La Formación Profesional Básica, inicio de un itinerario formativo

La Formación Profesional Básica (FPB) es, en la actualidad, el primer peldaño de la escalera educativo-laboral de la FP en España, accediendo a estas enseñanzas aquellos alumnos que por diferentes motivos no han conseguido obtener el título de ESO.

Además de ser el punto de partida de un itinerario formativo y laboral sin techo académico, para aquellos alumnos que así lo decidan, la FPB aporta importantes beneficios desde un punto de vista psicológico y emocional para los alumnos.

La FPB desde una faceta personal y emocional

El patrón de estudiante que llega el primer día de clase a un aula de FPB se encuentra con frecuencia desmotivado, con una profunda apatía ante los estudios y con una autoestima, por lo general, baja. El hecho de combinar teoría y práctica en la jornada diaria y que desde el principio se realicen prácticas dentro de los talleres y laboratorios del colegio, hace que el alumno empiece a sentirse motivado hacia los estudios, ya que puede comenzar a ver los frutos de su esfuerzo de una forma casi inminente: un cableado sencillo, técnicas de archivo, la fabricación de una pequeña pieza o el montaje de un ordenador.

El estilo educativo y principios pedagógicos que rigen nuestro día a día en el Colegio Salesiano Santo Domingo Savio entroncan directamente con las necesidades de los alumnos de FP Básica ya que les hacen sentirse queridos y valorados,  lo que se traduce en que, poco a poco, comienzan a dar lo mejor de sí mismos, superando sus dificultades iniciales ante los estudios así como sus barreras motivacionales.

Heredado de los tiempos de nuestro fundador, D.Bosco, desde el siglo XIX acompañamos y formamos a los jóvenes más necesitados en el aprendizaje de un oficio, adaptando hoy nuestra labor educativa a las características propias del alumno del siglo XXI, lo que permite comprobar, al final de cada curso, la evolución positiva de su autoconcepto así como el desarrollo alcanzado en sus habilidades sociales.

Concebimos la FPB, por tanto, como el principio de una nueva historia que van escribiendo los propios alumnos, al tiempo que van adquiriendo una madurez personal y se adentran en el aprendizaje de una profesión elegida entre las familias profesionales que impartimos en la actualidad.

La FPB desde una visión académica y profesional

Por lo que respecta a la formación propiamente dicha, tanto en primer curso como en segundo, los alumnos permanecen en el centro desde septiembre hasta abril, realizando diariamente 3 horas de formación relacionada con módulos comunes y 3 horas de formación de módulos específicos en taller, pudiendo obtener así (en tan solo dos cursos académicos) un Certificado de Profesionalidad N1 relativo a la familia profesional que se esté cursando, el Título de Formación Profesional Básica si han aprobado los módulos comunes y, si el Claustro así lo decide, el Título de ESO.

Durante el mes de mayo de ambos cursos los alumnos que hayan superado los módulos de taller pueden acceder a la Formación en Centros de Trabajo (FCT) y realizar 160 horas de prácticas (no remuneradas) en empresas de su sector profesional, que les permiten seguir formándose, esta vez en un entorno productivo real, al tiempo que pueden seguir desarrollando las competencias adquiridas en el centro, tanto las relacionadas con aspectos técnicos como las transversales y actitudinales.

En cuanto al periodo formativo que el alumno realiza en la empresa señalar que, gracias a la colaboración ofrecida desde empresas socialmente responsables y con un fuerte compromiso frente el desempleo juvenil, contamos con el número de plazas necesarias (alrededor de 100 todos los años) para que los alumnos de los distintos programas puedan realizar sus prácticas. Este tiempo supone una gran dosis de motivación para ellos, al comprobar que todo lo aprendido en el centro tiene una utilidad real, convirtiéndose en una bonita experiencia de aproximación al mundo laboral.

Una vez finalizada la Formación Profesional Básica, superados los módulos y las prácticas en empresa, muchos de estos alumnos acceden a Ciclos Formativos de Grado Medio, continuando algunos de ellos en Grado Superior y, en algunos casos, incluso en la Universidad para cursar alguna Ingeniería o Grado.

Entendemos, por todo lo anterior, que la Formación Profesional Básica es un trampolín formativo con el que cada alumno se impulsa para alcanzar sus metas educativas y profesionales. Este es su éxito pero también el nuestro, por el orgullo que nos hacen sentir todas y cada una de estas historias de superación académica y personal. Desde nuestra experiencia, y también desde el corazón, acompañaremos a los alumnos por su ruta formativa hasta donde ellos quieran llegar… ¡y más allá!

Blanca Rojas es Licenciada en Pedagogía Social y Laboral por la UCM. En la actualidad es Coordinadora del Departamento de Empresas, Responsable de Comunicación y Marketing y Profesora de FOL en Colegio Salesiano Domingo Savio de Madrid

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here