José Javier Moya (UDIMA): “Hay que fomentar en los directores el pensamiento tecnológico”

José Javier Moya es especialista en formar en dirección y gestión de centros educativos, lo que hace desde una universidad que se caracteriza por formar a docentes vía online y, por esa misma razón, con una especial dedicación en que los futuros directores de centros tengan presente que la enseñanza no presencial podría ser una opción que sumar a su tradicional oferta presencial.

Doctor en Psicología por la UNED, licenciado en Psicopedagogía por la Universidad Complutense y diplomado en Magisterio de Educación Primaria por esta misma universidad, Moya reflexiona sobre cómo deben comportarse los directores de centros educativos del futuro, en un escenario en el que nada debiera descartarse, ni siquiera el teletrabajo educativo. De ello y de más habla en esta entrevista concedida a ÉXITO EDUCATIVO.

Se podría decir que, a pesar de las dificultades, la pandemia modernizó, por llamarlo de alguna forma, los métodos de enseñanza…

¡Indudablemente! Podemos considerar que la pandemia actuó como un “acelerador de la modernización educativa”. A pesar de las dificultades iniciales, las infraestructuras limitadas y la curva de aprendizaje tecnológico del profesorado, tanto maestros como estudiantes se embarcaron en una aventura educativa sin precedentes, lo que cambió sus métodos y actitud hacia el proceso de enseñanza y aprendizaje.

Desde la perspectiva de la dirección educativa, fue necesario adaptar las directrices para permitir que profesores y estudiantes continuaran con su vida académica. Los primeros momentos afectaron al rendimiento académico, a la didáctica y al bienestar emocional de la comunidad educativa.

Los docentes tuvieron que teletrabajar durante la pandemia, ¿será una modalidad que pueda seguir empleándose en los centros educativos o podría ser combinada con la enseñanza presencial?

La continuidad del teletrabajo educativo dependerá de varios factores, como la naturaleza del centro, el plan de estudios, la etapa educativa y la capacidad del profesorado para manejar la tecnología. Además, los recursos económicos serán un factor de primer orden en este nuevo paradigma.

¿Cómo generar desde la dirección, estrategias para fomentar el empleo de la tecnología educativa?

Generar estrategias para impulsar la tecnología educativa es un asunto complejo. Una estrategia clave es invertir en la capacitación del profesorado, dotándolos de las habilidades necesarias para mejorar sus competencias didácticas. Además, debemos fomentar el pensamiento tecnológico, es decir, la capacidad de resolver problemas mediante estrategias cognitivas que lleven implícitas el uso de programas y recursos informáticos.

¿Qué competencias debe desarrollar un profesional para ejercer en este puesto directivo? ¿Por qué los directivos deben trabajar en las soft skills?

Los directivos educativos deben poseer una amplia gama de competencias. Esto incluye la capacidad de analizar la realidad educativa, comprender la legislación, tener una visión de futuro y liderar de manera democrática. Además, deben ser excelentes comunicadores, empáticos y flexibles, ya que la educación es una experiencia profesional repleta de retos y desafíos. La reflexión y la toma de decisiones informadas son esenciales para el éxito en esta travesía educativa. Las “soft skills” o habilidades interpersonales son igualmente importantes para construir relaciones sólidas y mantener un entorno de aprendizaje positivo.

¿Cómo promover la innovación y la calidad dentro del sistema educativo?

Para fomentar la innovación y la calidad en el sistema educativo, es esencial adoptar una serie de estrategias concretas. En primer lugar, se debe facilitar la participación activa de diversos actores sociales en los procesos de mejora educativa. Esto implica la colaboración entre educadores, directores, padres y la comunidad en general.

Además, se requiere una asignación adecuada de recursos humanos y económicos para respaldar iniciativas innovadoras. Esto incluye la inversión en capacitación docente, la investigación educativa y el desarrollo de programas de calidad.

¿Cómo se preparan y perfilan profesionales listos para dirigir centros educativos? 

La formación y preparación de profesionales destinados a liderar instituciones educativas es un proceso estructurado y multifacético. A medida que avanzan en su formación, estos futuros líderes adquieren las habilidades y conocimientos necesarios para llevar a cabo funciones directivas efectivas.

Este proceso de formación abarca una comprensión exhaustiva de la legislación educativa aplicable, la organización y gestión de las instituciones escolares, así como la gestión de recursos humanos y financieros. Además, se enfatiza la importancia de desarrollar habilidades interpersonales sólidas, como la comunicación efectiva, la empatía y la capacidad de liderar equipos de manera colaborativa.

Es fundamental que estos futuros líderes cultiven una actitud de compromiso y transformación en el campo de la educación. Los conocimientos adquiridos, el desarrollo de habilidades y una perspectiva de liderazgo orientada al cambio los preparan de manera efectiva para asumir con éxito la dirección de centros educativos.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí