La Industria española necesita formar 900.000 empleados con FP para el año 2030

Informe la Formación Profesional en la empresa industrial española de CaixaBank Dualiza y Fundación SEPI

En los próximos nueve años la industria española va a necesitar 900.000 nuevos trabajadores, el 90% por reemplazo, y la Formación Profesional tiene que proporcionarlos. Tendrán que ser profesionales al mismo tiempo especializados y polivalentes, con la preparación para hacer frente a los retos de la economía verde, la digitalización y la descarbonización completa de la economía de la Unión Europea prevista para 2050.

El estudio que por segundo año han realizado CaixaBank Dualiza y Fundación SEPI titulado “La Formación Profesional en la empresa industrial española. Hacia la gran transformación digital y sostenible” fue presentado por la responsable del Centro de Conocimiento e Innovación de CaixaBank Dualiza, Mónica Moso, y el director general de Fundación SEPI, Ángel Díaz Chao, y analiza el peso de la FP en la industria española y su evolución respecto al año anterior.

Formación inicial y reciclaje

Es necesario no sólo formar a los nuevos empleados, sino reciclar a los que se encuentran en la industria para actualizar sus conocimientos y permitirles afrontar los cambios vertiginosos que se están experimentando en el sector. Otro papel que deberá jugar los centros de Formación Profesional es el de transferir tecnologías, primordialmente, a las pymes en las cadenas de valor industriales.

Para las PYMES, la FP Dual puede ser una llave clara para la innovación. Muchos de sus proyectos pueden convertirse en microproyectos de innovación para el amplísimo tejido de pequeñas y medianas empresas que son la parte más amplia de la industria española.

Mejoras en la innovación pedagógica

En el nuevo escenario hacia el que se dirige la economía, la FP juega un papel clave para hacer frente a la industrialización y digitalización en la sociedad 4.0

Para ello, sería necesario afrontar mejoras en algunos campos, como la búsqueda de nuevas fórmulas para la innovación pedagógica. Pero, además, es fundamental la agilidad en la actualización de los currículos de formación tanto educativa como para el empleo industrial y es conveniente fomentar la innovación organizativa y tecnológica del sistema de FP, teniendo como pilar central la figura de los centros de FP, con una visión integral y multifuncional. La búsqueda de la eficiencia y de las economías de escala para la FP industrial también es clave.

Brecha de género

El informe revela una brecha de género brutal: sólo el 12% de los estudiantes de FP de las familias industriales son mujeres. Unas cifras impropias de un país avanzado, según Mónica Moso, sobre todo teniendo en cuenta que en este sector va a haber muchas y buenas oportunidades y que hablamos de empleos de calidad y bien remunerados.

También recoge que el porcentaje de empleados de FP en la industria española ha aumentado, pasando del 21,9% al 23,2% del total, con lo que casi uno de cada cuatro empleados en este tipo de empresas es un técnico de FP. Del resto, el 14,4% tiene titulación universitaria, una décima menos que el año anterior, mientras que la gran mayoría, el 62,5% siguen siendo trabajadores sin titulación, un 63,6% el año anterior.

Las empresas con técnicos de FP son más competitivas

Las compañías más grandes, tienen más personal formado. Y tenerlo, tener técnicos de FP en la plantilla, se convierte en una ventaja competitiva evidente para las empresas. En general son más productivas, más innovadoras y venden más. También exportan más que las que no cuentan con personal cualificado, y esa diferencia ha aumentado todavía más respecto al año anterior mientras que otras, como el valor de las mismas, han disminuido.

Además, de nuevo las empresas con técnicos de FP son más sostenibles económica, social y medioambientalmente. Reflejan una productividad mayor (65.800 euros por trabajador frente a 55.100); crean más empleo (160,3 trabajadores de media frente a 101,1 de las empresas sin trabajadores con FP); y ese empleo es más estable (el 95,5% de quienes trabajan en estas empresas gozan de contrato fijo).

Por último, el estudio refleja que es importante que las empresas industriales apuesten por la formación como clave de su productividad y competitividad, viendo al sistema de FP como un aliado. El reto de la mejora y/o adaptación de la cualificación de sus empleados, así como el de nuevas contrataciones con unos perfiles específicos, es crucial.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí