Javier García Algarra (U-TAD): “Algunos padres no terminan de ver la animación y los videojuegos como una opción laboral”

Javier García Algarra es director académico en el Centro Universitario U-tad, cargo que desempeña desde hace más de 8 años. Con anterioridad, en la misma institución académica, García Algarra desempeñó funciones como profesor agregado, director del Área de Ingeniería y director del Área de Investigación.

En la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE impartió clases y en esta entidad universitaria fue en su día director del Diploma Fundamentos en Business Analytics en ICADE Business School. También ejerció la docencia en la UNED durante 2 años. Telefónica y Banesto fueron otras dos compañías en las que operó nuestro entrevistado, volcado hoy como está en la dirección académica de una de las universidades que más interés suscita por su innovadora y disruptiva oferta de estudios.

¿Cómo surge U-tad?

U-tad nació para formar profesionales en dos sectores que hace 13 años no disponían de enseñanza universitaria en España: cine de animación y videojuegos. A partir de ahí fue extendiendo su acción a otras disciplinas relacionas con las artes digitales y la tecnología, manteniendo el mismo espíritu innovador. Tras sus primeras titulaciones en ‘Animación’ y en ‘Diseño de Productos Interactivos’ surgieron el Grado en ‘Diseño Digital’ y en ‘Ingeniería del Software’. Actualmente en U-tad impartimos 9 programas de Grado y 7 de Ciclo Formativo de Grado Superior (FP) al que también se suman posgrados en el ámbito de la animación, los videojuegos, las realidades extendidas, la IA, los motion graphics, etc.

Podemos decir que, U-tad se adelanta a las necesidades de nuevos perfiles profesionales de la sociedad lanzando titulaciones destinadas a cubrir nichos de demanda insatisfecha, un ejemplo de ello es el nuevo grado en ‘Dirección de Empresas de Entretenimiento Digital’, primer y único grado en España, que responde a la falta de talento cualificado en producción, gestión de proyectos, marketing y distribución. Esta titulación comenzará a impartirse el próximo mes de septiembre.

¿Qué definiría, en particular, el modelo formativo de su universidad, aquello que le distinga de otras instituciones académicas?

El origen de U-tad es el mundo de la empresa y eso marca nuestra metodología y estrategia. Valoramos mucho que nuestro claustro tenga experiencia fuera del mundo académico y que transmita a los estudiantes lo que van a encontrar en el mercado laboral cuando finalicen sus estudios.

Asimismo, aplicamos un modelo educativo que ofrece una simulación lo más parecida posible al trabajo que el alumno va a tener que desarrollar en la empresa, a través de una formación totalmente práctica, con una metodología ‘learning by doing’ basada en proyectos reales. Esto permite a los alumnos desarrollar un portfolio de trabajos que es su mejor carta de presentación a la hora de optar a un puesto de trabajo, y que, además, las empresas valoran muy positivamente.

Se presentan como ‘líderes en formación digital’. Porque hoy ya no se puede entender la educación sin lo digital o con ello a regañadientes, ¿verdad?

Como en todos los sectores económicos, lo digital comenzó siendo algo exótico y terminó desplazando a los modelos tradicionales. Lo hemos visto en la producción musical, la prensa o el comercio, por poner algunos ejemplos relevantes. En educación sucede lo mismo, las generaciones que llegan a la universidad son nativas digitales, y la manera que tienen de aprender es muy diferente a la de hace dos décadas.

Háblenos de sus principales propuestas en este ámbito, la formación digital…

En el ámbito de la formación digital, siguen ocupando los primeros puestos de trabajo aquellos relacionados con el desarrollo de software, la ciberseguridad, la ingeniería de datos e inteligencia artificial y los perfiles de gestión de proyectos digitales, de ahí el lanzamiento de nuestro nuevo Grado en ‘Dirección de Empresas de Entretenimiento Digital’. Asimismo, el buen momento que vive España en el ámbito de la animación, ha llevado a muchos estudiantes a querer formarse para ser parte de esta industria. Sin olvidar todo lo relacionado con el arte y el diseño digital, que cada vez valoran y tienen más en cuenta las empresas, a la hora de lanzar nuevos productos y/o servicios.

Y, por último, las realidades extendidas, el metaverso primero y las próximas Apple Vision Pro van a seguir reforzando una industria con unas enormes posibilidades en diversos ámbitos como la educación, la sanidad, el turismo, etc.

¿Qué empleabilidad diría que tienen formaciones como las que imparten en U-tad?

Esta es siempre una pregunta de respuesta compleja porque depende mucho del sector y de los ciclos de la economía. Hoy podemos hablar de una empleabilidad absoluta en los estudios de ingeniería o tecnología y es muy alta también en nuestros alumnos de diseño, animación y videojuegos. Al pensar en empleabilidad, hay que valorar el largo plazo, ¿lo que voy a estudiar me va a proporcionar las herramientas para mantenerme actualizado y empleable a lo largo de mi vida profesional? Esto es lo que intentamos transmitir a los estudiantes, la empleabilidad futura depende de su capacidad de adaptación futura.

¿Cómo trasladar a unos padres que el que su hijo o hija quiera formarse en animación tiene futuro? Ya sabe a qué me refiero, a esos prejuicios que aun puedan existir sobre disciplinas no tradicionales…

El mundo es hoy muy diferente a lo que era a finales del siglo XX. ¿Qué tiene más relevancia económica mundial, la siderurgia o las plataformas de streaming? La formación tiene que evolucionar y dar respuesta a los cambios de la sociedad. La industria de la animación o la del videojuego son muy potentes y necesitan profesionales técnicamente muy capacitados.

Aún vemos en muchas jornadas de puertas abiertas cómo algunos padres no terminan de ver la animación y los videojuegos como una opción laboral, pero cuando se dan cuenta de dónde trabajan los alumnos y la proyección laboral que tienen, empiezan a cambiar de perspectiva.

Precisamente, el mercado laboral, particularmente en España, se suele quejar de que no encuentra profesionales que está necesitando ya. ¿Qué respuesta se puede dar desde la universidad?

Esta aparente paradoja tiene mucho que ver con la evolución de la que hablaba. Si uno compara los índices de empleabilidad con los estudios más habituales en España, se comprueba que hay un desfase muy grande. Padecemos falta crónica de perfiles científico-tecnológicos mientras que alguno de los grados más solicitados en la universidad tiene una tasa de paro elevada. Quizá no es tanto un problema de la universidad como del entorno familiar, que, con la mejor de las intenciones, orienta a los alumnos de bachillerato hacia opciones de éxito de hace treinta años que hoy ya no lo son.

Como comentaba anteriormente, cuando los padres se dan cuenta de que existen titulaciones oficiales y regladas en el ámbito de los videojuegos, la animación y cómo estos son perfiles que, además, pueden trabajar en más sectores, no solo en películas, series o videojuegos, son conscientes de las opciones con las que cuentan a la hora de decidir dónde trabajar.

Con carácter general, ¿cree que la última reforma universitaria, la LOSU, favorecerá esa mayor imbricación entre formación y necesidades laborales?

No creo que suponga un gran cambio a corto plazo. No puede esperarse que la universidad, por sí misma, genere una alteración tan radical. No es tanto una falta de oferta de programas como de ajuste entre lo que la sociedad demanda y lo que los alumnos escogen.

¿Qué se le puede decir a un joven, a una joven de Secundaria o Bachillerato que aún no tiene clara su vocación? ¿Cómo orientarle?

Lo primero es que tiene que estudiar algo que le motive y no dejarse influenciar demasiado por lo que vaya a hacer la mayoría de sus amigos, que es una fuerza muy poderosa. Si ya tiene más o menos clara el área de conocimiento, debe investigar la oferta de grados, que es muy amplia, los centros que los ofrecen e informarse de todos. Es una decisión muy importante para su futuro y debe comparar todas las posibles opciones.

También es recomendable buscar cuáles son las tareas habituales de los profesionales de los sectores en los que le gustaría trabajar, ya que es una buena oportunidad para descubrir en qué consiste ese trabajo o puesto, así como preguntar a alumnos que están estudiando actualmente dichos grados.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí