La capacidad económica en el hogar sí influye en el nivel de estudios de los hijos

two babies and woman sitting on sofa while holding baby and watching on tablet

Existen diversos factores que inciden en la probabilidad de alcanzar un nivel educativo y otros que favorecen la adquisición de competencias. Entre los primeros, la monografía destaca la situación económica familiar durante la adolescencia, el nivel de estudios de los progenitores y su situación laboral.

Según los datos disponibles, analizados en la monografía De los estudios a las competencias: Condicionantes y resultados del capital humano en España de la Fundación BBVA y el Ivie, los estudiantes que gozan de una situación económica buena o muy buena durante la adolescencia (siendo iguales el resto de características y circunstancias) tienen más de 20 puntos porcentuales más de probabilidad de alcanzar estudios superiores (FP superior y universitarios) que quienes sufren una situación económica muy mala.

Además, las personas cuya madre tiene un nivel alto de estudios también elevan en 20 puntos porcentuales su probabilidad de completar estudios superiores. Los efectos del nivel de estudios del padre son igualmente relevantes, pero algo menores, ya que amplían la probabilidad en 16 puntos.

También la relación con el mercado de trabajo de los padres influye en la educación de los hijos, más allá de los aspectos relativos a la capacidad financiera o de la condición más o menos acomodada del hogar.

Según los datos que se desprenden del estudio, los hijos de padres que trabajan tienen una probabilidad 10 puntos mayor de completar estudios superiores que el resto.

Así mismo, influye en los niveles educativos alcanzados, el tipo de ocupación de los progenitores, ya que los hijos de personas con empleos altamente cualificados (directores y gerentes, técnicos y profesionales, científicos e intelectuales y técnicos y profesionales de apoyo) tienen 21,5 puntos más de probabilidad de alcanzar estudios superiores.

Donde residir cuenta

Otros factores que pueden determinar la formación alcanzada que se analizan en la monografía son el tamaño del municipio de residencia y el número de hermanos menores que se tengan. En particular, el tamaño del municipio influye de modo significativo en el nivel de estudios completados.

Conforme aumenta el tamaño de la localidad se incrementa la probabilidad de tener estudios superiores y disminuyen las de no llegar más allá de los estudios básicos.

Este efecto se aprecia ya al pasar de municipios de menos de 10.000 habitantes a poblaciones entre 10.000 y 100.000, pero resulta especialmente intenso en los municipios de más de 100.000 habitantes, donde la probabilidad de completar estudios superiores es 8,9 puntos mayor que en los municipios más pequeños.

En cuanto al número de hermanos menores de edad está también asociado a una menor probabilidad de completar estudios superiores (hasta 2,5 puntos porcentuales menos de probabilidad por cada hermano menor).

Fuente: INE (microdatos Encuesta de Condiciones de Vida) y elaboración propia.

El entorno

Junto a las variables que tienen que ver con las características y las decisiones educativas de las familias, también el entorno general afecta a los niveles educativos alcanzados. La monografía estudia algunos condicionantes en los que España muestra un entorno más desfavorable a la educación que otros países de la UE.

Entre ellos, destaca el peso del gasto público en educación sobre el PIB, que en España se sitúa en el 4,1%, (similar al de Italia), solo por delante de Croacia, Hungría, Lituania, Luxemburgo, Grecia y Rumanía. Este peso refleja la gran distancia existente con países como Suecia (7,1%), Dinamarca (6,4%), Bélgica (6,3%) o Finlandia (6,1%), y está por debajo del promedio europeo (4,7%) y otros países vecinos como Francia (5,4%) o Portugal (4,6%).

Además, en España el mercado de trabajo es poco favorable, con un peso de las ocupaciones cualificadas por debajo de la media de la UE-27 (35,1%, frente 41,6%) y solo por delante de Bulgaria, Grecia y Rumanía. Todo esto contribuye a que la tasa de abandono educativo temprano en nuestro país muestre resultados muy desfavorables (13,3%, la segunda mayor de toda la UE-27, solo por detrás de Rumanía y muy lejos de la media, situada en el 9,7%).

Fuente: Eurostat.

Con respecto a los factores que favorecen la adquisición de competencias, destacan el nivel socioeconómico y cultural de las familias y los estudios de la madre, que inciden positivamente en prácticamente todas ellas.

Por el contrario, la repetición de curso, haber cambiado de colegio y haber nacido en los últimos tres meses del año se relaciona con menores niveles de competencias entre los jóvenes de 15 años.

Por ejemplo, haber repetido curso presenta una penalización de -64,6 puntos en la competencia en lectura y de -72,5 puntos en matemáticas, mientras que haber cambiado de escuela dos o más veces reduce en -23,3 puntos las puntuaciones en matemáticas y en -18,5 en lectura.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí