La escasez de docentes en España pone en riesgo nuestro sistema educativo

Durante los últimos meses, el sistema educativo español ha sido testigo de la necesidad urgente de incorporar profesionales a las aulas de educación secundaria. Entre las asignaturas que más sufren esta escasez docente se encuentran los aprendizajes derivados de la Informática, la Filosofía y la Lengua.

Este bajo número de profesores, presente en la mayoría de las comunidades autónomas de nuestro país y, a su vez, con gran impacto en el panorama internacional, obliga a cada vez más escuelas  a replantear su itinerario. Algunas de las medidas que se están llevando a cabo por parte de distintas consejerías para paliar esta situación son las siguientes:

  • Unión de diferentes grupos en un aula conjunta.
  • Formación online a través de la plataforma virtual que maneje el centro.
  • Aumento de las listas.
  • Elección de docentes que no disponen de formación para ejercer el magisterio. 

Estos cambios, eficientes durante un tiempo determinado, distan de la problemática en temas de temporalidad ya que, ésta última, aspira a ser una cuestión duradera

Visión del docente ante la escasez

Desde CC.OO. apuntan a que el problema reside en la visión del docente que maneja la sociedad, el poco reconocimiento que se le da a este colectivo y la adjudicación tardía de las plazas. La precariedad resulta un elemento de peso en la reducción del profesorado, no obstante, se le suman otros aspectos económico-sociales que suelen aparecer cuando el docente acepta una oferta de interinidad o una sustitución. 

Las dos principales cuestiones que aparecen a la hora de trabajar en un centro son la distancia y la vivienda. Hoy en día, el precio de la vivienda resulta un elemento a tener en cuenta independientemente de la profesión que se ejerza, especialmente, en ciudades como Madrid o Barcelona. En el caso del docente, este aspecto tiene mayor peso si cabe debido a que, la movilización hacia otra comunidad autónoma implica adaptarse económicamente a una situación que, quizá, el sueldo del profesorado no puede hacer frente. Por otro lado, la distancia supone otro condicionante para los profesionales de la educación dado que presenta incertidumbres familiares y sociales relacionadas con la capacidad de adaptación del individuo.

Otro aspecto que no está ayudando a hacer atractiva la labor docente es el impacto del deterioro de su salud mental como ha evidenciado datos como los ofrecidos por el ‘I Estudio Nacional sobre el Estado de Ánimo de los Docentes’. En este estudio realizado por ÉXITO EDUCATIVO, Educar es Todo y la Universidad a Distancia de Madrid UDIMA y presentado el 5 de octubre, se ofrecían datos muy alarmantes como que cerca del 40% de los docentes mostraban síntomas de depresión o que cerca del 14% tenían ideas suicidas.

Consecuencias de la falta de profesores

Las consecuencias de esta falta de profesores afectan a distintos aspectos de la educación, entres los que podemos encontrar:

  • Dificultades de comprensión en el alumnado por el alto ratio de alumnos por profesor
  • Necesidad de dominio tecnológico por parte de los menores y el profesorado cuando la opción de aprendizaje se reduce a la modalidad online.
  • Reducción de la especialización docente debido al aumento de las listas y la bajada de los requisitos para ejercer la profesión.

Dichas consecuencias afectan al sistema educativo, sin embargo, suelen reducirse a un mismo punto, la calidad de la enseñanza y la experiencia educativa del alumnado.

Ante esta situación, y según informa la Cadena Ser, seis comunidades, Cataluña, Aragón, Comunidad Valenciana, Murcia, Extremadura y Canarias, han pedido al Ministerio de Educación habilitar esta vía de forma permanente cuando no encuentran profesores: “Hemos enviado una solicitud de reunión al Ministerio. Estamos pendientes de que se celebre para ver que opciones hay para eximir de este requisito cuando se dé este tipo de situaciones que se hayan agotado todas las vías legales o reglamentarias para seleccionar a este profesorado”

Un problema global

Este problema no solo afecta a España. Ya en octubre del pasado año, la UNESCO ya lo denunció en el Día Mundial del Docente con el lema escogido: «Los docentes que necesitamos para la educación que queremos: el imperativo mundial de acabar con la escasez de docentes». Según la organización, dignificar, ensalzar y apoyar esta labor es necesario a nivel global ya que aún queda mucho trabajo para alcanzar una educación primaria y secundaria para todos. Los datos presentados por esta entidad sostienen que, para lograr este hito educativo, se precisaría de 44 millones de docentes

Esta meta, presente para el próximo 2030, pasa por abordar una cuestión que pasa desapercibida por algunos organismos educativos, el abandono docente. Dicho indicador se ha duplicado desde el año 2015, lo que indica que, para los jóvenes, el coste de estudiar magisterio cada vez es mayor. Audrey Azoulay, directora General de la UNESCO dirigió a este colectivo un mensaje poniendo en valor que «Los docentes desempeñan un papel vital en nuestras sociedades (…) la respuesta es la misma: debemos valorar, formar y apoyar mejor a los docentes.»

Es por esto por lo que la UNESCO lanzó una recomendación educativa ante la problemática, compuesta por siete medidas socioeconómicas:

  1. Destinar ayudas en formación inicial y continua dirigidas a los profesionales de la educación.
  2. Incentivar la colaboración mediante el asesoramiento entre docentes.
  3. Asegurar prestaciones económicas y laborales ajustadas a la labor docente.
  4. Simplificar las gestiones burocráticas.
  5. Reducir la carga laboral.
  6. Facilitar el acceso a los servicios de salud mental.
  7. Promover el liderazgo educativo.

DEJA UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí