Javier Delgado Espada (Altair): “Hay que valorar la cultura del esfuerzo y dar más herramientas a los docentes y menos burocracia”

Javier Delgado Espada es director general del centro educativo Altair, que se ubica en Sevilla. Licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, Graduado en Psicología por la UNED, Máster en dirección de centros educativos por la Universidad Villanueva, Máster en Psicología General Sanitaria por la UNIR y PDG en el IESE, además de profesor en ciclos formativos, Secundaria y Bachillerato.

Desde 2006 ejercía las funciones de subdirector del centro educativo, del que, desde 2010, es su director, y sobre el que queremos conocer más por medio de esta entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO.

¿Qué es lo que diferencia a su centro de otros centros educativos? 

Nuestro centro se diferencia por la preceptuación. Cada alumno tiene un preceptor (mentor) con el que tiene una entrevista al menos mensual (normalmente quincenal), en el que se trabaja sobre la competencia personal, académica, social y emocional de cada uno de ellos, para poder sacar lo mejor de cada uno.

¿Cuáles son sus señas distintivas?

Es una obra corporativa del Opus Dei. Nuestro proyecto educativo se refiere a todos los aspectos de la persona y está inspirado en una visión cristiana de la vida, en un clima de libertad y de responsabilidad personal.

¿Cuál es su filosofía educativa y cómo se refleja en la cultura y el enfoque de su colegio?

Que hay que atender a cada alumno y a cada familia como lo necesitan. Querer llegar a cada uno de verdad, ya que Altair es un centro de educación personalizada concertado en todos los niveles educativos: Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y Formación Profesional. Ofrece una educación integral: humana, científica, cultural, religiosa y deportiva. Se refleja en el preceptor o tutor personal, la atención a las familias en cualquier momento, al menos trimestralmente, y en el ambiente de familia que hay en el centro.

Con carácter general, ¿Cómo ve el futuro de la educación en España? ¿y en el mundo?

El futuro de la educación en España es difícil poder verlo, en la medida que con cada Gobierno hay un cambio de ley educativa, no hay pactos de Estado en lo que todos los agentes estén de acuerdo y por lo tanto difícil que se pongan en práctica, o se implemente de verdad, las cosas que hay que cambiar para solucionar los problemas actuales. Hay que valorar la cultura del esfuerzo, valorar y dar más herramientas a los docentes y menos burocracia y papeleo.

No sabría decir cómo veo la educación en el mundo. Lo que sí veo es el descenso drástico de la natalidad en España y en el mundo, por lo que no sé en que proporciones de alumnos nos encontraremos en unos años.

¿Qué apartado de la gestión de centros educativos cree que es el más necesario impulsar (financiero, tecnológico, RRHH, marketing…)?

Hay que cuidar todos, para tener una gestión estable y sin sustos. Quizás en el centro educativo es importante los recursos humanos, los trabajadores que vas a tener para que se impliquen en el proyecto educativo de servir y transformar la sociedad desde el servicio personal de todos a familias y alumnos.

Usted hablaba de ello hace un instante ¿Han empezado ya a notar la reducción de alumnos por el descenso de natalidad? ¿Cómo se soluciona esta cuestión?

Sí, se está notando. Los gobiernos tendrían que ejecutar políticas del fomento de la natalidad.

Sobre este aspecto, ¿Qué importancia le da en su colegio al ámbito de la comunicación y del marketing?

Llevamos años dándole mayor importancia, en partidas presupuestarias dedicadas a este campo, para llegar a más familias, dar a conocer todo lo que hacemos, etc.

¿Cuál es el perfil de profesores que buscan para su centro?

Queremos buenas personas, dispuestas a servir a los demás, y con clara vocación a la educación y a formar personas. A su vez, que sean competentes en su materia, para poder transmitir esos conocimientos y por último que participen en la labor formativa y vivificadora de la sociedad desde una visión cristiana de la vida.

¿Y el de directivos?

Igual, si cabe con mayor preocupación aún por querer servir a los demás,  a las familias, trabajadores y alumnos.

Salud mental, problemas de convivencia, cambios legislativos, retos tecnológicos como los que nos plantea la IA… ¿Cuál cree que es principal desafío para la educación en los próximos años?

Habrá que ver la IA. Aunque cada vez veo más problemas de salud mental en los alumnos, problemas familiares graves, rupturas de matrimonios, etc. El mayor desafío es la familia, y la unidad de esta con el centro y que vayan ambos unidos a sacar lo mejor de cada alumno.

¿Qué medidas se están tomando para garantizar la seguridad de los estudiantes contra el acoso y en favor del bienestar emocional?

Están los consejos de cursos, que son ¾ alumnos de cada clase, que junto al tutor se reúnen al menos una vez al mes, para ver el  ambiente de la clase, y junto con el tutor ayudar a quien lo necesite y que se pueda cortar de raíz cualquier cosa que llegue. Junto a orientador y la figura del coordinador de bienestar.

¿Cómo maneja su colegio la diversidad de estudiantes y las necesidades individuales?

Está el orientador y dos profesoras terapeutas que coordinados con el resto de profesores, trabajan con cada alumnos con necesidades

Para finalizar, una pregunta que formulamos a todos los directores de colegios y que nos permite, a través de sus respuestas, trazar un mapa sobre la cuestión ¿Cómo se imaginaría el mejor colegio del mundo?

Un colegio en el que las familias estén unidas y contentas con sus trabajadores, por el espíritu de servicio, compañerismo y trabajo en equipo que hacen para le mejor educación integral a sus hijos, que llevaría a que estos estén felices y creciendo.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí