La facturación de las editoriales de libros de texto el último curso cae al nivel de 2014

book lot on table

El mercado de libros y contenidos educativos está cada vez más condicionado por las diferentes normativas establecidas por las Administraciones Educativas autonómicas respecto a los programas de ayudas a las familias que, en su gran mayoría, apuestan por la creación de sistemas de préstamos y bancos de libros.

La decisión que las comunidades autónomas adoptan respecto a la dotación presupuestaria y/o los calendarios de renovación establecidos, incluso incumpliendo su propia normativa, acaban condicionando a todo el sector, denuncia ANELE, la asociación agrupa a las editoriales de libros de textos escolares.

El último informe de ANELE señala que la incertidumbre con la que se inició el pasado curso condicionó decisiones como la renovación de los libros de aquellos cursos que habían cumplido el periodo de vigencia. Una situación que repercutió en el mercado de libros educativos que sufrió una caída del 6,6%.

La cifra de facturación alcanzó el curso pasado los 765,47 millones de euros, lo que nos retrotrae a lo registrado en el año 2014 y muy lejos del máximo histórico registrado en 2008 (898,28 millones de euros). Una reducción de alrededor de 130 millones de euros que se produce existiendo 900.000 alumnos más en las aulas.

En el curso pasado se vendieron un total de 41 millones de ejemplares con un precio medio de 17,97€ el ejemplar, una cifra que representa 5 céntimos de incremento respecto al curso 2019-2020 .

En lo que respecta a la inversión realizada por las familias para la adquisición de libros de texto, el informe señala que como se puede ver en la tabla se está reduciendo de forma gradual en los últimos años. De hecho, en diez años, la disminución de esta ha sido de 18,84 euros. Las razones de esto no tienen tanto que ver con un menor uso de los libros de texto, que sigue siendo mayoritario, sino con el desarrollo de los programas de préstamo.

No obstante, para analizar la inversión media por alumno y el esfuerzo que las familias han de hacer para la adquisición de libros de texto hay que considerar, también, que en los últimos años se ha generalizado la puesta en marcha de sistemas de ayudas a las familias para los libros de texto por sistemas de préstamo y bancos de libros, universal o por nivel de renta.

Su repercusión varía de unas comunidades a otras. Por ejemplo, en Andalucía, Comunidad Valenciana, Navarra, Madrid, Murcia, La Rioja, los modelos son universales y pueden participar todas las familias con hijos en centros sostenidos con fondos públicos. Todas estas iniciativas hacen que alrededor del 50% del alumnado de la enseñanza obligatoria, reciba algún tipo de ayuda para los libros de texto, situación ésta que hay que tener en cuenta a la hora de abordar los cálculos sobre los gastos de la vuelta al cole.

En cuanto a los libros digitales, la oferta de libros y materiales curriculares en formato digital continua su incremento y ya representa el 44% del total del catálogo con 25.805 títulos.

Esto no tiene, sin embargo, reflejo en las ventas que, en 2020, registraron una caída de la facturación del 23%, hasta situarse en 20,04 millones de euros. Esto se debe, entre otras cosas a que dada la situación que se ha vivido se ha optado por un formato híbrido. Hoy, la práctica totalidad de los libros de texto en papel incluyen licencias digitales que se adquieren a la vez.

Éxito Educativo
Author: Éxito Educativo

Redacción de Éxito Educativo, información sobre la actualidad educativa, especialmente toda la relacionada con la gestión lo centros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here