Inteligencia Artificial en las aulas: ¿Cuándo empezar a usarla?

Imagen de Tumisu en Pixabay

La UNESCO establece lo que considera que debería ser una edad mínima para el empleo de las herramientas de Inteligencia Artificial en las aulas, tecnologías que han llegado para revolucionar nuestra forma de vida y, por tanto, la manera en la que aprendemos y enseñamos.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) lanzó recientemente una guía que establece que los niños deben tener al menos 13 años para comenzar a utilizar la inteligencia artificial generativa en el entorno educativo.

Esta medida surge en respuesta al creciente uso de la inteligencia artificial en las aulas y busca garantizar que su implementación sea ética y pedagógica.

La inteligencia artificial generativa, que se dio a conocer al público en noviembre de 2022 con el lanzamiento del ChatGPT, ha demostrado su capacidad para generar texto, imágenes, vídeos, música y códigos de software y para transformar así la educación y la investigación.

Sin embargo, su rápido avance ha superado la capacidad de adaptación de los marcos regulatorios nacionales, lo que ha llevado a la UNESCO a abordar la falta de regulaciones en este ámbito, y a falta de que se concrete el acuerdo en el seno de la UE al respecto.

Según una encuesta de la entidad, en más de 450 escuelas y universidades, menos del 10% de estas instituciones cuentan con políticas o directrices formales relacionadas con el uso de aplicaciones de inteligencia artificial generativa. Esta carencia se debe, en gran parte, a la ausencia de normativas a nivel nacional.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, enfatizó que la inteligencia artificial generativa representa una gran oportunidad para el desarrollo humano, pero también puede causar “daños y perjuicios”.

La nueva Guía sobre la Inteligencia Artificial Generativa en la Educación y la Investigación de la UNESCO insta a los gobiernos a regular el uso de estas tecnologías en la educación y a proporcionar capacitación a los profesores para que refuercen la importancia de la inteligencia humana en la toma de decisiones frente a las opciones que brinda la inteligencia artificial generativa.

El documento también plantea requisitos para los proveedores de inteligencia artificial generativa, con el objetivo de garantizar que sus herramientas sean utilizadas de manera ética y efectiva en la educación. Además, enfatiza la necesidad de que las instituciones educativas validen estos sistemas en cuanto a su idoneidad ética y pedagógica para la educación.

Según el organismo internacional, los niños deben tener al menos trece años para comenzar a utilizar herramientas de inteligencia artificial en las aulas, una medida que pretende proteger la privacidad de los datos de los usuarios y garantizar que los estudiantes estén lo suficientemente maduros para comprender y utilizar estas tecnologías de manera responsable.

De igual forma, se insiste en la necesidad de formar a los profesores en este campo, pues son ellos los que conducirían el proceso de inserción de las distintas herramientas.

En la misma medida, se advierte sobre los sesgos presentes en estas tecnologías, destacando que los modelos actuales de “ChatGPT se diseñan con datos de usuarios en línea que reflejan los valores y las normas sociales dominantes del Norte global”.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí