de directivos, además es importante que se apoyen en su equipo y sepan delegar bien.

En el libro hablas de micromanagement como una mala práctica en muchos docentes que no saben delegar sus funciones, ¿se puede salir de ese estilo tóxico?

Naturalmente, aunque puede que cueste al principio. Lo más importante es marcar claramente el “qué” esperas de los demás, y dejar cierto margen de maniobra en el “cómo” lo van a hacer.

¿Cómo se puede gestionar eficazmente el tiempo y las tareas en un ambiente educativo con múltiples responsabilidades y plazos?

Creo que metodologías como GTD donde se establece un sistema de gestión de tareas según su necesidad de tomar acción o no, según sean complejas o sencillas, si hay que delegarlas o no o si tienen una fecha exacta. Este sistema garantiza un control en nuestras responsabilidades a la vez que reduce los niveles de estrés.

¿Qué consejos ofreces para mantener un equilibrio saludable entre la vida personal y profesional, especialmente para los directivos que soportan una alta presión y la carga burocrática?

Sin duda, cuidarse es fundamental. Hacer ejercicio de forma regular, cuidar el descanso, desconectar para reconectar… todo esto, si se hace de forma equilibrada, contribuye sin duda a una mayor salud física y mental y a una mayor productividad.

¿Qué técnicas de organización y planificación consideras fundamentales para mejorar la productividad en el ámbito educativo?

Seguramente aquí tendríamos que hablar tanto de técnicas de productividad personal (individual) como de técnicas de trabajo colaborativo (cuando se interacciona con otros). Cuando se trata de gestionar horas de estudio y trabajo de concentración la técnica Pomodoro nos ayudará a crear foco. Cuando queremos optimizar resultados a la hora de estudiar exámenes la regla de Pareto nos puede ayudar a priorizar. En cuanto al trabajo colaborativo recomendaría herramientas como Trello o espacios virtuales de trabajo para que todo el mundo tenga acceso a la información y la comunicación se mantenga fluida.

¿Cómo pueden ayudar los educadores a mantener la motivación y la concentración de los alumnos a lo largo del año académico?

Marcar objetivos claramente definidos y que vean sus progresos es importante, también se podría gamificar. Por ejemplo, en mis talleres formativos utilizo aplicaciones como Kahoot. A los alumnos les encanta, rompe la monotonía, y a mí como docente me da información muy valiosa sobre la comprensión del tema tratado.

En un mundo cada vez más digital, ¿cuáles son las herramientas y aplicaciones que recomiendas para optimizar la productividad en el ámbito educativo?

Pues a las ya mencionadas, por ejemplo, Trello y otras herramientas de trabajo colaborativo (Google Drive, etc..) y por supuesto las videollamadas (zoom, Teams…) pueden hacer que la comunicación fluya en situaciones remotas.

En tu libro hablas también de los ladrones de tiempo, ¿cuáles serían los principales a evitar por los directivos?

Pues un directivo, además de los ladrones del tiempo que pueda tener cualquier profesional, suele tener bastantes más debido a su nivel de responsabilidad y sobre todo por el hecho de tener un equipo a su cargo. Lo que tienen que tener muy claro es que han de aprender a delegar en su gente; delegar no es pasar marrones e, incluso, puede ser muy motivador para un equipo si se hace bien. Muchos fallan en esto porque no se dan cuenta de que su misión no es “hacer”, sino “hacer hacer”. Para estos casos es muy importante desarrollar un buen liderazgo sano y motivados. Afortunadamente, todo esto se puede aprender y entrenar.

¿Qué estrategias sugieres para superar la procrastinación y fomentar la acción inmediata en el contexto educativo?

Pues aquí recomendaría la regla de los 10 minutos, es decir, ponernos, aunque sean solo diez minutos, con esa tarea que nos da pereza. Esto ayuda a romper la inercia, y a comenzar esa tarea, que muchas veces es lo que más cuesta. Una vez empezamos, lo más seguro es que continuemos haciendo esa tarea más allá de esos 10 minutos. Otra técnica que funciona muy bien es dividir esa tarea en fragmentos más pequeños, que se perciban más fáciles de modo que una vez que completemos el primer paso será muy más fácil continuar con el siguiente.

¿Podrías compartir un caso de éxito o experiencia donde tus técnicas de coaching en productividad hayan tenido un impacto significativo en la vida de un educador o estudiante?

Bueno, todo lo que explico lo he probado en primera persona. Yo también he sido estudiante (y no dejo de formarme actualmente). En la universidad, cuando estudiaba ingeniería, aplicaba ya algunas de estas técnicas. Por ejemplo, Pareto (para priorizar) o los cuadrantes del tiempo (planificando lo importante). ¿Esto se puede considerar un caso de éxito? A mí me funcionó, saqué mi carrera a curso por año.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí