La carga burocrática, los cambios legislativos o el maltrato sitúan a 1 de cada 3 docentes al borde de la depresión

estado emocional de los docentes
Leo Farache, fundador de Educar es Todo, y Víctor Núñez, director de ÉXITO EDUCATIVO

Son tiempos nuevos en que la autoridad del docente no se entiende como durante generaciones. Es probable que ni siquiera quepa hablar ya de autoridad en el aula, pero lo que no debiera ser un problema y solo el efecto de un nuevo modo de ver la enseñanza sí es parte de un problema mayor que aqueja a un tercio de los docentes españoles, para quienes la valoración social o, mejor dicho, la poca que ostenta hoy un profesor, explica su bajo estado de ánimo, entre otras y variadas razones.

Hasta un 60% de los docentes siente que su labor profesional no es valorada por la sociedad y carece de reconocimiento social y nada menos que más del 80% estaría dispuesto a cambiar de centro de trabajo, lo que refleja, a todas luces, un alto nivel de insatisfacción.

La valoración social, la necesidad de formación continua durante toda su vida profesional, los conflictos derivados de la relación con las familias, con los equipos directivos, también los cambios en la legislación y la mayor carga burocrática están detrás de dos de las principales conclusiones del I Estudio Nacional sobre el Estado de Ánimo de los Docentes en España:1 de cada 3 profesores españoles se ha sentido maltratado y cerca de 1 de cada 4 se autoperciben con síntomas depresivos

Julián Roa, decano de la Facultad de Educación y Ciencias de la Salud de UDIMA.

El trabajo de campo, una iniciativa de ÉXITO EDUCATIVO, Educar es Todo y la Universidad UDIMA, fue presentado este jueves en CaixaForum por el decano de la Facultad de Ciencias de la Salud y Educación, y director del mismo, Julián Roa. La psicóloga Silvia Álava se encargó de la interpretación desde el punto de vista de la salud mental de los principales datos del estudio. Álava, doctora en Psicología Clínica y de la Salud, y psicóloga educativa, destacó como muy preocupantes datos como que el 34,5% de los profesores defina su estado de ánimo en su labor docente como muy deficiente o deficiente.

También señaló como muy significativo que el 38,4% de los docentes se autoperciban en un estado emocional que podría asociarse a la depresión. Pero, quizás, el dato que más deba hacer saltar las alarmas es el que indica que un 13,2% presenta ideación y/o intención de conductos autolesivas. Para Silvia Álava esta situación debe llamar la atención de toda la comunidad educativa, la sociedad y la Administración para, sobre todo, dotar de herramientas a los docentes para mejorar su salud mental.

Silvia Álava en un momento de su exposición.

Como agentes de ese maltrato destacan, por encima de los alumnos, las familias, pero también la dirección del centro. Pues no siempre el cuadro directivo, a la luz de lo que expresan los docentes, está a la altura de lo que se espera en favor de una sana convivencia y bienestar emocional de la comunidad educativa que lideran. Así, el dato es incuestionable: A nivel general, cerca del 36% de los profesores se han sentido maltratados la mayoría de los días.

La edad parece ser otro de los elementos que juega un papel decisivo en el estado de ánimo, siendo el grupo comprendido entre 41 y 59 años el que presenta un peor estado socioanímico, frente a los profesores jóvenes o aquellos que están a punto de jubilarse.

En el marco de la formación continua acelerada por aquel confinamiento, surge la adaptación brusca a las nuevas metodologías de enseñanza online, que, a juicio de los docentes, supuso una presión adicional. No en vano, muchos de los profesores no estaban familiarizados con estas tecnologías, hoy de uso más común. A eso se sumó el cierre de los centros educativos y los problemas derivados de la pérdida de nivel de esos cursos.

En este contexto, se detecta una bolsa de aproximadamente un tercio de los docentes en “grave riesgo de salud mental” que se siente maltratado y que presenta un estado de ánimo general muy bajo y “signos compatibles con la depresión moderada y severa”, de acuerdo con el Estudio.

Para los autores, es especialmente preocupante el grupo incluido en el 13% que ha pensado lesionarse o que estaría mejor muerto en los últimos quince días, sobre todo en la franja de entre 41 y 50 años y mayormente entre las mujeres.

Además, muchos se han sentido poco apoyados por la administración educativa y agotados por el trabajo burocrático. Porque esas han sido otras dos causas que han afectado a los docentes españoles: la mayor carga burocrática, que resta tiempo y esfuerzo en lo que debería centrarse, la formación de sus alumnos, y, con más que probabilidad, efecto inmediato de las reformas legislativas que no parecen ayudar a reducir ese trabajo complementario que se creía propio de regímenes ya olvidados.

El resultado de la encuesta es demoledor en este contexto, al apuntar que más del 50% de los encuestados asegura que los principales problemas con que se enfrentan y que más problemas emocionales les genera son de carácter burocrático y legislativo, lo que resalta la necesidad de simplificar los procedimientos administrativos en el contexto educativo.

Víctor Núñez, director de ÉXITO EDUCATIVO, y Julián Roa, director del estudio

La experiencia, a favor del docente

Entrando al detalle, un 38,4% de los docentes se autopercibe en un estado emocional que podría asociarse con una depresión moderada o severa. En este contexto, se conoce que el 39,9% de los docentes con menos de 15 años de experiencia muestran conductas que se pueden asociar con síntomas de depresión moderada o moderada severa.

Este inquietante estado de ánimo tiene un impacto en su labor docente, como así lo afirman el 80% de los encuestados, lo que resalta la estrecha relación entre el bienestar emocional de los profesionales de la educación y su desempeño en el aula. Los autores del Estudio sugieren la oportunidad, cuando no necesidad, “de abordar estos problemas y proporcionar a los docentes el apoyo que necesitan para continuar desempeñando su importante labor”.

Por territorios, en términos generales, se observa que Cataluña y Madrid tienden a mostrar valores más preocupantes en lo que respecta al estado de ánimo y la percepción del profesorado, mientras que comunidades como el País Vasco y Navarra suelen obtener puntuaciones generales más positivas.

A nivel general, por resumir, el 35% de los profesores considera su estado de ánimo es deficiente o muy deficiente. Aunque este dato es ligeramente mayor en la pública (36%) que en la concertada y privada (32%) no se considera una diferencia significativa. Del mismo modo tampoco se observan diferencias significativas por etapas o por sexo.

El peso de la vocación, a favor

El 83% de los encuestados indicaron que eligieron la profesión docente por vocación, mientras que solo el 14% mencionó la estabilidad laboral y el salario como su motivación principal. Este dato resalta la fuerte dedicación inicial de este grupo y es coherente con el hecho de que la mayoría de los docentes encuestados se ven a sí mismos como personas que tienen un impacto directo en el futuro de los estudiantes y valoran enormemente la influencia de los profesores en la vida de los alumnos.

A pesar de su alta vocación y del impacto que creen tener, la mayoría de los encuestados expresaron que la profesión se ha vuelto más desafiante en los últimos años y que sienten la necesidad constante de continuar su formación, a menudo después de su jornada laboral, lo que puede generar estrés adicional, como ya se apuntó entre las causas del desánimo de una parte considerable del cuadro docente. Específicamente, en este punto la mayoría considera importante recibir capacitación en recursos digitales, educación emocional, metodologías innovadoras y atención a la diversidad.

En cuanto a la motivación, existe un consenso en que lo más importante para los docentes es la atención que reciben de sus estudiantes, un equipo directivo de alta calidad y la simplificación de los trámites burocráticos. Es sorprendente que aspectos como la formación continua o el salario, aunque importantes, se consideren menos relevantes que los mencionados anteriormente. La mayoría de los encuestados creen que su trabajo docente tiene un impacto directo en su estado de ánimo y perciben que la sociedad tiene poco interés en la labor de los docentes.

Metodología

Este informe se elabora a partir de un cuestionario elaborado por el OIE de la UDIMA que fue sometido a juicio de expertos y que cuenta con el visto bueno de la comisión de Ética de la Facultad de Educación de la UDIMA. El cuestionario fue difundido a través de una página web en la que se explica el proyecto y que se hizo llegar a los grupos de interés a través de colectivos profesionales, asociaciones, sindicatos, claustros docentes y redes sociales durante los meses de mayo y junio de 2023.

En total se recopilaron 3.852 respuestas de las que fueron excluidas 10 por expreso deseo de los participantes. El cuestionario se estructura en torno a 58 preguntas organizadas en 4 bloques. Un primer bloque introductorio con datos estadísticos generales de los participantes, un segundo bloque que aborda la labor docente y algunas de las variables que pueden influir en ella, un tercer bloque centrado en el impacto de la Pandemia por Covid-19 y sus consecuencias y un bloque final centrado en la ansiedad y la depresión sufrida por los docentes en los últimos 15 días y basada en el test PHQ-9.

El estudio se realizó a nivel nacional y ha permitido alcanzar un nivel de significatividad del 99% con un error inferior al 3% para un conjunto estimado de 650.000 docentes.
A nivel de CCAA con un nivel de confianza del 95% y un error del 6% o menor se han obtenido respuestas representativas para Andalucía, Castilla la Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, y Región de Murcia. La encuesta fue autoadministrada, lo que significa que los participantes completaron la encuesta de
forma independiente sin la intervención del investigador. Esto tiene la ventaja de minimizar el sesgo del entrevistador y permitir a los participantes responder en un momento y lugar que les resulte conveniente.

A nivel general se ha obtenido una muestra formada por un 75% de mujeres y un 25% de hombres con edades comprendidas entre los 21 y los 65 años. El 21% de las respuestas corresponden a la etapa de infantil, el 35% a la etapa de primaria, el 42 %
a la etapa de secundaria y Bachillerato, el 11% a la Formación profesional y el resto a la educación especial y la Universidad. La muestra obtenida está compuesta por un 56% de docentes de escuelas públicas, un 38% de concertadas y un 8% de privadas.

ÉXITO EDUCATIVO quiere agradecer a todas las instituciones y personas que han participado en la promoción y elaboración del estudio: ANPE, FSIE, FEUSO, a MIAC, a la Red de Directivos de Instituciones educativas, Cece Extremadura, La Granja, Asociación de Profesores de Escuelas Cristianas de Cataluña, La Granja, SchoolMarket y Micole. A los profesores influyentes Toni Garcia Arias, Francesc Nogales, Anabel Valera y Enrique Escandón; al presentador de RTVE Juanma Romero y a la propia Silvia Álava. Y, también a los colabores en esta presentación: Fundación Edelvives y Somos Digitales Responsables y a nuestro anfitrión Caixa Fórum.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí