Jonathan Locke (The British School of Barcelona): “El director debe identificarse plenamente con los valores del centro”

Jonathan Locke es executive principal de The British School of Barcelona, desde septiembre de 2018. Antes de asumir este cargo, ejerció como director de Leventhorpe School en Sawbridgeworth, Inglaterra. Locke posee una licenciatura en Estadística y Administración de la Universidad de Gales, así como un posgrado en Matemáticas de la Universidad de Cambridge.

Con una experiencia de veinte años como miembro de equipos directivos senior, incluyendo los últimos diez años como director, Jonathan ha adquirido una amplia experiencia en proyectos de cambio e innovación en centros escolares. Además de su papel como director, Jonathan ha ocupado cargos directivos en otras instituciones educativas del Reino Unido, como Sir John Lawes School y Richard Hale School, donde ha demostrado una carrera profesional exitosa.

Durante su trayectoria, también ha trabajado como profesor de Matemáticas y coordinador de TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Su formación académica y experiencia profesional respaldan su sólida base en los ámbitos de la educación y la gestión escolar. En esta entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO, Locke explica con detalle el modelo educativo del centro que dirige, así como expresa sus opiniones respecto de la educación en general.

¿Qué es lo que diferencia a su centro de otros centros educativos? ¿Cuáles son sus señas distintivas?

Considero que es más importante destacar los valores que nos identifican y representan. En Barcelona hay varios colegios excelentes, por lo que a las familias interesadas siempre les explico cuáles son nuestros valores diferenciales para que puedan decidir si somos el colegio adecuado para sus hijos.

Estos valores son, para empezar, la excelencia académica, pues nos aseguramos de que nuestros estudiantes obtengan las mejores calificaciones para que puedan acceder a las mejores universidades del mundo. Así lo venimos logrando año tras año y forma parte de nuestro ADN.

De igual modo, durante los últimos cuatro años, nos hemos centrado en ofrecer al alumnado una mayor libertad de elección en las asignaturas que quiere estudiar. En Primaria, esto se traduce en proyectos transdisciplinares, en los que los alumnos plantean sus propias preguntas y deciden qué cuestiones deben investigar y estudiar. Esto mismo se repite durante los dos primeros años de Secundaria, donde impartimos cerca del 25% del currículo de una forma similar, a través de lo que denominamos “Proyectos de Aprendizaje Integrado”.

A finales de Year 8, damos cierta libertad para que los alumnos escojan algunas asignaturas optativas, y a finales de Year 9 acaban de refinar sus opciones escogiendo las asignaturas de GCSE, de tal forma que el 40% de su currículo está compuesto por asignaturas que han elegido personalmente. Por último, en Bachillerato, el alumnado puede elegir entre cursar el Diploma de Bachillerato Internacional (IB) o los A Levels. También pueden optar por realizar las PCE para poder asistir a universidades en España o en cualquier otra parte del mundo.

Asimismo, durante los últimos tres años nos hemos centrado en el desarrollo de los hábitos de aprendizaje, es decir, en las habilidades de futuro necesarias para tener éxito cuando se gradúen de BSB. No queremos que nuestros alumnos se limiten a ir a la universidad: queremos que tengan éxito en todo lo que se propongan, así que es esencial que cuenten con estas competencias más amplias. Entre ellas se incluyen el ingenio, la curiosidad, la resiliencia, la imaginación, la organización, la determinación, la socialización, el pensamiento crítico, el liderazgo, o la atención.

Con carácter general, ¿cómo ve el futuro de la educación?

La educación está evolucionando a un ritmo exponencial. La pandemia ha acelerado el uso de la tecnología en muchos colegios y todos somos cada vez más conscientes de la necesidad de que los estudiantes tengan competencias más amplias y de que desarrollen una resiliencia emocional. Es imposible predecir el futuro con el que se encontrarán, por lo que es preciso prepararlos para que puedan adaptarse y prosperar cuando surja alguna dificultad o para hacer frente a cualquier reto.

Por eso, además de centrarnos en el uso de tecnología educativa en todo el colegio, también nos centramos, como ya he explicado, en las soft skills necesarias para el futuro. Esto lo logramos ofreciendo a todo el alumnado un apoyo y unos cuidados excelentes para que puedan desarrollar el autoconocimiento y la resiliencia emocional que más tarde necesitarán. Gracias a este programa hemos obtenido el galardón internacional de referencia Wellbeing Award for Schools. Somos el único colegio en toda Cataluña que cuenta con esta acreditación.

¿Han empezado ya a notar la bajada de alumnos por el descenso de natalidad? ¿Cómo se soluciona esta cuestión?

La verdad es que en BSB no nos hemos visto afectados por esta cuestión. De hecho, hemos abierto el nuevo Campus BSB City en el centro de Barcelona debido al incremento en la demanda de plazas en nuestro colegio. Tenemos lista de espera en la mayoría de cursos en cualquier etapa, así que queríamos ofrecer nuestra educación BSB a más familias, especialmente a aquellas que viven en el centro de Barcelona. A medida que nuestro mundo se vuelve más y más competitivo, creo que las familias se dan cuenta de la importancia de que sus hijos dispongan de las mejores oportunidades en la vida desde una edad temprana. Cuando eligen un gran colegio internacional como BSB, se aseguran de que sus hijos se convertirán en ciudadanos globales y de que serán capaces de competir con los mejores graduados del mundo.

¿Qué importancia le da en su colegio al ámbito de la comunicación y del marketing?

La comunicación es un aspecto esencial de la vida del colegio. Consideramos imprescindible mantener líneas de comunicación claras y transparentes con nuestras familias, y nos esforzamos por ofrecer las mejores herramientas y apps para que la información sea puntual y relevante. Asimismo, promovemos una cultura de puertas abiertas para que las familias puedan charlar con nuestro profesorado siempre que lo deseen sobre cualquier tema relacionado con sus hijos.

Cada año lanzamos un cuestionario de satisfacción para conocer la opinión de nuestras familias sobre los diferentes aspectos del colegio y así conocer mejor en qué áreas consideran que lo estamos haciendo bien y cómo creen que podemos continuar mejorando. Como cualquier otro colegio, consideramos que es importante darnos a conocer a las familias que se encuentran buscando colegio para, como he dicho anteriormente, que puedan decidir si somos la opción adecuada para sus hijos.

Ofrecemos jornadas de puertas abiertas, mañanas de juegos para los más pequeños, y si lo prefieren pueden concertar una visita más privada con nuestro personal de admisiones. Finalmente, creemos que la mejor publicidad es la de nuestras propias familias, cuando nos recomiendan porque sus hijos se sienten seguros y felices en el colegio y porque se desarrollan tanto académicamente como emocional y socialmente.

¿Cuál es el perfil de profesores que buscan?

En BSB, la fortaleza de nuestro colegio se basa en la calidad de nuestro equipo docente; por ello, invertimos mucha energía en contratar y mantener a los mejores profesores. Buscamos personal con la mejor formación y que sean nativos en inglés, ya que la mayoría de las clases son en este idioma, algo esencial para que el alumnado llegue a tener fluidez en él. También buscamos que los docentes sean autorreflexivos y que tengan una pasión por la materia que imparten, que comprendan que siempre pueden mejorar y desarrollar todavía más su labor docente. La enseñanza es una vocación, así que queremos profesionales que crean en sus estudiantes y que estén dispuestos a dar un paso más allá por ellos. También queremos que se adapten a las últimas investigaciones y prácticas pedagógicas para que el alumnado reciba siempre la mejor educación posible.

¿Y el de directivos?

En primer lugar, lo más importante es que se sientan identificados con nuestros principales valores y, muy especialmente, que entiendan que somos un colegio en proceso de crecimiento y desarrollo continuo. Esto incluye al alumnado, pero también a todo el personal. BSB es un colegio excelente, pero nunca seremos perfectos; y por eso necesitamos líderes que comprendan que debemos cuestionar lo que hacemos y cómo lo hacemos con el objetivo de seguir mejorando constantemente.

Asimismo, esperamos que pongan las necesidades del alumnado por delante de todo: cuando planificamos las clases y creamos las políticas del colegio, el foco debe estar siempre en cómo podrán beneficiar más al alumnado. Por lo tanto, nuestros directivos deberán ser personas autorreflexivas y sentir una gran pasión y motivación.

La pandemia, que ya parece tan lejana, nos ha dejado, de todos modos, muy cercano el debate sobre qué es mejor ¿una educación presencial, híbrida o a distancia?

Basándonos en nuestra experiencia con la pandemia, sabemos que hay lugar para el aprendizaje a distancia, pero éste debe estar en equilibrio con la interacción presencial. En BSB hemos usado cada vez más la tecnología para mejorar el aprendizaje del alumnado, dándole más responsabilidad y desarrollando su independencia. Usamos plataformas como Century Tech —que incorpora herramientas de evaluación basada en la Inteligencia Artificial— para ofrecer una experiencia educativa personalizada.

El personal también utiliza plataformas como MS Teams y OneNote para compartir recursos, evaluar al alumnado, y fomentar la colaboración y la creatividad. Durante las clases presenciales, el alumnado puede practicar las competencias más amplias que he mencionado anteriormente. Para poder alcanzar el éxito en su vida después de BSB, los alumnos necesitan contar con elevados niveles de inteligencia emocional y empatía, comprensión y respeto. Y para ello, consideramos que es esencial pasar tiempo en persona en clase. Con los más pequeños, no ponemos tanto énfasis en el uso de la tecnología fuera del aula. Queremos que interactúen y socialicen entre ellos para que lleguen a desarrollarse como jóvenes con confianza en sí mismos desde una temprana edad.

¿Cómo están poniéndose al día tras la última reforma educativa?

Cada año, dedicamos mucho tiempo a la formación del personal para que nuestro equipo sea capaz de reflexionar sobre las mejores prácticas e investigaciones pedagógicas, compartiendo cómo se pueden incorporar en las clases. Varios miembros del personal trabajan cada año con el Institute of Education de University College London, llevando a cabo sus propios proyectos de investigación. Son los que dirigen la mayoría del desarrollo del personal, por lo que aprovechamos los hallazgos de aquellas investigaciones que han demostrado ser efectivas. Como colegio Cognita, nuestro equipo forma parte también de una amplia red de docentes a nivel nacional e internacional, compartiendo ideas y mejores prácticas con regularidad. De hecho, varios miembros del personal de BSB lideran algunas redes de trabajo especializadas, lo que ofrece a nuestro currículo una ventaja y garantiza que seamos un colegio abierto al mundo.

¿Cómo se imaginaría el mejor colegio del mundo?

El mejor colegio del mundo debería ser inclusivo, cultivar el crecimiento personal y la confianza propia, y educar a los jóvenes que serán los líderes del futuro, preparados para dar forma al mundo. Unos excelentes resultados académicos, unas grandes oportunidades, un apoyo y un cuidado sobresalientes, así como una metodología innovadora son elementos esenciales para un buen colegio, pero éste solo logrará ser el mejor si ofrece a su alumnado las herramientas y la seguridad necesarias para marcar la diferencia.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí