La falta de vocación del docente puede concluir en violencia en el aula

Profesor en un aula

La comunidad educativa formada por profesores, personal administrativo y familiares de alumnos coincide mayoritariamente en que alguna vez en su vida tuvieron conocimiento o contacto con profesores que no mostraban vocación alguna por su desempeño profesional, lo que les llevaba a trasladar a los alumnos sus frustraciones, en algunos casos, hasta en forma de violencia, según refleja el último estudio/encuesta Montessori Canela Internacional, conocido esta semana,

Un 6,48% de los participantes había tratado con un docente sin vocación durante la última semana, un 9,10% durante el último mes, un 10,59% durante el último trimestre y un 21,18% durante el último año. También vimos que un 43,10% había tratado con un docente sin vocación en los últimos cinco años y casi todos los participantes, un 95,90%, alguna vez en la vida.

Cuando les preguntaron por la importancia de la vocación del profesorado para los aprendizajes de los alumnos un 96,39% le da mucha importancia (más de un 7 sobre 10) y un 87,29% cree que es primordial (más de un 9 sobre 10).

En cuanto a los motivos de la falta de vocación/motivación entre el profesorado: un 62,64% dice que es porque mucha gente se hace profesor solamente para tener estabilidad económica, un 53,55% culpa a la forma de enseñar que viene marcada (material en las aulas, currículo escolar…), un 45,21% cree que es debida a la formación que han recibido los docentes, un 38,73% afirma que es a causa del funcionamiento demasiado estricto de las escuelas, un 37,73% que es por el bajo sueldo, un 30,01% culpa al bajo estatus social de la figura del docente, y un 17,19% dice que es debido a la actitud de los alumnos con ellos.

Efectos sobre los alumnos

Respecto a los efectos de la vocación en el profesorado sobre sus alumnos, un 93,52% afirma que los docentes sin vocación vuelcan sus frustraciones en los alumnos.

Otros efectos negativos de la falta de vocación que los participantes han podido observar son: al docente ridiculizar a un alumno, observado por el 76,59%; a un alumno evitar las clases de ese docente, visto por un 60,90%; al profesor agredir a un alumno, presenciado por el 45,08%; al docente faltar a sus propias clases, visto por el 35,37%; al docente dormirse en clase, visto por el 14,82%; y al profesor beber alcohol en el lugar de trabajo, observado por el 3,74% de los participantes.

Valorando ahora los aspectos positivos de la vocación en los docentes, los participantes pudieron observar a docentes con vocación y pasión por su trabajo: cuyos alumnos con problemas familiares se apoyan en ellos, observado por el 84,56%; que dan ropa o comida a alumnos que lo necesitan, visto por el 44,83%; que van a buscar a casa a los alumnos que se ausentan de clase, reportado por el 33,50%; que pagan anónimamente actividades de algunos alumnos, visto por el 25,90%; y que acompañan a casa a alumnos para protegerlos de bullying, abusos y otros, visto por el 25,40%.

Los promotores de este estudio encuestaron a un total de 803 docentes, personal educativo y familiares de niños escolarizados. Todos ellos de pedagogías tradicionales y alternativas; y de centros públicos, privados y concertados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí