La educación concertada advierte que seguirá en lucha contra la ley Celaá

La Plataforma Más Plurales deploró este jueves la aprobación en el Congreso de los Diputados de la LOMLOE sin el consenso que, a su juicio, sería deseable, y advirtió que seguirá al frente de la movilización de este amplio sector socioeducativo contra una reforma educativa que consideran perjudicial para la sociedad española en su conjunto.

En un comunicado, la Plataforma afirma que los apoyos recibidos en las últimas semanas constatan la “enorme preocupación y rechazo” que el Proyecto de Ley Orgánica de Mejora de la Ley Orgánica de Educación genera en una parte importante de la sociedad y que también se refleja en el Congreso, donde ha perdido apoyos parlamentarios. “Así lo demuestra”, además, “el más de millón y medio de firmas de ciudadanos que defienden la convivencia armónica de las redes pública, concertada y privada”.

Desde el sindicato FSIE Madrid, su secretario general, Francisco José del Castillo, en declaraciones a ÉXITO EDUCATIVO afirma que “siempre hemos pensado que la LOMLOE es una mala ley que agrede al debate parlamentario, y, sobre todo, al social que no ha existido, que ha sido gestionada durante una pandemia mundial desconocida hasta ahora y que nunca buscó el consenso”.

En este contexto, lamenta que “se han cumplido los pronósticos negativos que teníamos”, y aseguró que “hoy es un día triste para todos los ciudadanos, no solo los que formamos parte activamente de la educación”.

Por su parte, el sindicato ANPE lamenta en una nota que este proyecto de ley haya omitido los pasos previos para una tramitación de ley orgánica, así como la “ausencia de diálogo unido a la falta de negociación”. Esta doble circunstancia, opina, “hace que esta nueva ley nazca bajo la premisa de que será una ley derogada o modificada cuando se produzca un cambio de gobierno como ha sucedido con otras leyes educativas”.

“Un proyecto apresurado”, subraya ANPE, “cuyo objetivo inicial era derogar la LOMCE y volver a los postulados de la LOE-LOMCE. Pero, tras la intervención de los grupos parlamentarios, que sustentan al gobierno, y la asunción de algunas enmiendas, han convertido aquella propuesta inicial en un texto todavía más ideologizado, mediante la incorporación de medidas muy polémicas y controvertidas que polarizan y fraccionan cada vez más las posiciones políticas, sociales y territoriales en el ámbito educativo”.

La patronal CICAE señala en otro comunicado que la reforma de la Ley “mira al futuro en unos temas, pero se queda en el pasado en otros”. Aunque valora que la reforma avanza en la “imprescindible autonomía” de los centros escolares, “que son los que realmente logran los cambios educativos y su trabajo permite adaptar la formación de los alumnos a las transformaciones tecnológicas, sociales y laborales”, por el contrario, “pierde la oportunidad de dotar de mayor transparencia al sistema educativo y de proporcionársela también a las familias, para aumentar su libertad de elección de centro”.

En AESECE, Asociación Española de Entidades Colaboradoras de Enseñanza, manifiestan su «indignación por la nueva ley educativa actualmente tramitada en el Parlamento. En concreto, afirman en un comunicado que manifestamos que «no hay derecho» a que, por enésima vez «la sociedad española, nuestros profesores y familias, y muy especialmente nuestro alumnado, se vean castigados por una iniciativa que, según se considera, es una oportunidad fallida de hacer propuestas pedagógicas ilusionantes y de interés».

«Una iniciativa», agrega, «que, además, promueve la división social y el enfrentamiento con la escuela concertada y con lo que ésta representa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here