José María Lassalle: “Los algoritmos en redes priman el ruido y el odio contra el colectivo LGTBIQ+”

Según el último Informe sobre la evolución de los delitos de odio en España, elaborado por el Ministerio de Interior, los delitos de odio cometidos en Internet aumentaron un 23% en 2022 en relación con el año anterior. Entre los encuestados en el informe, que fueron víctimas de delitos de odio, más del 50% afirma haber recibido amenazas en Internet.

Es en este contexto en el que José María Lassalle, doctor en Derecho, escritor y profesor universitario afirma que “el diseño de las redes aloja algoritmos que priman el ruido, el odio, porque generan más tráfico y datos susceptibles de comercialización. Por eso es muy importante asumir la responsabilidad de las propias plataformas”.

Lo dijo hace unos días en Facultad de Artes, Humanidades y Comunicación de la Universidad Internacional de Valencia – VIU, que acogió sus primeras ‘Jornadas sobre Discursos de Odio: Internet y redes sociales. Colectivo LGTBIQ+’.

Sobre este enfoque también se subrayó que, “en las redes sociales, hay muchos contenidos que se consumen a toda velocidad, sin tiempo para pensar. La desinformación trata de provocar una respuesta emocional e irreflexiva, que nos enfademos y reaccionemos compartiendo ese contenido o dándole un “like”. Todo eso les permite viralizar esos discursos”, según indicó Pablo Hernández, coordinador de Investigación Académica de Maldita.es. “Es muy importante que los usuarios, antes de compartir, se paren a pensar si lo que están viendo es un intento de manipulación”, añadió.

Por su parte, Manuel Gámez, doctor en Psicología y experto en ciberbullying, señaló que “estas conductas se mantienen porque son reforzadas de manera individual, pero también por acciones externas. Si un usuario trata de castigar un discurso de odio entrando al trapo, a veces puede reforzarlo, porque está generando más respuestas, más comentarios y por tanto, más visibilidad”.

“En la sociedad española a veces ha habido un relato muy autocomplaciente respecto a lo avanzados que estábamos. Las mejoras en términos de legislación son innegables, pero hay un imaginario latente de épocas no muy lejanas que a veces emerge, y contrasta mucho con esa visión avanzada de nuestra sociedad”, apuntó Miquel Missé, sociólogo, escritor y experto en género y sexualidad, en su análisis sobre el estado actual de los derechos del colectivo en España.

“Tampoco debemos pensar que ahora hay muchas más agresiones que antes. Lo que hay es un aumento de su visibilidad”, entre otras cosas, “porque la gente ahora se siente más segura para señalarlas”, agregó Missé.

Participó también Elizabeth Duval, filósofa, escritora y activista por los derechos de las personas trans, quien invitó a plantearse “si las medidas que se están tomando para penalizar los discursos de odio son realmente efectivas, o si solo son una tirita. Por ejemplo, eliminar determinados mensajes de las redes sociales nos puede hacer pensar que ese tipo de discursos no existen, y a los que los emiten, les permite erigirse como censurados o como víctimas”.

Por su parte, Daniel Valero, profesional de la información y activista LGTBIQ+, puso el foco en las causas y consecuencias de estos mensajes: “Cuando existe un desconocimiento sobre una realidad, como las realidades LGTBI, otros aprovechan ese desconocimiento para nutrir su relato con falsedades; para crear un enemigo invisible. De eso hablamos cuando nos referimos al discurso de odio.”

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí